domingo, 18 de junio de 2017

¿Qué pasa en Siria?


Por Erico Valladares.

Pocos meses después de cambiar de gerente general, Estados Unidos vuelve a bombardear fuera de sus fronteras. Esta vez le tocó a Siria, donde el imperialismo no pudo imponerse mediante sus cipayos a sueldo. Entonces Washington opta por jugar la carta final, que es la intervención directa sobre el territorio.

¿Por qué bombardean?

Estados Unidos atribuye al gobierno sirio el ataque con armas químicas en Idlib, ocurrido el pasado 4 de abril. Es decir, para los yanquis Bashar Al-Assad utilizó armas químicas contra el pueblo sirio y, por lo tanto, Al-Assad es un “dictador” y un “tirano”. Y así hablan todos los medios occidentales, repetidos por los medios de América Latina, para ir colonizando el sentido común por todo el mundo y formar el consenso de que algo hay que hacer en Siria.
Claro, lo que hay que hacer es bombardear. E invadir. No es aceptable que un dictador y un tirano siga oprimiendo al pueblo sirio. Entonces el bombardeo está legitimado y luego también lo estará la invasión posterior.

¿Quién bombardea e invade?
La policía mundial, que es como decir la OTAN hegemonizada por Estados Unidos. Es decir, el imperialismo occidental liderado por Washington. Cuando Occidente “detecta” un “dictador” o un “tirano” en alguna parte fuera de Occidente, activa sus medios de difusión para “denunciar” esa dictadura. Una vez conseguido el consenso, que son las mayorías reproduciendo con indignación la “denuncia” de los medios, Occidente tira sus bombas e invade.Quién bombardea e invade?

Esto es lo que pasa en Siria: Estados Unidos definió que Bashar Al-Assad es un dictador/tirano, los medios occidentales echaron a rodar la idea y los consumidores de esos medios la compramos. Por lo tanto, Estados Unidos está legitimado para arrojar bombas sobre Siria, destruir a Bashar Al-Assad y llevarles la democracia a los sirios.
Pero hay problemas, muchos problemas.

Lo que no nos cuentan (o nos cuentan mal)

No, la verdad es que Bashar Al-Assad no es ningún dictador ni ejerce la tiranía. Al-Assad fue electo presidente constitucional de Siria con el 88% del voto popular de los sirios. No como Michel Temer, por ejemplo, que gobierna en Brasil sin haber sido votado por nadie y aplicando políticas neoliberales dictadas por Washington. Y tampoco como Mauricio Macri, que a pesar de haber llegado por el voto popular gobierna con mano de hierro, prescinde de los demás poderes y aplica las mismas políticas contra la voluntad de los pueblos, que están tomando las calles. Para Washington, Temer y Macri no son dictadores ni tiranos, ni hay necesidad de caerles como policía mundial para reestablecer la democracia en esos países. Parecida es la opinión de ellos sobre los monarcas de Arabia Saudita que, como sabemos por los medios occidentales, son la democracia por antonomasia y no cometen ningún genocidio en Yemen ni imponen una tiranía sobre sus propios saudíes.
Ironías y sarcasmos aparte, tampoco es válida la excusa de que el ataque con armas químicas en Idlib es obra de Bashar Al-Assad, porque eso no es cierto. Estados Unidos no puede probarlo, pero lanza asimismo los ataques. La misma BBC de Londres ya lo pone en duda. Lo cierto es que las armas químicas han sido destruidas en Siria por el ejército ruso —con supervisión de la ONU— en el año 2013, justamente para evitar que Estados Unidos tuviera la excusa para una invasión al territorio. Lo más probable es que estemos ante un atentado de falsa bandera, perpetrado por Occidente mediante sus fanáticos a sueldo de la oposición siria.

Excusas para invadir, matar y robar

Sea como fuere, la verdad no tardará en aparecer. No hace mucho que el imperialismo occidental liderado por Estados Unidos acusó a Saddam Hussein de poseer armas de destrucción masiva para lanzar un ataque seguido de una invasión a Irak. El resultado fue la captura (2003) y la ejecución de Hussein (2006), y la anexión de Irak como provincia petrolera del imperialismo occidental. Irak dejó de ser un país soberano —o dejó de ser un país a secas y se convirtió en una provincia ocupada— y Saddam Hussein no vivió para contarla porque, dos años después de su ejecución, los yanquis admitieron que en Irak no había armas de destrucción masiva. ¿No es tierno?
Muy tierno e hipócrita. ¿Por qué? Porque Occidente no bombardea ni invade países para llevar ninguna democracia ni para remover dictadores, tiranos o demonios. Lo hace para matar a los pueblos y robar sus riquezas y los recursos. La construcción de la imagen de un “tirano” y un “dictador” es el método de construcción de legitimidad que el imperialismo occidental utiliza. Es su arma de destrucción masiva de cerebros.

¿Y entonces?

Entonces, cuando en América Latina repetimos las zonceras de los medios occidentales, zonceras repetidas por los medios de aquí con un entusiasmo cipayo que da miedo, somos funcionales a los intereses del imperialismo occidental y de las corporaciones que están detrás suyo. Cuando repetimos alegremente que Bashar Al-Assad atacó a su propio pueblo con armas químicas y lo llamamos “dictador” y “tirano”, estamos dando la carta blanca que Estados Unidos necesita para empezar otra guerra y satisfacer la sed de oro de su complejo industrial-militar, además de apropiarse de los recursos naturales ajenos que necesita para seguir dominando el mundo entero.
Ayer fueron Irak y Libia, hoy es Siria y mañana será Venezuela. ¿Y pasado mañana? ¿Qué pasará pasado mañana? ¿Qué va a pasar cuando el águila imperial, habiendo comido hasta la saciedad en esos países, tenga hambre de nuevo? ¿Qué sucederá cuando tenga sed? Vendrá a beber aquí, en el Acuífero Guaraní, una de las reservas de agua dulce más grandes del planeta que tenemos debajo de nuestros pies y nos pertenece. Cuando eso pase, van a dibujar aquí al “dictador” y un “tirano”, van a perpetrar ataques de falsa bandera y nos van a arrojar sus bombas para pisarnos con sus botas. Y la “opinión pública” en lugares como Siria, Libia, Irak y Venezuela va a aplaudir a rabiar el restablecimiento de la democracia en América Latina. Es que la “opinión pública” es la opinión privada, es el sentido común colonizado por el poder en los países que han sido derrotados.
¿Estamos derrotados ya? Todavía no. Entonces no repitamos ni seamos funcionales al enemigo de los pueblos. La invasión a Siria es una invasión a la dignidad de todos nosotros.

https://www.labatallacultural.org/2017/04/08/que-pasa-en-siria/

PS: Para comprender lo que ha sucedido en Siria:
¿Es legítimo el Gobierno de Siria?
¿Hubo una rebelión popular y pacífica en Siria?
Disfrazando la insurrección islamista en Siria .

martes, 13 de junio de 2017

Cuando ves el hambre


Quien no ha pasado hambre, hambre severa y crónica, difícilmente puede entender como puede pensar alguien que permanece en esa situación. La escasez, que es miseria, lleva al rencor al ver como otros, en otro mundo paralelo, derrochan lo que él, ella o ellos tanto necesitan.
En Andalucía esta penuria ha sido de un hambre negra, solitaria, en medio de una tierra feraz y de un clima suave, como nos lo plasma con rigor Ramón J. Sender. En la abundancia y la fertilidad de la región se encontraba con este chocante y desolador panorama.
Por ese motivo, cuando a las gentes de allí, condenadas a esta desgracia heredada, se les habla de la democracia, preguntan:
- ¿Democracia? Qué democracia si no podemos siquiera comer.
La democracia, dice el escritor con agudeza, es cosa de las tertulias y de los diarios del corro, que no llega aquí,  y que si llega viene envuelta en papel sellado y atada con balduque. No sale de los archivos.
Basta mirar a las gentes, el resentimiento hacia los funcionarios y otras autoridades, especialmente a los caciques, algunos curas y a la Guardia civil, defensora de los intereses de los propietarios.
Hasta tal punto afecta a los viajeros la miseria generalizada, que les da vergüenza comer, lo hacen con reparos y de forma comedida. Cómo van a hacerlo si lo que sobra por una parte es pura necesidad por la otra. La conciencia actúa y pica con su agijón en las mentes de los allí reunidos. Nadie lo comenta pero todos lo tienen presente. Se miran y no necesitan más palabras para comunicarlo y entenderlo. Lo que han visto es suficiente, no necesita de más comentario.

Referencias-Notas:
1. Ramón J. Sender. Viaje a la aldea del crimen. Documental de Casas Viejas. Escrito en 1934, pero tomado de la edición de 2016 de Libros del Asteroide,;  edición esta, que exculpa en exceso al Gobierno de la República de la represión, y del hambre y la injusticia que la generaron.

miércoles, 7 de junio de 2017

El espectáculo de la música como instrumento político


Decía hace ya cuatro años:  Seguimos a la merced y al capricho de lo que el mundo empresarial y el mundo financiero dictaminen para el futuro de la humanidad. Seguimos escuchando sus medios de comunicación: su prensa, su radio, sus televisiones, su cine; seguimos "informándonos" sobre el mundo según el prisma de sus intereses, no según un criterio racional y ético de comprensión del mundo.
Necesitamos una cultura libre de los intereses económicos egoístas de los dueños de la economía, necesitamos una cultura que forme personas, como personas libres y éticas, y como seres con conocimientos rigurosos, una cultura que defienda el respeto y el diálogo como formas de entendimiento entre los seres humanos y el espíritu crítico como forma de conocimiento.

Pero estamos en las mismas, haciendo bueno el dicho de Goethe de que el espíritu de los tiempos es el espíritu de los amos.  No tenemos un pensamiento independiente y propio, y por tanto nos convertimos en esclavos intelectuales, que piensan y hacen lo que otros quieren que pienses y hagas.
Es en la música donde esta inconsciencia es más notoria, no viendo como constituye una poderosa ama política, pero un arma política con no precisamente buenas intenciones. Que utiliza el arte y las emociones para someter y finalmente anusar de las personas. Se promete libertad, fraternidad y felicidad, en el seductor ambiente del mundo del espectáculo; sin embargo, llegan, como llegaron, las penurias económicas, porque de eso se trataba, de que unos se enriqueciesen mientras otros pagaban el concierto que propiciaba este robo.
Incorregible el ser humano, que explota y esclaviza a los demás sin descanso, no escatimando medio o forma, sea tenor, grupo de rock, charanga o escritor.
Les muestro, relacionado cono lo que les comento, este excepcional artículo de Erico Valladares sobre esa utilización perversa y malintencionada de la música con ese propósito.

LOS LADRONES DEL SENTIDO COMÚN  (COMO EL PODER FORMA NUESTRA OPINIÓN)
Erico Valladares


Ya hemos hablado hasta el cansancio sobre cómo el poder económico ocupa espacios en la cultura para colonizar el sentido común de las mayorías y hacerlas “pensar” en función de sus intereses. Y aquí traemos dos ejemplos históricos recientes de piezas musicales muy famosas para demostrar que, con mensajes más bien directos que subliminales, la entonces millonaria industria discográfica de los países capitalistas occidentales jugó activamente en la defensa de los intereses políticos de la época. Se trata de Wind of change (Viento de cambio), de la banda alemana occidental Scorpions, y de la versión de Go west (Vayan al oeste) hecha por los británicos de Pet Shop Boys a partir del clásico de Village People, cambio de significado mediante.
Seguramente conocés ambas canciones y te gustan mucho, ya que son piezas musicales de una calidad artística innegablemente muy alta. Pero, ¿alguna vez te preguntaste qué mensajes operan en sus letras y en la simbología utilizada en sus videos musicales? La Batalla Cultural, ni lerda ni perezosa a la hora de leer entre líneas, te lo muestra.

Los “vientos de cambio” en Wind of change

No, el famoso “cambio” no es una idea nueva. En realidad, hace rato que a los pueblos nos vienen metiendo ese perro para vendernos restauraciones blancas, liberales y neoliberales. Allá por el año 1990 —justo entre la caída del Muro de Berlín (1989) y la disolución de la Unión Soviética (1991)— la banda alemana Scorpions lanzó en inglés su hit Wind of change, en el que promocionaba las bondades de la “Glásnot” y la “Perestroika”, las famosas “transparencia” y “reestructuración” que habrían de destruir el socialismo soviético y decretar el triunfo mundial del neoliberalismo y el surgimiento de la hegemonía unipolar de la OTAN/Estados Unidos en la naciente década de los años 1990. Justo una canción en inglés hecha por alemanes occidentales y cuyo tema era Rusia. ¿Casualidad? Ya veremos que no.

¿Qué quería instalar Wind of change en el sentido común? Pues veamos primero algunas partes de su letra, que es demasiado elocuente:
The world is closing in/El mundo se está acercando

Did you ever think/Alguna vez pensaste

That we could be so close/Que podríamos estar tan cerca

Like brothers/Como hermanos

The future’s in the air/El futuro está en el aire
I can feel it everywhere/Puedo sentirlo en todas partes
Blowing with the wind of change/Soplando con el viento del cambio

Take me to the magic of the moment/Llévame a la magia del momento

On a glory night/En una noche de gloria

Where the children of tomorrow dream away/Donde los chicos del futuro soñarán

In the wind of change/En el viento del cambio

Walking down the street/Caminando por la calle

Distant memories/Recuerdos lejanos

Are buried in the past forever/Están enterrados en el pasado para siempre

The wind of change/El viento del cambio

Blows straight into the face of time/Sopla directamente a la cara del tiempo

Like a stormwind that will ring the freedom bell/Como una tormenta que hará sonar la campana de la libertad

For peace of mind/Para la paz de espíritu

Let your balalaika sing/Deja que tu balalaika [el Oriente] cante
What my guitar wants to say/Lo que mi guitarra [el Occidente] quiere decir
Más allá de esa “hermandad” forzada entre Oriente y Occidente (que, por otra parte, es una utopía irrealizable puesto que la occidental y la oriental son culturas no homologables), lo que la multimillonaria superestrella occidental Klaus Meine parece olvidar de explicarles a los “chicos del futuro” es que vivirían de allí en más en la inseguridad de una economía de mercado que no garantiza ningún derecho salvo de vender su fuerza de trabajo al peor postor, y que la “libertad” prometida es una libertad que se resume a permitir que los ricos puedan hacer lo que quieran con su dinero. Nadie les avisó a los chicos que jugaban en el Parque Gorky, a orillas del Río Moscova, que el “viento de cambio” los iba a despojar de su dignidad, de su educación gratuita y de calidad, de sus sistemas de salud y previsión universales, de sus viviendas subsidiadas y su tan preciada igualdad social que la “tiranía comunista” aseguraba a todos los ciudadanos. Pero el muro tenía que caer y cayó, dejando a las clases populares de Europa oriental en el estado de abandono y pobreza que vemos hoy.
Pero Klaus Meine se equivocó en su expresión de deseo cuando afirmó que “los recuerdos lejanos” estaban “enterrados en el pasado para siempre”, ya que por toda Europa del Este y también en Rusia y las exrepúblicas soviéticas el socialismo viene creciendo bajo la consigna de “antes estábamos mejor”. Quizá les suene también a los argentinos y brasileños de hoy, porque todo tiene que ver con todo y siempre nos hacen pisar el palito con el mismo cuentito de “cambio” y “libertad”.
El análisis del video musical respectivo se cae por su propio peso, con su pirotecnia y júbilo en las calles de Berlín. Y lo dejamos a continuación para que el atento lector pueda volver a verlo y a resignificarlo a la luz de los hechos. Eso sí, sin dejar de disfrutar de la obra musical, como decíamos, es de altísima calidad porque la tarea de colonizar el sentido común requiere de cosas lindas, cosas que lleguen al alma. Y ellos lo saben.


¡Al oeste, muchachos!

Claro, los Pet Shop Boys dirán —y efectivamente lo han dicho en más de una ocasión— que no, nada que ver. Go west no se refiere a ningún éxodo a los países capitalistas occidentales tras la caída de la Cortina de Hierro ni mucho menos, sino a una marcha triunfal del orgullo gay a San Francisco, meca de la comunidad homosexual en el mundo. Para afirmarlo, estos británicos juran por el amor de Village People, de quienes han tomado la canción original lanzada en 1979.
Es cierto que los Village People hablaban de San Francisco, California, en su obra original de fines de la década de los años 1970. Al fin y al cabo, ese era el asunto de casi todas sus canciones: el orgullo gay. Pero una rápida inspección del video musical en la versión de 1992 hecha por los Pet Shop Boys (y el hecho de que la grabaron ese año, en plena liquidación de la URSS) nos demuestra que aquí no hay ninguna San Francisco idílica. Se trata de propaganda occidental de la peor calaña aunque, de nuevo, la pieza artística en sí es excelente.
Ya de arranque, este material propagandístico muestra una Estatua de la Libertad (que, como sabemos, está ubicada en Nueva York, bien lejos de San Francisco) seguida por una estrella roja socialista que… ¡se desintegra en el aire! A continuación, un paseo por el planisferio nos lleva desde el extremo oriente ruso a Estados Unidos, pasando por Europa en su viaje al Oeste. Solo con esto ya estaríamos para demostrar el carácter propagandístico de la obra, pero hay más:
  • Un típico coro ruso, con voces en inglés, que nos acompaña por toda la canción. Ese coro está claramente inspirado en este, como verán.
  • Soldados soviéticos estilizados, incluso con boinas rojas
  • Banderas rojas flameando por todas partes
  • La estrellita roja que se sigue desintegrando y saliendo despedida
  • Estatuas soviéticas estilizadas, monumentos soviéticos y hasta un mural del mismísimo Lenin
  • Simbología incidental del proyecto espacial de la URSS
  • Imágenes de los propios Pet Shop Boys caminando por la Plaza Roja, parados delante de la Catedral de San Basilio y señalando al Oeste desde allí (¡vayan al Oeste de una maldita vez!)
  • Directamente la hoz y el martillo, para que no subsistan dudas.
Pero los Pet Shop Boys insisten en que “no, eh, nada que ver”. ¿No son tiernos?
También les dejamos a continuación el video, para que puedan analizarlo y encontrar toda la semiología antes indicada.


Estos son tan solo dos ejemplos del bombardeo cultural al que sometieron el mundo a principios de los años 1990. Súmese todo eso al triunfo una Alemania “reunificada” en el Mundial de Fútbol de ese año —con robo escandaloso en el partido final a la selección argentina mediante— y podremos tener una idea aproximada de lo que les hicieron a los alemanes, los europeos del Este y a los rusos en general para venderles la idea del “cambio”.
La única sorpresa aquí es que Mauricio Macri no haya utilizado ninguna de estas dos canciones en su campaña. Todo tiene que ver con todo, pero a veces las relaciones se les escapan a los asesores de marketing. Y también a los pueblos.

https://www.labatallacultural.org/2017/05/14/los-ladrones-del-sentido-comun-como-el-poder-forma-nuestra-opinion/

PS:
La cultura, un arma de doble filo.

viernes, 2 de junio de 2017

Wahabismo, la mezquita Omar (M30) y los mass media.


La extensión de ideologías que promueven la violencia y la intolerancia en el mundo musulmán, además de en el resto del mundo, ya fue fomentada por las familias más poderosas de occidente durante el siglo XX. Disfrazadas en el falso halo religioso, su verdadero propósito es eliminar o someter a rivales políticos y económicos, y en última instancia a la propia sociedad, que aterrada como la dejan, la harán vivir en un estado de miedo, dependencia y falta de libertad que propiciará una descarnada explotación: el verdadero y final objetivo de toda esta parafernalia.
El ciudadano occidental, tan aturdido e ignorante como queda por la influencia mediática de las corporaciones, que son propiedad de esas familias tan poderosas que he comentado, piensa que tal fanatismo es propio de lo musulmán. Cuando la realidad sería que si occidente no forzara como fuerza a Oriente y no promoviera y financiara a sus mercenarios islamistas: wahabís o salafistas (como los Hermanos Musulmanes) estos no tendrían ni peso ni fuerza para dominar ningún país de cultura musulmana; quedando como minorías marginadas. Es el desconocimiento del mundo árabe, del persa y del mucho más amplio musulmán el que provoca que los habitantes europeos o norteamericanos sean incapaces de responder adecuadamente y menos de resolver el problema del brutal terrorismo islamista que los azota y despedaza, aunque olvidan que mucho mayor es el azote de ese terror el que sufren: Afganistán, Libia, Siria, Egipto, Irak, Nigeria y tantos lugares de los que no nos acordamos tan fácilmente en estos casos.  Este desconocimiento hace que no solo se promueva esta ideología mercenaria del odio allí, sino que lleva tiempo haciéndose aquí, como ocurre en España. Cuyo Jefe de Estado, Juan Carlos I, que tanto tiempo ha estado, ha sido y es íntimo amigo de los monarcas saudíes, los mayores difusores del terrorismo wahabí, con la creada red de Al Qaeda en colaboración con los servicios de inteligencia occidentales.
Cuando el origen del problema y el enemigo lo tienes en casa, entonces tienes que empezar a replantearte muchos pensamientos y acciones. Antes de meterte en casa ajena, haz los deberes en la propia.
Referido a la influencia wahabí, viene este muy acertado análisis que me hace llegar Antonio Navarro, y que les muestro para que vean el calado de lo que les hablo. De algo que tenemos aquí y que hay en Manchester, y que comete los salvajes atentados de Atocha o del reciente concierto en el Arena, como los comete en Damasco, Alepo o Sirte.


Wahabismo, la mezquita Omar (M30) y los mass media.
Por Antonio Navarro.

 Izquierda Mezquita Abu-Bakr (Distrito de Tetuán, Madrid). Derecha mezquita de la M30 (Ciudad Lineal, Madrid).

A riesgo de extenderme demasiado en este texto tenemos que explicar en unas pocas palabras los orígenes de wahabismo para poder contextualizar correctamente el tema principal que nos ocupa, esa polémica mezquita Omar, popularmente conocida como la mezquita de la M30 por la ubicación en que se encuentra, y el papel de esta corriente radical financiada y codirigida por occidente desde el principio. Y es que, muchas veces nos centramos en los acontecimientos que suceden en zonas muy lejanas a nuestro país pasando por alto los vínculos con esos acontecimientos que suceden en nuestras propias ciudades, los cuales en no pocas ocasiones cierran los círculos anteriormente iniciados por los intereses dominantes desde nuestras propias fronteras.
El wahabismo es una visión degenerada y retrógrada del Islam. Nace en la península arábiga en el siglo XVIII, esta corriente fué literalmente inventada por Mohamed Abdelwahab con la ayuda de Mohamed Ibn Saud. Es una corriente radical y violenta, fabricada a medida por estas dos familias como herramienta de poder y control sobre los pueblos. Rápido Inglaterra vio este movimiento como una posibilidad para debilitar al Imperio Otomano y comenzó a proveerles de recursos. Finalmente con esta ayuda y el debilitamiento del Imperio Otomano con la Primera Guerra Mundial consiguieron crear ese país, país que nunca en su historia ha vivido unas elecciones, llamado Arabia Saudí. A partir de ahí los imperialistas ya nunca se separarían de esta invención ni de sus dueños. El control de la zona era de vital importancia, por su situación geoestratégica y sus enormes recursos petroleros. Además, con todas sus mutaciones posteriores, se convierte en un comodín perfecto para utilizar en diversas situaciones creadas por el imperialismo en infinidad de países.
Primero los ingleses y franceses y después los americanos utilizarían esta herramienta para controlar el famoso “divide y vencerás” y evitar a toda costa una posible unión de los pueblos árabes, a esta herramienta, el wahabismo, se unió después la oportuna aparición del grupo conocido como los Hermanos Musulmanes (1 y 2), matriz de donde nacerán muchos movimientos gestados para desestabilizar e influir en países no alineados con los imperialistas y casi todos los grupos terroristas actuales.
Según las agencias de control social, como el instituto Tavistok (3), un gobierno no puede hacer la guerra en un tiempo prolongado con menos del 80 % del apoyo de su población, ya sea este apoyo consciente o inconsciente, por eso actúan dividiendo a la sociedad. Una destrucción controlada de la sociedad, utilizando factores externos como el wahabismo. El imperialismo intenta utilizar la sociología antes que los bombardeos. El fin es provocar en la sociedad desplazamiento, desarraigo, incertidumbre, miedo, sueño, hambre… Buscan la destrucción del estado-nación en Oriente Próximo.
Entre 1984 y 1994 Estados Unidos gastó 51 millones de dólares en un programa escolar para formar yihadistas, dentro del marco de la Operación Ciclón (4) contra Rusia. El objetivo era sustituir los libros que se utilizaban para enseñar el Corán por otros que fomentaban sus intereses y una visión más cercana a las enseñanzas del wahabismo. Los libros de texto fueron editados por el Afghanistan Center en la Universidad de Nebraska. En ellos se enseñaba el Corán con incisivas referencias a armas, bombas y tanques, poblando la psique de los jóvenes de estos países de un escenario de violencia y terror (5). Sobre el año 2000 se habían distribuido miles de estos libros por Afganistán y Pakistán. Una generación entera se había formado para entender la muerte más que la vida. Aceptaron la violencia como parte natural de la vida cotidiana. El impresionante poder de la educación junto con la propaganda ha transformado y moldeado la región durante los últimos 25 años (6).
Arabia Saudí con la connivencia de Estados Unidos, Gran Bretaña, Isarel y Europa inyectaron millonarias sumas de dinero en la captación, adoctrinamiento y puesta en marcha de grupos yihadistas. Este proceso ha durado varias décadas en las que para llevarlo a cabo se crearon miles de mezquitas wahabíes, madrasas y otras instituciones religiosas en Europa Occidental.
España es uno de los líderes de estos países en la recepción de este actuar de los saudíes y sus socios imperialistas occidentales. Por ejemplo encontramos a Córdoba Internacional TV (7), iniciativa del jeque qatarí Abdul Azis Al-Fawan, emitiendo desde 2012 sin licencia de manera ilegal. Por cierto este medio, como muchos medios occidentales saliéndose de la lógica del capitalismo, acumula pérdidas de unos 7 millones de euros (8). El controvertido jeque, recordemos de ideología wahabí, ha adquirido parte del Casino de Toledo para convertirlo en un centro de interpretación de la cultura islámica (9). En las Palmas el acuerdo conjunto entre PP y Podemos propicia la cesión del ayuntamiento de 3.200 metros cuadrados de suelo público a Arabia Saudí para levantar una nueva mezquita controlada por esta corriente rigorista (10).
En los últimos años los españoles nos hemos acostumbrado a la expansión wahabita dentro de nuestras fronteras sin percibir sus riesgos (11). Qatar Airways ha renovado su patrocinio al Barcelona un año más. Fly Emirates patrocina al Real Madrid con entre 25 y 30 millones por temporada. En 2014, Qatar Investment Authority elevó su participación en Iberdrola al 9,25%. Ghanim Alhodaifi Al Kuwari, próximo al emir de Qatar, invirtió 64 millones en Prisa, lo que le da derecho a 2 de los 13 puestos del Consejo de Administración. El también qatarí Hamad bin Jasim, es el tercer accionista de El Corte Inglés, con el 12,25%.  El fondo soberano Qatar Investment Authority (QIA) en Colonial y en su filial francesa, Société Foncière Lyonnaise (SFL). El fondo también posee el 10 por ciento de Hotchief, un activo alemán en manos de ACS y ha invertido en Portugal, tomando un 2 por ciento de Energías de Portugal en 2011 por unos 160 millones de euros. Actualmente, Qatar Investment Authority es el décimo mayor fondo soberano del mundo, con activos por valor de 175.000 millones de dólares. Todos éstos son sólo algunos de los ejemplos de la penetración wahabita en España.
A todo esto sumamos la intención de los Hermanos Musulmanes de abrir el primer colegio islámico de España (12). Ahora están con las gestiones para que haya enseñanza islámica en las escuelas con profesores pagados por el Estado, que es la forma de intensificar el control y también de instalar en los Presupuestos a los imanes wahabitas.
Llama la atención que en un momento histórico en que las autoridades españolas extreman el celo con los fundamentalistas islámicos, por ejemplo con la modificación del artículo del código penal insertada en el pacto antiyihadismo entre PP y PSOE lo que viene a ser un cajón de sastre que permite confeccionar una amenaza terrorista en un estado sin terrorismo, sean tan permisivas y tolerantes con estas acciones e inversiones contra nuestra soberanía totalmente a espaldas de los ciudadanos para los que se suponen que velan por su seguridad.
Con todo esto podemos localizar, dentro de un vacío informativo, el centro del wahabismo en España en Madrid, en concreto en la mezquita de la M30. Desde los años 70 en España no ha parado de crecer la comunidad musulmana  (13) lo que ha ido propiciando de manera natural la aparición de instituciones públicas y privadas en las que ser representada, como por ejemplo la Casa Árabe, la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) o el Observatorio Andalusí. Tras la ofensiva inversora de los últimos años de Arabia Saudí y el silencio mediático auspiciado por ciertos sectores de las élites locales es difícil saber hasta dónde expande sus tentáculos el wahabismo en estas organizaciones.
Según la UCIDE las mezquitas y centros musulmanes en países occidentales deben ser financiadas, creadas y gestionadas de manera conjunta por los diversos países musulmanes, de esta manera las mezquitas no hacen distinción entre ningún tipo de rama o variante del Islam y se evita radicalizaciones e intereses concretos de ningún grupo o país.
En 1988 se inaugura en Madrid la Mezquita Central de Madrid o Mezquita Abu-Bakr, la primera mezquita relevante en tamaño, dirigida por Riay Tatary, con carácter plural, representación y voz de todos los países musulmanes y de las  comunidades islámicas de España.
El 21 de septiembre de 1992 abre sus puertas la mezquita Omar o más popularmente conocida como la mezquita de la M30 por la ubicación donde se encuentra. Es la más grande de Europa y cuenta con 12.000 metros cuadrados repartidos en 6 plantas. Además de la mezquita, las instalaciones constan de un colegio para 250 niños, una biblioteca con fondos árabes, españoles, ingleses y franceses, dos salas de exposiciones, un museo, un auditorio, un restaurante, una cafetería, un gimnasio y las viviendas del director y el imam.
 El proyecto firmado en 1976 por 18 países musulmanes con representación diplomática en España, se inició en 1987 después de quedarse 11 años en un cajón. No salió de este bloqueo hasta la intermediación del rey Juan Carlos I entre el gobierno español, el Ayuntamiento de Madrid y el rey Fahd de Arabia Saudí. Son de sobra conocida la relación y negocios de la monarquía española y la saudí (14 y 15). Casualmente, cuando el rey emérito decidió interceder, el ayuntamiento de Madrid donó los terrenos para la construcción al rey Fahd, al que le vendió los terrenos por una simbólica peseta, el rey Fahd se encargó del resto “donando” 2.000 millones de las antiguas pesetas para la construcción. De esta manera el gobierno español entregaba el monopolio del culto islámico al radical wahabismo saudí (16). El dinero saudí ha contribuido a la construcción de otras mezquitas y escuelas coránicas en Europa, como la de Marbella, uno de los lugares de veraneo del rey Fahd, la de Whitechapel, en Londres, o la francesa de Saint-Etienne, en Nantes. Todas estas mezquitas desde el principio han generado controversia, musulmanes de otros países afirman que las donaciones son regalos envenenados, ya que desde estas mezquitas los saudíes imponen una concepción intolerante y retrógrada del Islam. Tatary increpaba: "La mezquita Abu Bakr fue construida con dinero de todos los musulmanes y, por tanto, no depende de un sólo país".
Recientemente el que escribe estas líneas visitó la mezquita. A simple vista se respira un ambiente agradable y se puede entrar sin ningún problema. Pude estar varias horas conversando con varios feligreses de diferentes nacionalidades, como marroquíes, sirios, nigerianos, españoles, guineanos, turcos o argelinos. Reinaba un buen ambiente y hermandad entre ellos y yo fui acogido de forma muy hospitalaria invitándome a pasar con ellos al salón principal de oración. Rápido surgió una interesante conversación a la que se iban sumando más miembros según avanzaba la tarde. Un dato llamativo fue comprobar que casi ninguno de ellos conocía las diferentes ramas del islam, ni siquiera las diferencias básicas entre chiis y suníes (17). Los motivos que me daban por elegir esa mezquita para ir a orar eran por cercanía, por el parking, por el tamaño o por lo bonita que es. A pesar de este desconocimiento todos demostraban mucha inquietud por aprender y no paraban de hacer preguntas. Todo fue muy bien hasta que empezamos a hablar del wahabismo y dos de ellos se enfadaron y comenzaron a discutir entre ellos en árabe, así que mejor se cambió de tema. Me contaron que se puede andar libremente por la mezquita menos por sus dos plantas subterráneas cuyo acceso está cerrado. A última hora dos de ellos en confianza me contaron que ellos nunca habían visto nada raro, pero que sí habían visto dos casos de chicos que conocían con problemas, y de repente comenzaban a ir mucho a la mezquita a horas fuera de la oración, semanas más tarde se fueron a Turquía y no sabían nada más de ellos.
Ya en los años 90 la policía se quejaba que salían todos los meses más de una decena de personas de la mezquita de la M30 a barajas dirección a Afganistán pero que tenían órdenes del ministerio del interior de no actuar. Dos décadas después, todo sigue igual  con poco más de información (18, 19, 20 y 21).
Hay que resaltar, dentro de este aquelarre de pasividad e intereses muy alejados de los ciudadanos de la élite que nos gobierna, una iniciativa de esperanza. Miembros de la mezquita me pusieron en contacto con otros compañeros que habían dejado de asistir a realizar su culto a la mezquita Omar. Mohamed, Hasan y Kadar, nombres reales, explican que no se encontraban cómodos en la mezquita Omar por que las oraciones utilizadas eran impuestas por el Imán, no existía ningún tipo de pluralidad ni eran escuchadas sus opiniones. De esta forma, organizándose el pueblo de manera espontánea, muchos miembros están abandonando como referente esta gran mezquita y están creando muchas mezquitas de barrio. Por ejemplo solo en el barrio de Vallecas ya hay funcionando dos y se está constituyendo una tercera. Su funcionamiento es como debería ser, un grupo de vecinos se unen, sin importar nacionalidad, lengua, clase social o el tipo del islam que se practique. Aportan dinero entre todos para el alquiler de un pequeño local que les permita reunirse y van rotando todos los miembros de la organización. Las decisiones se toman de manera conjunta, que tipo de oraciones se utilizan en el culto, quien será el Imán, etc. De momento esta iniciativa espontánea está funcionando muy bien y dando una alternativa, que nuestros gobernantes no dan, al control del culto y parte de la educación por el terrorismo salafista sobre toda la diversidad de miembros de los diferentes países musulmanes que viven en territorio europeo y español.
Es curioso que el diario El País dedicara un artículo completo contándonos el concurso internacional que se organizó para elegir a los arquitectos, finalmente concedido a un grupo polaco (22), pero ninguna referencia sobre el grupo constructor. Es difícil pensar que solo es casualidad ya que analizando el tratamiento mediático se puede ver claramente el muro de silencio construido sobre cualquier relación de la mezquita Omar con el wahabismo saudí.
Ni siquiera tras los sucesos relacionados con la mezquita como el terrible atentado del 11M en 2004 o el ataque del grupo neonazi Hogar Social a la mezquita en 2016 provocó un análisis de los orígenes de la mezquita y de este movimiento terrorista instalado en nuestro país. Se hizo recapitulación sobre la historia de la mezquita y nadie creyó necesario mencionar quién la construyó, quién la financió, el desprecio hacía el resto de países de la comunidad árabe, su papel en los 80 con los yihadistas que partían hacia Afganistán o quién regaló los terrenos a esa familia dictatorial y represiva que da nombre a ese país gran amigo de España pero tan poco amigo de los DDHH. Si la noticia, por ejemplo, fuera sobre un cantante famoso, una actriz o incluso un político disidente con el sistema oficialista, los medios hubieran tratado el tema en manada como acostumbran a hacer desplegando todos sus recursos de investigación para hacer especiales sobre la vida entera de estas personas, su pasado, sus propiedades, sus compañías y cualquier dato oscuro o truculento para inocular en la opinión pública la visión que les interesa difundir.
Dentro de este silencio mediático, además de las denuncias y reclamaciones de los diferentes países y de las comunidades musulmanas europeas que los forman, encontramos algunas voces públicas, aunque insuficientes, que denuncian públicamente la realidad que nos rodea, como las declaraciones del alcalde de Bruselas: “Todo el mundo sabe que todas las mezquitas en Bruselas están en manos de los salafistas” es decir en manos de la forma radical del Islam. Seguía Mayeur: “Tenemos que cambiar esto, necesitamos nuevas mezquitas que sigan nuestras reglas democráticas y que sean controladas por el gobierno” (24).
Es necesario un ejercicio de reflexión sobre cómo se han instalado en nuestro país y Europa en general a plena luz del día, tejiendo un entramado de intereses y control sobre todos los estamentos de la sociedad, de la cultura mediante instituciones, controlando el ocio de masas como por ejemplo el fútbol…  Florentino llegó a decir públicamente: "Arabia Saudí está en el corazón del Real Madrid", incluso retiró la cruz del escudo para un contrato de ropa en Oriente Próximo. Con gran influencia en medios de comunicación y en todos los sectores económicos. Y por supuesto con el monopolio de la religión musulmana, pero desde su ideología retrógrada y de control que nada tiene que ver con el islam real, marginando de esta forma a la comunidad de la mayoría de países musulmanes instalados en nuestro país. En definitiva con la permisividad de nuestras autoridades están expandiendo una ideología terrorista en España y toda Europa con unas consecuencias imprevisibles y nada halagüeñas para nuestro futuro. Creando caos y confusión ideológica en los ciudadanos musulmanes, además del factor del crecimiento poblacional en las próximas décadas de la comunidad musulmana europea por su media de edad tan joven (25). Ante este panorama y la pasividad, cuanto menos, de nuestras autoridades poco o nada parece que pueda cambiar el escenario, lejos de afrontar el problema recientemente nuestra ministra de “Defensa” María Dolores De Cospedal negocia en el Pentágono el mayor aumento del gasto militar en democracia. Recursos que probablemente poco o nada se utilizarán para afrontar este problema real que tenemos dentro de nuestras fronteras y sí para seguir alimentando su crecimiento interviniendo de diversas formas en otros países soberanos. Esta situación nos conduce ante éstas y muchas otras cuestiones geoestratégicas que deberemos analizar profunda y sosegadamente.
                                                                                                                                                           
(1) http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2015/01/la-historia-del-rey-abdullah-como-la.html
(2) http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2013/08/los-hermanos-musulmanes.html
(3) https://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_tavistock06.htm
(4) http://www.jornada.unam.mx/2016/08/17/opinion/016o1pol
(5) https://www.washingtonpost.com/archive/politics/2002/03/23/from-us-the-abcs-of-jihad/d079075a-3ed3-4030-9a96-0d48f6355e54/?utm_term=.f2fbfad7976f
(6) http://blogs.tribune.com.pk/story/4877/learn-to-be-taliban-k-is-for-kalashinkov/
(7) http://www.cordobainternacional.com/
(8) http://www.vozpopuli.com/medios/mediatico-TDT-registra-perdidas-millonarias_0_968003354.html
(9) http://www.latribunadetoledo.es/noticia/Z4C62001C-B330-0B1C-D1B39D9CFD31596C/20151130/jeque/saudi/compra/parte/casino/centro/interpretacion/islamica
(10)   http://www.elconfidencial.com/espana/2016-05-04/pp-y-podemos-pactan-en-diferido-para-permitir-una-mezquita-ultra-en-las-palmas-en-suelo-publico_1194257/
(11) http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/6867737/07/15/Las-inversiones-de-Qatar-en-Espana-suman-cerca-de-6000-millones-desde-el-ano-2011.html
(12) http://www.elconfidencial.com/espana/2016-09-20/hermanos-musulmanes-busca-donantes-primer-colegio-islamico-espana_1262469/
(13) http://ucide.org/sites/default/files/revistas/estademograf15.pdf
(14) http://www.lamarea.com/wp-content/uploads/2014/04/arabia-saudi-pdf.pdf
(15) http://www.eldiario.es/norte/almargen/tradicion-espanola-vender-Arabia-Saudi_6_424217583.html
(16) http://elpais.com/diario/1992/08/19/madrid/714223464_850215.html
(17) https://actualidad.rt.com/actualidad/167320-sunitas-chiies-diferencias-conflicto
(18) http://www.20minutos.es/cable-wikileaks/959487/05madrid2248-cable-que-detalla-la-investigacion-de-varios-centros-culturales-islamicos/#xtor=AD-15&xts=467263
(19) http://internacional.elpais.com/internacional/2015/08/01/actualidad/1438456525_661068.html
(20) http://politica.elpais.com/politica/2014/12/23/actualidad/1419358835_747124.html
(21) http://www.20minutos.es/noticia/2718135/0/mezquita-m-30-madrid/celula-yihadista-descarticulada/recaudar-dinero-diez-euros/
(22) http://elpais.com/diario/1985/10/12/madrid/497967864_850215.html
(23) http://www.voltairenet.org/article120008.html
(24) http://www.politico.eu/article/brussels-mayor-all-our-mosques-are-controlled-by-salafists/
(25) https://www.youtube.com/watch?v=qjumk19r8OE






viernes, 26 de mayo de 2017

Una entrevista sobre la guerra en Yugoslavia


Me piden unos estudiantes de periodismo, para el trabajo de fin de grado, una entrevista sobre lo que ocurrió en la guerra de Yugoslavia. Y veo oportuno el realizarla, porque sobre este suceso, terrible suceso que ha condicionado la calidad de vida de los europeos occidentales,  aunque estos no sean conscientes de tal hecho, perviven los mitos y falsedades que entonces tanto se promulgaron. Es por este motivo oportuno, de cara a estas nuevas generaciones, el poner en contexto y relatar lo que allí realmente sucedió.

¿Qué opina usted de la cobertura informativa que hicieron los medios españoles del conflicto yugoslavo y más concretamente de la guerra de Bosnia? 
Para comprender el tratamiento dado por los medios de comunicación occidentales y en concreto los españoles en la guerra de Yugoslavia, es preciso recordar que tal conflicto se debió a una decisión ya tomada a mediados de los años 70 por Alemania y los Estados Unidos de que había que acabar con la Federación yugoslava, pues esta constituía una doble amenaza, por ser un rival económico y político, ya que su modelo socialista (una combinación de propiedad estatal, cooperativas y propiedad privada) podía ser y de hecho lo era, un referente. Una vez desatada la guerra económica llevada a cabo por la CEE, con sus bloqueos y amenazas, así como por la potencia norteamericana que promulgó leyes específicas al respecto, como por ejemplo con la Administración Reagan, que emitió la Directiva de Decisión de Seguridad Nacional NSDD64 en 1982 sobre los “esfuerzos para promover una ´revolución silenciosa´ para derrocar a gobiernos comunistas y partidos.” En 1984 emite otra, la NSDD 133 sobre “la política de EE.UU. hacia Yugoslavia”. Esta política iba a ser “promover la tendencia hacia la economía de libre mercado en Yugoslavia”.
Y ya cuando se habían creado las divisiones internas entre repúblicas tras la destrucción de la economía del estado, con la ayuda inestimable del FMI, se promovió la demonización de los serbios,  deformando la realidad social y política de Yugoslavia. La prensa alemana y las organizaciones de relaciones públicas contratadas al respecto, como Ruder&Finn, lanzaron la campaña de presentar a los serbios como los nuevos nazis que perseguían a las otras “etnias”, teniendo en cuenta y  que no se nos olvide  que estos, los serbios, eran naturales de todas las regiones, como Croacia  (serbocroatas) o  Bosnia (serbobosnios). Los medios de comunicación españoles siguieron ese guion, presentando una deformación completa de la situación yugoslava y culpando a los ya condenados de antemano de todo lo que ocurría y lo que no. Una farsa de buenos y malos que el público, tan poco lúcido, se tragó sin rechistar. Como dice Alejandro Pizarroso, periódicos, televisiones o radios no dejaron de ser instrumentos de propaganda, olvidándose de algo llamado periodismo, con su código de profesionalidad y ético, que nunca existió.
Uno de tantos ejemplos de tergiversación y falsificación respecto a lo que ocurría en Bosnia lo tenemos con las conocidas masacres de la panadería (mayo de 1992) y del mercado (febrero 1994 y agosto 1995) de Sarajevo, todas ellas en momentos críticos de la contienda y que favorecieron la ruptura de acuerdos y negociaciones, posibilitando la agresión externa, al tener un supuesto motivo justificativo para ejecutarla. Las evidencias y testigos del momento, ratificadas con el tiempo, no apuntaban a los serbios, pero los medios sí lo hicieron, y lo hicieron con saña. Hasta tal punto, que pese a los años pasados y a las pruebas que demuestran lo contrario a lo que se dijo, la gente aquí sigue creyendo la injustificada versión recibida entonces. 

¿Qué motivaciones ideológicas, estratégicas o políticas tenían los medios de comunicación y gobiernos occidentales en la división de Yugoslavia? 
En la contestación a la primera pregunta ya he introducido y hecho ver por qué los grandes propietarios occidentales, poseedores de las grandes compañías y de los medios de comunicación, tenían interés en la destrucción de este estado. Tanto por ser un adversario económico como por ser un ejemplo para otras naciones. También he comentado la estrategia que se siguió y que es una que lleva tiempos inmemoriales aplicándose. Nos la recordaba ya Arthur Ponsonby cuando se provocaba la Primera Guerra Mundial y que cito textual dada su importancia: “La gente ignorante e inocente de cada país no es consciente en el momento de que están siendo engañados, y cuando todo ya ha pasado, sólo aquí o allí se descubren las falsedades y son mostradas. Como todo es ya historia pasada y los efectos deseados ya se han producido, nadie se preocupa por investigar los hechos y mostrar la verdad.”
Yo recordaba no hace tanto tiempo, como hablando con una maestra de Nápoles, esta me decía que allí la gente era muy pobre, que no había apenas industria y que esta se había ido a la cercana Serbia, con mano de obra cualificada dispuesta a trabajar a cualquier salario y horario. Bien, esto es producto de la destrucción de la industria y del Estado yugoslavo. Los trabajadores de este país pidieron solidaridad a los sindicatos occidentales cuando la OTAN iba a bombardear sus infraestructuras y empresas, como la enorme Zastava, de propiedad pública. Creo que ya sabe que no les hicieron ni caso, es más, apoyaron la barbarie de la OTAN con las mentiras humanitarias, abriendo el camino a las transnacionales para el expolio del país eslavo.  Al final, como un boomerang, se volvió, ya lo ha visto, contra los mismos trabajadores de la Europa occidental. Cosas de la vida cuando eres un cobarde, un irresponsable o no sabes o no quieres saber por donde andas.

Algunas opiniones de periodistas, políticos y expertos involucrados en el conflicto coinciden en que se demonizó al bando serbio: se les imputaban todos los crímenes aunque no fuesen los culpables, se silenciaban las masacres cometidas por croatas y bosnios… ¿Cuál cree usted que fue la principal razón de esta demonización a Serbia? ¿Por qué se protegía a bosnios y croatas? 
Sí, ya le comentado que así fue, como ocurrió con las mencionadas masacres de Sarajevo. También sucedió con la archimencionada, mitificada y adulterada “Masacre de Srebrenica”. En realidad no hubo una masacre, sino varias. Varias y más cuantiosas las perpetradas previamente en la zona por los seguidores de Izetbegovic, el señor de la guerra bosniomusulmán apoyado por Washington, y que fueron seguidas finalmente por una revancha contra soldados, no contra mujeres o niños, a los que dejaron ir, matando de 500 a 1000, no desde luego 8000. En las matanzas anteriores, contra los serbobosnios, las cifras rondan los 3000-3500. Como dice el experto Edward S. Herman: 
“La ‘masacre de Srebrenica’ es la mayor triunfo de la propaganda que surge de las guerras de los Balcanes.
Es el símbolo del mal serbio y del victimismo bosniomusulmán, y de la justicia de occidente destruyendo Yugoslavia y de la intervención allí a muchos niveles, incluyendo una guerra de bombardeo y las ocupaciones coloniales de Bosnia-Herzegovina y Kosovo.”
Pero hay un enorme pero: “...la relación de este triunfo de la propaganda con la verdad y la justicia es inexistente.”
Su última pregunta encierra cierto equívoco. No se protegía a los bosnios o a los croatas en general, sino a las facciones más extremas, vinculadas al fascismo histórico durante la Segunda Guerra Mundial, y seguidoras y cómplices de las políticas de los dirigentes de Alemania o de Estados Unidos, como hoy se hace en Ucrania.
Además, debe tener presente el carácter multicultural de Croacia y todavía más el de Bosnia. En Croacia, por ejemplo, había un 12 % de serbocroatas, que, tenga en cuenta, eran también croatas. En Bosnia el equilibrio era mayor: 44 % de cultura musulmana, pero con un estilo de vida occidental; 32 % serbobosnios y un 17 % croata-bosnios. Todos ellos bosnios.
Le he recordado esto porque aquí también los medios de comunicación engañaron a la gente y mintieron sobre la realidad social y cultural de Yugoslavia. Los serbobosnios no eran invasores de Bosnia, sino habitantes naturales de ella, de hecho era suyo la mayor parte del territorio, al vivir principalmente en zonas rurales.

Puesto que en la República de Yugoslavia había pluralidad de religiones: católicos, ortodoxos y musulmanes… ¿qué influencia tuvo la religión durante la guerra?
Creo que ya conoce que no es la religión el origen o causa fundamental de una guerra, aquí o en la parte más lejana de Oriente. Los seres humanos se enfrentan y combaten desde hace milenios por motivos más pragmáticos, donde los recursos energéticos o relacionados con la alimentación, la descendencia y el poder sobre todos ellos tienen su papel clave. Luego nuestra especie, embaucadora y tergiversadora como es, lo disfrazará de otra forma, para darle más nobleza o fondo a lo que seguramente, presentado desnudo, no lo tenía. 
Por supuesto, la religión es un catalizador formidable, exacerbando los sentimientos de odio y enfrentando a la gente. En el caso de la guerra última, la de los años 90, el motivo religioso tuvo un papel menor comparado con la barbarie creada por los clerofascistas católicos en los años 40 del pasado siglo cuando crearon la Gran Croacia apoyada por los nazis. Con la excepción de la llegada de los mercenarios islamistas de Al Qaeda a Bosnia, como legión de choque para aterrorizar a la población.

Estados Unidos, Alemania, OTAN, ONU… ¿Cuál es el papel que desempeñaron estos países e instituciones durante la guerra de Bosnia?
Respecto a Estados Unidos ya he dicho que promulgó en los años 80 varias leyes contra Yugoslavia, son leyes, no opiniones sin trascendencia. Alemania apoyaba a los fascistas croatas, a los utasha, a quienes ya suministraba armas esos mismos años.
Se inicia una guerra económica tras la muerte de Tito en 1980 a cargo del FMI y el Banco Mundial, que realizaban su habitual papel contra países adversarios: generar una enorme deuda y destruir su economía productiva. El PIB aumentaba una media del 6 % en las décadas de los 60 y 70, cuando se llegó al año 90 era negativo del 10 %. También tuvo su rol la NED (Organización Nacional para la Democracia) de EE.UU., el rostro civil de la CIA, con organizaciones satélites como el CIPE (Centro Internacional para la Empresa Privada), que fundó el G 17, con gente que implementaría políticas neoliberales con el último Primer Ministro Ante Markovic, como eran Veselin Vukotic o Branco Milanovic, entre otros. En relación al FMI y al Banco Mundial, algunas de las medidas concretas que afectaban muy directamente al bienestar de la gente eran:
- Eliminación de derechos laborales, con las consecuentes reducciones de salarios y el aumento de despidos. Favorecido por la quiebra provocada de empresas públicas para venderlas a precio de saldo a capital extranjero.
Cae en consecuencia de forma dramática el nivel de vida. En el año 90 este nivel baja un 18 % de enero a octubre y el desempleo se incrementa un 20 %.
- Se quita la protección social: dejan de estar subvencionadas la vivienda o la comida, o la gratuidad de la enseñanza o de la sanidad.
Puede imaginarse la tragedia que supuso la destrucción de esta nación para tanta  gente y cómo originó enfrentamientos provocados desde fuera entre las repúblicas. Belgrado no podía hacer frente a los pagos pendientes. Markovic ante tal desesperada situación va a Washington a pedir ayuda, pero es tarde y ha caído en la trampa, se la niegan y en noviembre de 1990 con G.H.W. Bush se aprueba la Ley de Apropiación Extranjera, que indica que solo podían recibir dinero aquellas repúblicas que se separasen de Yugoslavia.
Alemania agudiza la situación en el año 1991 al bloquear las líneas de crédito a la Federación, pero no a las repúblicas separatistas de Croacia o Eslovenia. La CEE también amenaza ese año a Yugoslavia de que si interviene ante la independencia de esas dos regiones, cortará el crédito. Es el comienzo de la ruptura. Las declaraciones de independencia son aprobadas o no en occidente según sus intereses particulares, no según un criterio lógico o equitativo. Así se favorece las de las anteriormente mencionadas, pero no la de la Krajina en la parte oriental de Croacia, que tenía un respaldo del 90 % en el referéndum celebrado.
El papel de la OTAN, con el ataque al ejército yugoslavo y sobre todo a la destrucción de lo que quedaba de independencia de esta nación, expresada en Serbia, muestra como esta organización militar está diseñada como el aparato militar que impone los intereses de las corporaciones occidentales en otros países. La campaña militar de la OTAN fue terrible, a nivel humano, económico  y ecológico, con miles de victimas en el momento de los bombardeos y después, por los productos tóxicos lanzados al suelo y al agua, al Danubio, denunciados por los mismos militares, como el capitán Martín de la Hoz. Los aviones bombardeaban civiles y al cuarto de hora del primer ataque, cuando llegaban los rescates a asistir a los heridos, atacaban otra vez. Estamos ante gente realmente aberrante. Corroborado con la destrucción de todo el tejido económico y social de la nación: puentes, escuelas, hoteles, centros de televisión, cooperativas, industrias de automoción, eléctricas, etc, etc, eran arrasados, con el propósito de llevar a la miseria y someter a la población.
Naciones Unidas, como de costumbre sometida a los Estados Unidos y sin la fuerza y presencia que ahora tienen Rusia y China, permitió que tales fechorías se llevasen a cabo, enmascaradas en las mentiras humanitarias que posibilitan la agresión externa, camuflada como Responsabilidad para Proteger. También Naciones Unidas llevó a cabo un embargo el 25 de septiembre de 1991 a las Repúblicas yugoslavas, no cortando el suministro de armas a Bosnia o Croacia, pero sí provocando el aumento en la mortalidad infantil. Se estima un incremento de 5.500 personas anuales por año, entre niños y adultos.

¿Qué parte de culpabilidad o influencia tuvieron los propios países yugoslavos en el conflicto?
La táctica seguida por los agresores externos es una antigua, dividir y aprovecharse de esta división. Como he mencionado antes, se provocaron desde fuera los enfrentamientos al destruir la economía. Los problemas económicos traen todos los demás. Si las familias y las personas más unidas llegan a separarse y enemistarse por estos motivos, imagínese si es más fácil hacerlo con toda una nación diversa. 
Además, se dio sustento económico y medios militares a los más propensos a la codicia y a servir a un poder exterior, como así fue con Izetbegovic frente al moderado y dispuesto al diálogo Abdic. En Croacia los servicios secretos alemanes, el BND, dieron impulso a los continuadores del movimiento fascista utasha. Tal y como se ha hecho recientemente en Ucrania, lo vuelvo a recordar. El error principal de Yugoslavia, como el de Libia, fue confiar en las falsas promesas de las potencias occidentales.

Analizando el papel de algunos de los protagonistas como el presidente serbio Slobodan Milosevic… ¿cree usted que cometió crímenes de guerra de los que se le acusaba? Ya que falleció durante el juicio ante el tribunal internacional de La Haya y se dio por cerrado el caso.
No probaron ninguna de las acusaciones contra este presidente y recientemente se le exoneró de los cargos falsamente vertidos contra él en Bosnia en la condena a Karadzic, aunque se hizo a escondidas y oculto en una sentencia muy extensa. Las acusaciones contra él en Kosovo son igualmente falsas. Tenga en cuenta que el Tribunal internacional de la Haya o el específico para Yugoslavia son tribunales ad hoc, tribunales políticos con una misión en favor de los intereses  de unas poderosas personas e instituciones y no al servicio de la justicia. Claro está que no son reconocidos por la mayoría de los países del mundo.

¿Por qué se centró todo en la figura de Milosevic? Otras personalidades como el presidente croata Franjo Tudjman o el presidente bosnio Alija Izetbegovic no fueron juzgados como el primer ministro serbio a pesar de que sus respectivos ejércitos también cometieron crímenes de guerra. 
Porque había que crear la grotesca figura de un nuevo Hitler. Esta demonización de un líder es una constante histórica, lo han hecho con las figuras políticas más brillantes de los tiempos presentes y pasados: Mosadeq en Irán, Arbenz en Guatemala, Lumumba en la República Democrática del Congo, Gadafi en Libia,  Allende en Chile o Chávez en Venezuela. 
¿Tudjam?
Era un dirigente de extrema derecha, que se convirtió en el nuevo dirigente de Croacia. Este había declarado que era “feliz de que su mujer no fuese serbia ni judía”. Él se encargó también de recuperar los símbolos fascistas y cambió los nombres de las calles en honor a luchadores contra los nazis por otros vinculados al nazismo y al clerofascismo de la Croacia de mediados del siglo XX. En la nueva Constitución croata, proclamada en diciembre de 1990, se hablaba del “Estado nacional del pueblo croata y de los otros”, dejando el término despectivo de “otros” para: serbios, judíos, zíngaros u otras etnias. Europa y sus medios de comunicación callaron ante semejante barbarie, que, esta sí, recordaba al nazismo. 
¿Izetbegovic?
El típico político carente de moral o escrúpulos cargado de ambición y fanatismo. En su obra ‘Declaración islámica’, reeditada en 1990, dice que “la conclusión más importante es que no puede haber paz ni coexistencia entre la creencia islámica y las instituciones políticas y sociales no islámicas”. Además es responsable de los enormes crímenes cometidos por sus milicias, que contaban con su aprobación, contra los serbobosnios. Pero no queda ahí solo su grado de perversidad, pues mataron a su propia gente con el fin de desprestigiar a sus rivales acusándolos de estas acciones; tal y como hicieron en las masacres de Sarajevo, o también su gran responsabilidad en el cerco de Sarajevo, donde no solo provocaron sufrimiento, también se lucraron con él.
Pese a todo ello, organizaciones como Amnistía Internacional hicieron una intensa campaña contra Milosevic, pero no hacia los otros dos verdaderos culpables que he comentado.

Los principales medios de comunicación occidentales son, al fin y al cabo, empresas. ¿Cree que esa desinformación es intencionada por parte de los medios o que solamente reflejan lo que recogen de sus fuentes importándoles únicamente la rapidez y la primicia? Aunque existen varios casos que demuestran que algunas informaciones dadas durante la guerra eran falsas, las rectificaciones son escasas. ¿Es por miedo a perder credibilidad o porque de verdad buscan moldear la opinión pública?
A ver, los medios de comunicación son en realidad portavoces y relaciones públicas de poderes mayores, las corporaciones industriales y financieras, sus propietarios reales. Que dictan, esas, lo que hay que poner y lo que no, y cómo ponerlo. Basta verlos, para teniendo un poco de criterio, darse cuenta por donde van los intereses de estos oligarcas, no desde luego para comprender lo que ocurre en el mundo. Para esto último  no están ni les pagan en ese sentido. Y, por supuesto , su fin es modelar el pensamiento y creencias de la gente, que irresponsablemente e inmaduramente delega en ellos como supuestos informadores, creando tal hecho ciudadanos adoctrinados, sin conocimiento y sin criterio propio.