sábado, 28 de septiembre de 2013

Human Rights Watch y el ataque químico en Siria


¿Por qué no investiga Human Rights Watch quiénes son los niños que aparecen en los vídeos del supuesto ataque?, ¿dónde están ahora todos ellos?, ¿las incongruencias y falsedades en los montajes de los propios vídeos y las denuncias de secuestros de niños en la zona de Latakia? ¿Por qué no hace todo eso en vez de estar inventando justificaciones que sirvan a una agresión militar con terribles consecuencias para los sirios y para todo el mundo?

Human Rights Watch, como Amnistía Internacional, utilizan la excusa de los derechos humanos con otros fines, fines políticos y económicos. Estas organizaciones, que actúan en beneficio del poder económico occidental, tienen una importancia capital en la estrategia de conquista del mundo por parte de las corporaciones, ya que justifican con supuestas buenas intenciones y supuestas justas motivaciones lo que no son otra cosa que los intereses económicos de las grandes fortunas, amparando los ataques militares, económicos o sociales que el poder occidental desarrolla contra  un país o gobierno determinado. Se ceban especialmente con los rivales o enemigos de este poder, y para ello no dudan en falsificar los hechos, en inventarse historias y en tener una doble vara de medir llamativa para situaciones similares.
El habitante occidental, demasiado desinformado, apenas percibe esta actuación, y no porque no sea evidente, sino porque carece de un mínimo de información y de conocimientos para darse cuenta que está siendo claramente engañado.
Para comprender esta situación que expreso recomiendo este enlace respecto a Amnistía Internacional:
En relación a Human Rights Watch:

Hecha esta necesaria introducción aclaratoria, vamos a ver como Human Rights Watch está manipulando, ocultando y falseando lo sucedido en los supuestos ataques químicos ocurridos en agosto en Siria en la localidad de Gouta. Esta falsificación no es nada inocente, porque pretende dar un aval de justificación a una posible invasión militar extranjera y porque deliberadamente oculta las contundentes evidencias que muestran el ataque como una operación preparada por los mercenarios islamistas en colaboración con el poder occidental exterior y sus socios, para acusar al gobierno de Siria en el momento en que los inspectores de la ONU estaban visitando el país. Los hechos son tan graves que podemos estar enfrentándonos a una situación donde niños secuestrados en la zona de Latakia por estos mercenarios han sido asesinados por ellos y mostrados después como víctimas del gobierno sirio. Si esto se termina por confirmar estaremos hablando seguramente del acto más vil cometido en la historia y amparado por los gobiernos occidentales, las organizaciones humanitarias y los medios de comunicación.
Para ver la insostenible versión occidental del supuesto ataque químico a Gouta y a las contundentes evidencias con que se enfrenta sigan este informe que realicé poco después de que este suceso tuviese lugar. Al informe se la ha acompañado los emitidos por ejemplo por ISTEAMS donde se revela todavía con mayor contundencia el grado de engaño y de maldad de tal acto con el fin de utilizarlo como excusa para un ataque militar. Este es el informe: La matanza en Siria y la irresponsabilidad de los medios de comunicación.
Vamos ahora, como he comentado, a ver esa falta de rigor y de honestidad intelectual y moral  en las acusaciones  realizadas por Human Rights Watch ante el asunto de las armas químicas, para ello me voy a basar en un artículo muy bien expuesto por Richard Lightbown, titulado: El ataque con armas químicas en Siria: Human Rights Watch está manipulando los hechos (Versión original en inglés aquí). A lo largo de él iré introduciendo comentarios para aclarar y explicar las situaciones y hechos.
El 21 de agosto de 2013 una serie de ataques químicos fueron perpetrados en los suburbios de  Gouta al este de Damasco. Las fuentes dicen que entre 281 y 1729 civiles  fueron muertos, mientras Médicos Sin Fronteras informó que alrededor de 3600 fueron heridos en los ataques.(1)
Sobre la información sesgada, parcial y poco bien intencionada de Médicos Sin Fronteras, colaborando con los mercenarios islamistas como un batallón médico, escribí este artículo:

Médicos Sin Fronteras: ¿ayudando al ataque militar sobre Siria?

Continuamos:
 El mismo día que el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon pidió a la misión de Naciones Unidas ya en Siria  investigar las denuncias de uso de armas químicas en Khan al-Asal, Sheik Maqsoos y Saraqueb, ordenó centrar sus esfuerzos en las denuncias de Gouta. (2)
Como ven, cuando los inspectores de la ONU van a Siria a investigar el uso de armas químicas en otros lugares, los condicionan y los despistan para que vayan a otro sitio.
En concreto, uno de los lugares que iban a visitar antes de este ataque ad hoc de Gouta, era Khan al-Asal.

"...el uso de armas químicas  por parte de los extremistas islámicos que estaban atacando al país ya había sido constatado en Khan al-Assal el 5 de marzo de 2013 y que disponían de unos arsenales enormes de productos químicos. Se les incautaron 281 barriles en la ciudad de Banias".

No era difícil entender entonces la oportunidad de este ataque a Gouta, y quién era el interesado y quién el perjudicado. Un niño de cinco años lo vería claramente, pero HRW no lo tuvo en cuenta.
Antes que la misión de la ONU hubiese informado sobre sus primeros descubrimientos, Human Rights Watch (HRW) lanzó antes de tiempo su propio informe escrito por Peter Bouckaert, el Director de Emergencias de la organización. (3) El informe admite que HRW no tuvo acceso físico al lugar y que había basado su estudio en entrevistas en Skype con "más de 10 testigos y supervivientes" hechas sobre un periodo de dos semanas, entre el 22 de agosto y el 6 de septiembre. Estas fueron acompañadas de vídeos y secuencias de fotos y otros datos de una fuente o fuentes no identificadas. No está claro entonces, exactamente cómo muchos supervivientes expuestos [a las armas químicas] fueron entrevistados por HRW o quiénes eran los otros testigos.
En la recopilación del informe HRW  había además recurrido a los servicios técnicos del doctor Keith B. Ward, un experto en la detección y los efectos de los agentes químicos de guerra. Sin embargo, la organización no dio a conocer que el Dr. Ward es empleado de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Seguridad Nacional del Gobierno de  los Estados Unidos. (4) La investigación de HRW fue además "asistida por expertos en armas, incluyendo Nic Jenzen-Jones [...] además de Eliot Higgins [...] quien recogió y analizó fotos y vídeos de los ataques. (5)
El perfil de  Mr. Jenzen-Jones en linkedln no indica ninguna formación o experiencia con armamentos y sus únicas cualificaciones parecen ser "armero y recolector de munición" - que probablemente se relaciona con la Ley de 2012 de Enmienda sobre las Armas de Fuego (control de la munición)  del estado de Nueva Gales del Sur en Australia. (6) En informes sobre la historia en su propio blog "The Rogue Adventurer", Mr. Jenzen-Jones se basa en datos tomados acríticamente de fuentes tales como el New York Times e incluso en un artículo de Los Ángeles Times basado en la inteligencia israelí. (7) Al parecer, no está familiarizado con los informes israelíes falsificados tales como el supuesto uso de pistolas por los pasajeros en el Mavi Marmara contra los comandos israelíes (que permanece no corroborado a pesar de que las fuerzas israelíes incautaron virtualmente todos los datos fotográficos de más de 600 pasajeros, junto con las películas de las cámaras de seguridad situadas por todo el barco y de la constante vigilancia infraroja de Israel desde los barcos en los dos lados de la nave y de al menos dos aviones). Como al ex director de la CIA Stansfield Turner se le atribuye haber dicho, el Mossad destaca en PR [Relaciones Públicas], pero no en inteligencia.(8)

Basarse en los medios de comunicación corporativos para obtener información sobre Siria no deja de ser algo ridículo, cuando esos mismos medios han estado apoyando la guerra de terror desarrollada por Al Qaeda y asociados financiados, armados, formados y respaldados por sus padrinos contra Siria. Los padrinos, por supuesto, son nuestros gobiernos occidentales en coalición con la dictaduras del golfo: Arabia Saudí y Catar, y con Israel y Turquía. Sobre la actuación de los medios de comunicación en Siria les recomiendo este artículo: Los medios de comunicación y la guerra contra Siria.
Estos medios no dudaron en inventarse la realidad y cambiar los hechos allí donde les conviniese. Por ejemplo, el Washington Post indicaba que el tipo de cohetes usados, como los de 140 mm, requerían tecnología a la cual los rebeldes no tenían acceso. Lo cual es completamente falso, basta una lanzadera para usarlos, y se puede utilizar hasta un vehículo civil, como un camión, para su transporte y su mismo lanzamiento. Estos cohetes de 140 mm son armamento muy antiguo, que ya no usa el ejército sirio, pero que sí llega a través del mercado negro a los llamados rebeldes. De hecho, los lanzadores de estos misiles, los BM 14 ya se fabricaban en los años 40 del siglo pasado.


Un lanzador de misiles BM 14. Fuente: The Goutha chemical attack

El Washington Post también culpabilizaba al gobierno sirio por el ataque químico, indicando: "el informe  [el de Naciones Unidas] concluye que los proyectiles vinieron del noroeste del vecindario atacado. Esta área estaba y está controlada por fuerzas del régimen sirio y está muy cerca de una base militar siria. Si los proyectiles hubiesen sido disparados por los rebeldes sirios, probablemente habrían llegado de la zona rebelde del sureste".
Lo que no decía el Washington Post era que el informe de la ONU en la página 18 advertía claramente: "Los lugares han sido abundantemente visitados por otros individuos, tanto antes como durante la investigación. Fragmentos y otra posible evidencia han sido claramente manipulados/movidos antes de la llegada del equipo de investigación". Fuente: Five lies invented to spin UN report.
También el Washington Post no decía la verdad cuando señalaba que la zona estaba y está controlada por  el "régimen" sirio. Cuando lo cierto es que estaba antes y durante la investigación por los apodados como rebeldes. ¿Quién tenía posibilidad de manipular las pruebas?, ¿el ejército sirio en una zona que no controlaba y además apuntando las evidencias contra él? Una persona con un mínimo de cerebro y de sentido común sabe las respuestas a esto, sin embargo no es así en el Washington Post, en el New York Times, o en cualquier otro medio corporativo, o en Human Rights Watch, y no por falta de inteligencia, sino realmente por mala fe.
Indicar que los rebeldes no tenían capacidad para poseer armas químicas sería otra gran falsedad, ya que han tenido el suministro y formación no solo en armas convencionales de países como Estados Unidos o Gran Bretaña, sino de sus socios, como son Turquía, Israel, Catar y Arabia Saudí, sino también de armas químicas: "Los Estados Unidos y algunos aliados europeos están utilizando contratistas del Departamento de defensa para entrenar a los rebeldes sirios sobre como proteger las reservas de armas químicas en Siria, dijeron un oficial  y varios diplomáticos de alto rango a la  CNN el domingo.
El entrenamiento, el cual está teniendo lugar en Jordania y Turquía, consiste en cómo supervisar, proteger y manejar lugares de armas y materiales, de acuerdo a las fuentes. Algunos de los contratistas están en suelo sirio trabajando con los rebeldes para controlar algunos de los lugares, de acuerdo a uno de los oficiales".
También vinieron las acusaciones de que armas o proyectiles encontrados tenían caracteres cirílicos, supuestamente de procedencia rusa. Sin embargo, no se dice que estas armas no quiere decir que las suministre Rusia, bien al contrario, la red de suministro tanto de armas como de yihadistas hacia Siria era enorme. Incluso se llevaron armas de la antigua Yugoslavia a través de Zagreb en Croacia, por mediaicón de EE.UU. y Gran Bretaña. Ver este enlace: US and Europe in 'major airlift of arms to Syrian rebels through Zagreb'.
El otro experto de HRW, Eliot Higgins, es analista inexperto que fue recientemente promocionado en una especie de experto por Matthew Weaver en The Guardian (9) En su blog Brown Moses del 28 de agosto de 2013 el sr. Higgins mostró un vídeo enviado a él  mostrando supuestamente el tipo de munición relacionada con los ataques químicos lanzados cerca del aeropuerto de Al-Mezzah próximo a Daraya. El vídeo ha sido grabado a cierta distancia y ninguno de los más de 20 hombres moviéndose alrededor del lugar puede ser claramente visto. Un camión semi-trailer Mercedes sin identificar suministra el cohete que es cargado (esto no se muestra) sobre un camión blanco también sin identificar sobre el cual se monta el lanzador. Los hombres merodeando alrededor sin rumbo llevan principalmente traje militar, aunque otros, incluyendo algunos de los lanzadores, están con ropa civil. Un número de estos con uniforme militar llevan boinas roja. Basado solamente en esta indumentaria, y en el hecho de que la Guardia de la República de Siria, además de la policía militar, llevan boinas rojas, el sr. Higgins se atrevió a afirmar que "este vídeo muestra la munición usada por las fuerzas del gobierno [...]. (10)






 Fotos tomadas del vídeo analizado por Eliot Higgins. El sr. Higgins ha deducido que esto es una operación del ejército sirio por completo de las boinas rojas llevadas por parte del personal. El cohete mostrado puede además llevar explosivos convencionales.
 En una publicación anterior el 26 de agosto, el sr. Higgins estimó a partir de las sombras que un cohete mostrado en fotografías entre Zamalka y Ein Tarma había sido disparado desde el norte del lugar, y se puso a tratar de localizar el lugar de lanzamiento con la ayuda de corresponsales. Esperando encontrar la localización exacta, especuló que la base  de misiles  Brigada 155 era un lugar posible para el crimen. (11) Esta línea de investigación desapareció en silencio después que la misión de la ONU informase que el misil que ellos habían examinado en Zamalka/Ein Tarma estaba apuntando precisamente en un rumbo de 285 grados, es decir, más cerca del oeste que del norte. (12)
Mientras, el Sr. Bouckaerte en su informe dos semanas más tarde informó que dos de sus testigos dijeron a HRW que los cohetes vinieron de la dirección del aeropuerto militar de Mezzeh. (13) Estos relatos también se convirtieron en un inconveniente más tarde cuando, como veremos, HRW se hizo con los azimuts proporcionados por la misión de la ONU y salió corriendo en una nueva búsqueda inútil. Aparentemente HRW considera ahora que cerca del 20 por ciento de los "testigos y sobrevivientes" que había entrevistado ya no eran por más tiempo creíbles respecto a la dirección de los cohetes.
Sin embargo, en la página 1 de su informe el Sr. Bouckaert se sintió lo suficientemente confiado para declarar:
"Basado en la evidencia disponible, Human Rights Watch encuentra que las fuerzas gubernamentales sirias  fueron casi seguro responsables de los ataques del 21 de agosto, y que un agente nervioso fue repartido durante el ataque, usando sistemas de suministro de cohetes especialmente diseñados".
La "evidencia" elaborada en la página 20 del informe no viene a ser más que una suposición. El Sr. Bouckaert solamente muestra su escepticismo de que los rebeldes podrían haber disparado cohetes tierra-tierra en dos posiciones diferentes en los suburbios de Damasco; él afirma que de los tipos de cohetes que se piensa que han sido usados no hay constatación de estar en posesión de la oposición ni hay imágenes mostrando que tienen lanzaderas móviles; y él afirma que las grandes cantidades de agente nervioso peligroso requeriría técnicas sofisticadas, lejos de las capacidades de los rebeldes. No se cita evidencia real que muestre que este armamento es parte del Ejército sirio. Al contrario, el cohete soviético de 140 mm al que se refiere en la página 15 requiere un lanzador de cohetes BM-14, fabricado por primera vez a finales del los años 40. La lista de equipamiento del Ejército sirio elaborada por Global Security no muestra ninguno de estos armamentos obsoletos en stock, pero en cambio indica 300 del lanzador BM-21, que lo sustituyó. El BM-21 lanza un cohete de 122 mm, entonces el ejército sería incapaz de disparar el cohete de 140 mm que los rebeldes encontraron y que la misión de la ONU inspeccionó en Moadamiyah. (14) (15) El Sr. Bouckaert podía además recordar que Israel tiene una frontera común con Siria y es conocido por tener stocks de sarín entre la gran colección de armamento químico y biológico ilegal acumulado en el Instituto israelí de Investigación Biológica (IIBR) en Nes Ziona. (16) Vídeos en You Tube muestran además a los rebeldes sirios en posesión de lanzaderas de cohetes móviles. (17) HRW realmente reunió a un equipo de investigadores de  Mickey Mouse cuando pergeñaron juntos en este informe.
Sin embargo, la reputación y distribución de HRW  aseguró que su denuncia fuese distribuida por las agencias, tal como Associated Press (18) y anunciada por los medios, que incluyó la BBC (19), CBS (20), New York Post (21) y otros medios internacionales como el periódico de Tasmania The Examiner (22) y el Jakarta Post (21). Ninguno de estos medios cuestionó la veracidad de esta denuncia muy seria contra el Ejército sirio.
La estrategia ya es habitual y antigua, las organizaciones humanitarias preparan informaciones no contrastadas o sencillamente fabuladas a propósito y los medios de comunicación hacen de caja de resonancia mostrando que si una organización humanitaria lo dice debe de tener credibilidad y veracidad, la población occidental se lo cree todo y después viene la guerra de agresión.
Esto hizo el diario español El País el 10 de septiembre, un medio que claramente apoya a los "rebeldes" vinculados a Al Qaeda y la guerra de agresión colonial contra Siria. Ver este enlace: El periodismo al servicio del dinero. Esto decían: 

"HRW acusa a El Asad de estar detrás del ataque químico en Damasco".
"Es la primera organización no afiliada a ningún bando que afirma la responsabilidad del régimen sirio en el uso del gas tóxico".



También vimos este discurso de los medios de comunicación utilizando a las organizaciones humanitarias hace bien poco en Libia, que falsificaron y se inventaron los hechos, acusando a Gadafi de atacar a su propia población provocando una verdadera matanza, para así disponer a la población occidental al ataque militar extranjero sobre este país.

 "Las organizaciones de derechos humanos Human Rights Watch y Amnistía Internacional están actuando de portavoz de lo que ocurre en el país, bajo un régimen dictatorial desde hace 42 años. HRW maneja la única cifra con cierta vitola de oficialidad: 233 muertos y un millar de heridos. Pero la cifra podría ser más alta. Fuentes de un hospital de Bengasi han asegurado a Reuters que, sólo en ese centro sanitario, son más de 300 los fallecidos y la FIDH ha dicho que la cifra de muertos se sitúa entre los 300 y los 400".
El 11 de septiembre, un día después de que el informe de HRW fuese publicado, el Equipo de Apoyo Internacional  para Mussalaha [ISTEAMS] en Siria publicó su singular e importante análisis de la documentación propuesta por la inteligencia de EE.UU.  (24) Habiendo analizado cuidadosamente y concienzudamente los datos, incluyendo un número de imágenes publicadas además en el informe de Bouckaert, el estudio descubrió no solo manipulación generalizada de las pruebas, sino en la tradición de la BBC reportando en Siria, (25), descubrieron que fotografías de las víctimas en El Cairo habían sido descritas como víctimas de un ataque químico en Siria. Este  estudio preliminar concluye que ha habido manipulaciones groseras de los medios de comunicación y pide una Comisión Internacional independiente y no parcial para identificar a los niños que fueron asesinados e intenta encontrar la verdad del caso. Este escritor no ha visto ningún documento de HRW que se refiera al estudio de ISTEAMS.
Para ver el informe muy fundamentado, documentado y racional de ISTEAMS que HRW está ignorando de forma escandalosa:  Sister Agnes Mariam of Syria Analyzes Ghouta Videos.
El informe de la misión de la ONU fue publicado seis días después del informe de Bouckaert, el 16 de septiembre. Esto reveló que la misión había sido permitida un total de solo siete horas y media en el lugar en los dos suburbios que estaban ambos localizados en zonas controladas por la oposición. Durante ese periodo experimentaron amenazas de daños y un ataque real por un no identificado francotirador el 26 de agosto. (26) Sin embargo, habían recogido muestras y "una considerable cantidad de información" junto con "declaraciones de primera mano de más de cincuenta supervivientes expuestos, incluyendo pacientes, trabajadores sanitarios y de primeros auxilios".  De hecho las declaraciones han sido tomadas en entrevistas con nueve enfermeras, siete doctores y 36 sobrevivientes. (27) La misión concluyó que había "evidencia definitiva de exposición a sarín por una gran proporción de los supervivientes evaluados" (28) y declaró que había sido informada que las víctimas comenzaron a sufrir los efectos después de un ataque de artillería el 21 de agosto de 2013. Todas las entrevistas, muestreos y la documentación siguieron procedimientos desarrollados por la Organización para la Prohibición de Armas Química y la Organización Mundial de la Salud.
El informe indica que "varios cohetes tierra-tierra capaces de suministrar significativas cargas químicas fueron identificados y registrado en los lugares investigados", pero solo cinco lugares de impacto en total fueron investigados por la misión (presumiblemente debido a las limitaciones de tiempo impuestas sobre ellos por aquellos que controlaban las zonas).
El informe de la ONU no está exento de contradicciones. En un resumen, en su Carta de Transmisión, los autores escribieron: "En particular, las muestras medioambientales, químicas y médicas, que hemos recogido, aportan una clara y convincente evidencia que cohetes tierra-tierra conteniendo el agente nervioso sarín fueron usados en Ein Tarma, Moadamiyah y Zamalka..." Y todavía en ninguna de las 13 muestras medioambientales tomadas de Moadamiyah se había encontrado trazas de sarín, aunque uno de los dos laboratorios que están realizando los análisis encontró degradación de productos de sarín en cuatro de las trece muestras, mientras en una muestra más se encontró que contenía degradación de productos por el otro laboratorio. Aunque dos de las muestras eran fragmentos metálicos no especificados, ninguna de las muestras fue específicamente descrita como siendo parte de un cohete. (29) ¿El descubrimiento de productos de degradación en un 38 % de las muestras (y solo el 28% de los tests) junto con una ausencia completa del agente químico en sí constituye "clara y convincente evidencia" que Moadamiyah fue atacada por cohetes tierra-tierra conteniendo sarín?
 Lo más importante, sin embargo, son las dos advertencias en el informe. En la página 18 los inspectores escribieron sobre el lugar de Moadamiyah.
"Los lugares han sido abundantemente visitados por otros individuos, tanto antes como durante la investigación. Fragmentos y otra posible evidencia han sido claramente manipulados/movidos antes de la llegada del equipo de investigación".
Una similar alteración de las evidencias se obervó en el otro lugar como el informe indica en la página 22.
 "Durante el tiempo pasado en estos lugares, llegaron individuos trayendo otras municiones sospechosas, indicando que tal potencial evidencia esta siendo siendo movida y posiblemente manipulada".
Esta situación completamente anómala, donde se han podido manipular las pruebas claramente, anularía cualquier investigación seria o la dejaría muy parcial, teniendo en cuenta lo que puede ser fiable o no. Sin embargo, la ONU debería haber indicado estas advertencias al comienzo de su exposición y de que las "evidencias" podían haber sido deliberadamente preparadas, y no lo ha hecho de una forma clara como para que el público occidental sea consciente de lo que tiene en frente.

HRW  fue rápida en tomar el informe de la ONU para sustanciar sus propias acusaciones, aunque algunos ajustes fueron ahora necesarios para conseguir que sus denuncias encajasen claramente en los descubrimientos del informe. El 17 de septiembre Josh Lyons utilizó los azimuts citados para los cohetes en el Apéndice 5 del informe de la misión para elaborar una referencia que sugería que la base militar de la Brigada 104 de la Guardia Republican había sido el sitio de lanzamiento de las armas químicas. (30) (El Sr. Lions llamó a esto "conectar los puntos". Por coincidencia, cuando John Kerry se refería al informe Sellström el 19 de septiembre, dijo: "Pero cualquiera que lea los hechos y ponga los puntos juntos, lo cual es fácil de hacer, y ellos lo hicieron fácil de hacer, entiende lo que esos hechos significan." (31) "Hechos" puede significar cualquier cosa si se distorsionan lo suficiente, Sr. Kerry).
 Una vez más no se proporcionó ninguna evidencia de apoyo  para explicar por qué HRW culpa al Ejército sirio, y todas las localizaciones previas sugeridas para el lanzamiento fueron convenientemente olvidadas. Para recapitular, Peter Bouckaert reportó dos declaraciones de testigo de que los cohetes vinieron de la dirección del aeropuerto militar de Mezzeh (más de 6 kilómetros de la base de la Guardia Republicana) y el "experto" de HRW Eliot Higgins estaba convencido de que fueron disparados desde el norte de los lugares objetivo.
 Refiriéndose a las no especificadas "guías de referencia desclasificadas" el Sr. Lyons nos dijo que el cohete de artillería de 140 mm podría haber alcanzado Moadamiya, a 9,5 km de la base de la Guardia Republicana. Aun incluso si un sistema de cohete de setenta años podría en realidad volar tan lejos, el Sr. Lyons está olvidando que el Ejército Sirio ya no tiene estos obsoletos sistemas. Por consiguiente no tiene cohetes de 140 mm, uno de los cuales es denunciado haber sido responsable de parte de este crimen contra la humanidad. Él está además olvidando que no se encontró un agente químico real en Moadamiya, así, es prematuro empezar a elaborar referencias desde ese lugar. Y sobre todo él está deliberadamente omitiendo decir a sus lectores sobre las advertencias escritas para ambos lugares por los inspectores de la ONU que claramente e inequívocamente sugieren que las pruebas han sido alteradas en ambos sitios que están localizados en zonas controladas por la oposición.
Ninguna de estas inconvenientes verdades ha detenido la fuerza irrefrenable y devastadora de HRW. El 20 de septiembre  The Guardian publicó un artículo por la empleada de HRW Sarah Margon fomentando tanto el informe de Bouckaert y los cálculos de Lyon (aparentemente sin ser consciente de la contradicción entre los dos).  Terminó pidiendo un compromiso a Obama/Kerry  para asegurar que hay "rendición de cuentas para aquellos que usasen las más atroces armas contra la gente más vulnerable del mundo". Pero, por supuesto, ella no estaba escribiendo sobre Falluya, Gaza o el IIBR en Nes Ziona.  
Podríamos continuar mostrando la falta de sentido, la falta de pruebas y la falta de honestidad de Human Rights Watch otra vez más en uno de sus informes. Parcial, sin evidencias y malintencionado, como hemos señalado. 
No obstante, los hechos en realidad son bastante claros, estamos ante un un típico ataque de falsa bandera, es decir, que se causan determinados hechos para luego acusar a otro, normalmente al enemigo, de su autoría, y así, de este modo, descalificarlo públicamente y tener una excusa para agredirlo.


Notes
[1]  Wikipedia; Ghouta chemical attacks.  http://en.wikipedia.org/wiki/Ghouta_chemical_attacks (Accessed 23 September 2013)
[2]       Sellström, Åke. et al., 13 September 2013; United Nations Mission to Investigate Allegations of the Use of Chemical Weapons in the Syrian Arab Republic – Report on the Alleged Use of Chemical Weapons in the Ghouta Area of Damascus on 21 August 2013; United Nations; para 15, p3.
http://www.un.org/disarmament/content/slideshow/Secretary_General_Report_of_CW_Investigation.pdf
[3]       Bouckaert, Peter,  10 September 2013; Attacks on Ghouta, Analysis of Alleged Use of Chemical Weapons in Syria; Human Rights Watch. http://www.hrw.org/sites/default/files/reports/syria_cw0913_web_1.pdf
[4]        http://www.docstoc.com/docs/24131911/Notes-from-Department-of-Homeland-Security-HSARPA-Best-Practices (Accessed 23 September 2013)
[5]          Attacks on Ghouta; op.cit. pp. 1 and 2.
[6]          http://au.linkedin.com/in/nrjenzenjones (Accessed 23 September 2013)
[7]          http://rogueadventurer.com/2013/08/29/alleged-cw-munitions-in-syria-fired-from-iranian-falaq-2-type-launchers/ (Accessed 22 September   2013)
[8]          AbuKhalil, As’ad, 7 September 2011; The Mossad in Hollywood Movies; alakhbar English. http://english.al-akhbar.com/node/530 (Accessed 22 September 2013)
[9]          Weaver, Matthew, 21 March 2013; How Brown Moses exposed Syrian arms trafficking from his front room; The Guardian.    http://www.theguardian.com/world/2013/mar/21/frontroom-blogger-analyses-weapons-syria-frontline (Accessed 21 September 2013)
[10]        http://brown-moses.blogspot.co.uk/2013/08/the-smoking-gun-video-shows-assads.html (Accessed 23 September 2013)
[11]        http://brown-moses.blogspot.co.uk/2013/08/finding-exact-location-of-alleged.html       (Accessed 23 September 2013)
[12]        Sellström, Åke. et al.;  p23.
[13]        Attacks on Ghouta; op.cit., p6.
[14]        http://weaponsystems.net/weapon.php?weapon=DD05%20-%20BM-14  (Accessed 23 September 2013)
[15]        http://www.globalsecurity.org/military/world/syria/army-equipment.htm  (Accessed 23 September 2013)
[16]        Abu-Sitta, Salman; Traces of poison; Al-Ahram 27Feb – 5 March 2003, Issue No. 627.
[17]        For example  http://www.youtube.com/watch?v=iKoYg9xEGMs, http://www.youtube.com/watch?v=6JEElw-ea5k, http://www.youtube.com/watch?v=g6w68OqA4HM   (h/t timbercrown)
[18]        http://nypost.com/2013/09/10/human-rights-watch-condemns-assad-for-alleged-chemical-attack/ (Accessed 22 September 2013)
[19]        http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-23927399 (Accessed 22 September 2013)
[20]        http://www.cbsnews.com/8301-202_162-57602150/human-rights-watch-says-evidence-strongly-suggests-assad-used-chemical-weapons/ (Accessed 22 September 2013)
[21]        http://nypost.com/2013/09/10/human-rights-watch-condemns-assad-for-alleged-chemical-attack/ (Accessed 22 September 2013)
[22]        http://www.examiner.com.au/story/1768398/syrian-government-forces-almost-certainly-responsible-for-chemical-attacks-human-rights-watch-report/ (Accessed 22 September 2013)
[23]        http://www.thejakartapost.com/news/2013/09/10/rights-group-syrian-regime-behind-chemical-attack.html (Accessed 22 September 2013)
[24]        Mother Agnes Mariam of the Cross, 11 September 2013; THE CHEMICAL ATTACKS ON EAST GHOUTA TO JUSTIFY MILITARY RIGHT TO PROTECT INTERVENTION IN SYRIA; ISTEAMS. http://www.globalresearch.ca/STUDY_THE_VIDEOS_THAT_SPEAKS_ABOUT_CHEMICALS_BETA_VERSION.pdf
[25]        Lightbown, Richard, 18 June 2012; Syria: Media Lies, Hidden Agendas and Strange Alliances; Global Research.   http://www.globalresearch.ca/syria-media-lies-hidden-agendas-and-strange-alliances/31491
[26]        Sellström, Åke. et al.;  para 18.
[27]        Sellström, Åke. et al.;  paras. 18, 19 and 21, Appendix 7.
[28]        Sellström, Åke. et al.;  p17.
[29]        Sellström, Åke. et al.;  pp. 24/5 and 27-29.
[30]        Lyons, Josh, 17 September 2013 ; Dispatches : Mapping the Sarin Flight Path; Human Rights Watch. https://www.hrw.org/news/2013/09/17/dispatches-mapping-sarin-flight-path (Accessed 21 September 2013)
[31]        Kerry: U.N. report confirms Assad responsible for chemical attack http://www.cbsnews.com/video/watch/?id=50155432n (Accessed 22 September 2013)
[32]        Margon, Sarah, 20 September 2013; The sarin gas attack is just one Syrian atrocity the ICC should pursue’; The Guardian.   http://www.theguardian.com/commentisfree/2013/sep/20/sarin-gas-syria-icc (Accessed 22 September 2013)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede poner aquí sus opiniones, siempre con respeto y con ánimo de enriquecer y fomentar el debate.
Las personas que participen deberán identificarse con el fin de que asistamos a un debate e intercambio de opiniones en condición de igualdad.
Gracias-Mila esker-Thank you.