miércoles, 2 de septiembre de 2015

Las recetas amargas del FMI. Parte I.

La "ayuda humanitaria" occidental no palió el hambre en África, sino que la agravó. Y no por error.

En el año 1944, del 1 al 22 de julio, se reunieron en Bretton Woods, en el estado de New Hampshire -Estados Unidos-,  cuarenta y cuatro naciones, encabezadas por Estados Unidos y Gran Bretaña. Era un momento donde ya la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial era un hecho, derrota obra fundamental y principalmente debida al coraje de las gentes de los países soviéticos, y había que orientar el mundo según lo que marcaban los nuevos dueños del mundo capitalista. La Unión Soviética participó en la conferencia, pero no aprobó los acuerdos.
Se trataba de establecer un mercado mundial y para hacerlo viable se diseñaron varias organizaciones reguladoras. Una era el Fondo Monetario Internacional y otra el Banco Internacional para la Reconstrucción y Desarrollo, más tarde conocido como Banco Mundial. Ambas fueron formalizadas   como organizaciones en Bretton Woods. No obstante, el FMI comenzaría su singladura el 27 de diciembre de 1945. La Organización Internacional del Comercio, otra institución reguladora que con el tiempo fue nombrada como Organización Mundial del Comercio, se propuso en la Carta de la Habana de 1947.
Así, tenemos al FMI creado para atender a las necesidades económicas de América del Norte y de Europa. Estaba centrado fundamentalmente en el tipo de cambio, el precio de una moneda en relación a otras monedas, y las balanzas de pagos, transacciones económicas entre un país y los demás países.
A finales de los años 60 y comienzos de los 70 esta organización, el FMI, comienza a hablar de los programas de estabilización. Estos programas implicaban, por ejemplo:

  -  Abolición o liberación de los controles de cambio e importaciones.
  -  Devaluación de la moneda nacional.
  -  Programas internos antiinflacionarios:
      Control del crédito bancario y aumento de las tasas de interés.
   Reducción del déficit presupuestario mediante recortes en el gasto público, aumento de        impuestos y abolición de subvenciones.
      Controles al aumento de los salarios.
      Desmantelamiento de los controles de precios.
   - Mayor apertura y mejor trato a la inversión extranjera privada. 1

Como podemos ver en el programa, sus contenidos eran muy diferentes a lo que presumía hacer: supuestamente velaba por el bienestar del conjunto de la población, saneando y revitalizando las economías a las que se aplicaba. Pero resulta que si en un país eliminas las restricciones a las importaciones, puedes conseguir, como se consiguió, inundarlo de productos a bajos precios, al estar subvencionados en los países de origen; y así romper el mercado y la economía local, al no poder vender sus productos los agricultores autóctonos por la competencia masiva y desleal que les llega de fuera. De este modo quiebras la producción primaria: agrícola, ganadera o pesquera. Desestabilizando al país y generando futuras hambrunas.
La devaluación de la moneda nacional hace más caro el comprar productos en el exterior, como habitualmente son los productos elaborados necesarios en la agricultura, ganadería y en los demás sectores. Por ejemplo: fertilizantes, productos sanitarios o maquinaria.
El aumentar los problemas para obtener crédito y hacerlo a un mayor interés genera que haya menos actividad productiva.
Los recortes en el sector público, los aumentos de los impuestos y la abolición de subvenciones actúan dañinamente sobre sectores muy amplios de la sociedad, empeorando su calidad de vida y del mismo modo destruyendo la formación necesaria, tanto técnica como cultural, de la población. Sembrando las semillas de una sociedad embrutecida y sin esperanza. De similar modo actúa la reducción de salarios y la desregulación de precios, que generan de forma directa y rápida pobreza, marchitando y secando los brotes de desarrollo económico, social y humano.
La apertura y facilidades, muy frecuentemente regalos y privilegios, dados a las compañías extranjeras no servirán para llevar al progreso y al desarrollo del país, sino que su función será la de servir, digámoslo claro, a la explotación y sangría del lugar a donde vayan. Llevándose los recursos y no aportando al bienestar de las gentes de la nación donde extrae esos recurso. Esta es una larga historia del mundo occidental por el mundo entero, donde, como nos recordaba Eduardo Galeano, ha dejado muchas venas abiertas en muchos países.
Para entender cuál ha sido el papel real del FMI conviene que nos vayamos a sus resultados prácticos, a los efectos reales que ha provocado su receta allí donde ha podido actuar. Aquí tenemos un amplio número de países de los que podemos hablar y donde no encontraremos apenas excepciones a un denominador común: empobrecimiento extremo de los habitantes de la nación donde se imponen las recetas del FMI y enriquecimiento, desmesurado, de los grandes propietarios para los que en verdad trabaja esta organización.
Vayamos así, por ejemplo, a África. Tenemos el caso de Somalia, una economía basada en la agricultura y la ganadería entre ganaderos nómadas y agricultores sedentarios. El ganado suponía el 80 % de las ganancias en las exportaciones hasta 1983.
La intervención del FMI y el Banco Mundial a principios de los 80 produjo una crisis, al romper el equilibrio y la relación tradicional en esta economía agraria.
El programa de ajuste hizo depender a Somalia de los cereales importados, favoreciendo el trigo  o el arroz extranjeros, a precios bajos, en detrimento de los cultivos propios, como el maíz o el sorgo. Esto junto a la devaluación de la moneda propia y el aumento del costo de los combustibles y los fertilizantes provocó la quiebra de la agricultura somalí.
Durante ese periodo gente que no era del sector agrícola se hizo con las  tierras fértiles, de regadío, destinándolas a cultivos para la exportación: frutas, verduras, algodón…
En el sector ganadero se hizo muy costoso hacerse con medicinas debido a la devaluación de la moneda. Se promovió, además, una privatización del servicio veterinario y la imposición de cuotas para los servicios veterinarios y las vacunaciones.  Dichas acciones, sumadas a lo ocurrido también en la agricultura, condujo a la caída de la ganadería tradicional.
La falta de atención sanitaria del ganado produjo que las exportaciones a países habituales como Arabia no siguiesen, trayendo estos entonces carne de países de la UE o de Australia. El rechazo a la importación de Somalia no se eliminó incluso después de que se erradicase la peste bovina.
Así mismo, carne subsidiada y libre de aranceles entraba en África, rompiendo más todavía el mercado local.
La inversión en agricultura había caído un 85 % en relación a los años 70. El FMI advirtió al gobierno de no movilizar y no promover recursos propios, promoviendo la “ayuda alimentaria” que venía del exterior. El FMI buscaba la destrucción del tejido económico de África. 2
Las reformas económicas se caracterizaron también por la desintegración del sistema sanitario y del educativo. Para el año 1989 la inversión en salud había bajado un 78 % en relación al nivel de 1975. En educación la inversión por alumno de primaria era en 1989 de 4 dólares, en 1982 era de 82. De 1981 a 1989 la asistencia a la escuela bajó un 41 %, a pesar del aumento de la población joven. Los salarios de los profesores cayeron en picado. 2
En Etiopía la historia no fue muy diferente, en los años 90 el FMI haría lo que hizo en Somalia años antes, destruyendo su economía y conduciendo a sus habitantes a la hambruna. Hambrunas que parecían corregirse con la ayuda alimentaria humanitaria que llegaba de occidente, mucha de ella en forma de "semillas sucias", semillas modificadas genéticamente. Pero lo que teníamos en realidad era que las transnacionales podían liberarse de estos productos haciendo buenos negocios y que´, además, la llegada de tal "ayuda" sería la causante de las futuras olas de hambre en Áfica, al contribuir a que los agricultores locales no pudiesen vivir del esfuerzo de su trabajo, al no poder vender sus productos.
Los excedentes de maíz genéticamente modificado de los EE.UU. (prohibidos por la UE) estaban siendo vertidos en el cuerno de África bajo la forma de ayuda humanitaria. Los EE.UU. [las corporaciones de los transgénicos] habían encontrado un mecanismo conveniente para "blanquear sus stocks de grano sucio". 
Los programas de emergencia [supuestamente de envío de ayuda humanitaria para combatir las hambrunas] no eran la "solución", sino la "causa" de la hambruna. Creando deliberadamente una dependencia de las semillas modificadas genéticamente habían sentado las base para el inicio de futuras hambrunas. 2

Notas:
1.Richard Peet. La maldita trinidad. Laetoli. 2001. p. 97.
2. Michel Chossudovsky. The globalization of poverty. Global Research. 2003. pp. 95-100, 137-143.



sábado, 29 de agosto de 2015

El hambre y la guerra claman a Europa: La tragedia de los refugiados.


"El hambre y la guerra claman ante Europa", indicaba un medio de la prensa local navarra, 1 en un discurso en sintonía con los otros grandes medios corporativos. Y es cierto que el hambre y la guerra claman ante y a Europa, pero no en el sentido en que los medios de comunicación de las corporaciones quieren hacer ver, que es el que nos piden ayuda para solucionar sus problemas. Una visión de los sucesos completamente irreal y, digámoslo claro, profundamente colonial.
La realidad, más prosaica, cruda y clara, es que este clamor no solo es contra Europa, sino también contra América del Norte, con especial atención a Washington. Y lo es porque la causa del drama de los refugiados africanos como la de los procedentes de Oriente Medio, debido a las guerras  en Libia y Siria, la tienen fundamental y principalmente los dirigentes occidentales, y no solo por haber generado la guerra colonial en Libia, sino también por continuar con ella en Siria. En ambas guerras se ha fomentado la creación y desarrollo de batallones de mercenarios, escuadrones de la muerte, que han sometido o tratan de someter a las sociedades de estos países mediante el terror y la barbarie con el fin de destruir la estructura de un estado independiente convirtiéndolos en estados sectarios, de ahí la huida de la gente de allí, que llegan aquí como refugiados.
Occidente trata de ocultar sus culpas acusando a los gobiernos de aquellos países de ser los causantes, sino de todo el problema, de buena parte de él,  e indicando que se trata de conflictos civiles internos. 2 Cuando en el caso de Libia, con el Gobierno de Gadafi, la Yamahiriya , que contaba con un enorme apoyo popular, este país vivió el mejor momento social y económico de su historia. Y en el caso de Siria con un gobierno si cabe todavía más apoyado por su gente, que está aguantando contra viento y marea las oleadas de mercenarios financiados, entrenados y armados por los países de la OTAN (dirigidos por Estados Unidos) y sus socios locales, ahora especialmente activos Turquía e Israel, antes Arabia Saudí, Catar o Jordania.
Si se quiere acabar con la ola de refugiados no hay que ir a bombardear aquellos países, simplemente basta con cortar el suministro logístico, armamentístico y humano a organizaciones como el ISIS o Al Qaeda. Haciendo esto, estos batallones de mercenarios serían rápidamente derrotados en pocas semanas por quienes sí los han estado combatiendo con seriedad y continuidad desde el inicio: el Ejército sirio, las milicias de Hezbolá y los apoyos de Irán. 
El problema está en que nuestros dirigentes, políticos y económicos, no quieren tal cosa, porque no quieren estados prósperos, en paz e independientes por el mundo. Por este motivo nos vendrán, como nos vienen, con enormes campañas de propaganda, tratando de hacer ver que lo que se requiere es una invasión o ataque militar. Invasión o ataque militar que permitió establecerse a Al Qaeda en Libia y el norte de África, así como en Irak o Siria.
De similar modo tendremos a organizaciones "humanitarias", como Amnistía Internacional o Human Rights Watch generadoras ellas mismas de los conflictos bélicos por su tan insistente como belicosa propaganda, que combinadas con los medios de comunicación, especialmente también los "progresistas", constituyen un duo fraudulento tan nocivo para la concordia y la paz en el mundo.

PS:
Algo que creo nos ha llamado la atención a todos es por qué ahora esta ola de inmigrantes hacia Europa cuando los conflictos de Libia y Siria llevan años con la misma o mayor intensidad de guerra que el presente. Puede que se deba, como apuntamos en el artículo, a querer inundar a Europa de refugiados para hacerla manipulable y proclive hacia una intervención militar en Siria.
Ver este artículo: Los refugiados sirios y los servicios de inteligencia


Notas:
1. Portada de Diario de Navarra. 29.08.15
2. La tragedia de los refugiados que huyen de la guerra. El País. 28.08.15.

lunes, 24 de agosto de 2015

¿Es el comunismo algo del pasado?


Recuerdo a un compañero de trabajo decir: "El comunismo quería que todos fuesen iguales y no funcionó, porque todos no somos iguales".
¿Cómo rebatir esto a alguien que ha escuchado esta cantinela, y tantas otras más, tantas y tantas veces en relación a los países con sistemas comunistas y sobre el mismo comunismo sin molestarse nunca en prestar atención a otras voces u opiniones? Sería fácil hacerlo, el rebatirlo, echando mano de lo que sus constructores: Engels, Marx o Lenin, hicieron o dijeron, pero difícil que alguien se molestase en escuchar o atender tales explicaciones, al haber decidido rechazar algo sin siquiera molestarse en conocer a sus mismos autores. 
La mentalidad occidental, dominada por el capitalismo, no admite la discusión y el análisis de fondo de su sistema político y de otros que podrían y pueden ser alternativos. Presume de libertad, pero la practica poco. Presume de conocimiento, pero lo desconoce prácticamente todo. Presume de tolerancia, pero apenas tolera discrepancias.
Y bien, ¿qué tenemos con esta presunta igualdad de todos en el comunismo? Igualdad independientemente de lo que uno haga o aporte, de su disposición o talento.
No olvidemos que la sociedad comunista emerge de la capitalista, como una respuesta ante la terrible y desalentadora injusticia de esta, por lo que deberíamos pensar que el comunismo no está muerto y que posiblemente volverá ante las barbaridades y naufragios propios de la sociedad capitalista. Ahora puede que no lo creamos, pero en el futuro las cosas podrían ser muy diferentes.
Respecto a la igualdad, Marx, como Lenin, nos hablan claro sobre la misma desigualdad innata de los hombres, que no hay que confundir con el abuso, injusticia y explotación, frutos característicos de la notoria desigualdad originaria de medios y recursos de nuestras sociedades occidentales actuales, y también de las pasadas. 
En el comienzo de las sociedades comunistas no puede darse lo mismo a quien aporta más y trabaja más que a quien no lo hace, sería injusto en este momento hacerlo. Así, habla Lenin sobre esta primera fase y como, sin embargo, se ha evitado la mayor de las injusticias y abusos, el estar sometido a los caprichos de quienes poseen la riqueza.
Consiguientemente, la primera fase del comunismo no puede proporcionar todavía justicia social; subsisten las diferencias de riqueza, diferencias injustas; pero no será posible ya la explotación del hombre por el hombre, puesto que no será posible apoderarse, a título de propiedad privada, de los medios de producción, de las fábricas, las máquinas, la tierra, etc. 1
Como todo en la vida, y más en los aspectos humanos, no hay cosas perfectas, puede haber avances, mejoras, pero también retrocesos. El no estar sometido a una esclavitud y servilismo siempre será un progreso, una mejora, para todo hombre o mujer verdaderamente libre, para toda persona que quiera ser realmente un ser humano.
Marx habla de otra fase en el comunismo, una vez que no existan clases, en la que se seguiría el principio:
De cada uno, según sus capacidades; a cada uno, según sus necesidades. 1
Que nos habla que de la desigual condición humana de cada persona, según el talento de cada cual y capacidades aportará esto o aquello y que, en una sociedad más justa, a cada cual se le dará según sus necesidades. ¿Utopías en un mundo de humanos? Puede que sí, pero puede que no. Depende de que aspecto de nuestra naturaleza, tan compleja como sencilla, prevalezca. No es algo imposible y tampoco utópico. De hecho, ni Marx ni Lenin eran utópicos, sino personas del mundo real, con vivencias reales.
Y tengan en mente que las personas no se mueven principalmente, por mucho que nos guste decirlo, oírlo y creerlo, por ideas o ideales, sino por necesidades. Estas, las necesidades, determinarán, como han determinado, el rumbo de las sociedades humanas y sus sistemas políticos y económicos.

Notas:
Lenin. El Estado y la revolución. Alianza Editorial.2012. pp. 159-168.

martes, 18 de agosto de 2015

Lorca en la conmemoración y la memoria


Decía un pensador caracterizado por su pensamiento riguroso, sincero y profundo, algo poco común entonces como ahora, que en vida a las personas preocupadas por la justicia social, por los más necesitados, explotados y oprimidos, se las persigue, acosa y odia por parte de aquellas clases sociales responsables del sufrimiento y miseria de buena parte de sus congéneres. Hasta tal punto que muchos de ellos sufren atroces castigos e incluso llegan a ser asesinados. Es el caso de Federico García Lorca, que un día como hoy, 18 de agosto, del año 1936, moría a manos de las hordas de matones enviadas por las pudientes clases sociales que lo odiaban y lo temían en igual grado. Federico no las tenía en gran estima, por su falta de humanidad, de cultura y su vaciedad moral:
Claro que le gusta al público, al público que también me gusta a mí: obreros, gente sencilla de los pueblos, hasta los más chicos, y estudiantes, y gentes que trabajan y estudian. A los señoritos y a los elegantes, sin nada dentro, a ésos no les gusta mucho, ni nos importa a nosotros. Van a vernos y salen luego comentando: "Pues no trabajan mal". Ni se enteran. Ni saben lo que es el gran Teatro español. Y luego se dicen católicos y monárquicos y se quedan tranquilos. Donde más me gusta trabajar es en los pueblos. De pronto ver un aldeano que se queda admirado ante un romance de Lope, y no puede contenerse y exclamar: "¡Qué bien se expresa!". 1
Sin embargo, ahora, muchos años atrás de su muerte, quieren anular y negar la realidad que vivió y en la que creyó Lorca. Como bien lo expresaba el pensador, intentan convertirlos en iconos inofensivos, canonizarlos, rodear su nombre en una aureola de gloria, cuando antes recibían la rabia más salvaje, el odio más furioso y las campañas más desenfrenadas de calumnias y mentiras, según nos vuelve a recordar el pensador.
De esta forma anularán el fondo y contenido de la obra del artista, Lorca, haciendo olvidar que el sí luchó con coraje y decisión por un mundo más justo y equilibrado. Conseguirán que aquellos por los que él se preocupó, los oprimidos, los trabajadores, no lo reconozcan y lo olviden.
Qué no diría ahora Lorca ante semejantes infamias, ante tanta falta de dignidad y sinceridad:
Siempre somos objeto de conmemoraciones, aniversarios, homenajes, después de muertos, claro, cuando ya no tenemos voz para opinar, cuando ya no podemos defendernos. En vida es otra cosa. En ella, desde el silencio hasta el exilio o el asesinato todo es posible. 2

Notas:
1. Lorca. Declaraciones a Juan Chabás, 3 de septiembre de 1934.  en la obra de Andrés Sorel. Yo, García Lorca. Txalapata. 1997.
2. Andrés Sorel. Yo, García Lorca. Txalapata. 1997.
. El gran pensador del que hablo en el texto es Vladimir I. Lenin, de su obra El Estado y la revolución.


.

lunes, 17 de agosto de 2015

Kayla Mueller, la cooperante humanitaria que dio apoyo a su propia tragedia en Siria


Kayla Mueller era una chica de Arizona que tuvo un trágico final en tierras sirias. Fue supuestamente abusada por miembros del ISIS y parece que murió de un bombardeo de una coalición dirigida por los Estados Unidos. 1 Ella dedicaba buena parte de su tiempo a lo que se conoce como "cooperación o ayuda humanitaria", cooperación o ayuda que muchas veces, como les he mostrado de forma abundante en este blog, tiene poco de humanitaria  y sí de política, política precisamente muy poco humanitaria. Ver este enlace: ONGs
No quiero juzgar aquí la labor completa de Kayla, porque como toda persona tendrá muchas cosas que admirar y otras que no tanto. No obstante, sí quiero recalcar aquí cómo esta joven daba apoyo, seguramente de forma inconsciente, a la insurrección armada de los mercenarios islamistas (como los del ISIS) que tenía lugar en Siria el año 2011. Apoyaba a los que luego serían de un modo u otros sus verdugos, o los colaboradores de sus verdugos, los estados que junto a Estados Unidos han apoyado esta barbarie desatada en Siria; y atacaba sin contemplaciones, y sin justificaciones y evidencias reales, a quienes pretendían detener la ola sectaria de terror que se desataba sobre el país más tolerante de Oriente Medio. Esto decía ella el año 2011, cuando comenzaba la insurrección:
Estoy en solidaridad con el pueblo sirio. Rechazo la brutalidad y asesinatos que las autoridades sirias están cometiendo contra el pueblo sirio desarmado. Y porque el silencio es la participación en este crimen, declaro mi participación en Syrian Sit-in en You Tube. 2

Syrian Sit-in era una de esas campañas  que buscaba legitimar la insurrección violenta que tenía lugar en Siria. Tratando de mostrar a su presidente como un sanguinario dictador que masacraba a su propia gente, gente que solo quería paz y libertad. Como en el caso de Libia fue otro engaño, invirtiendo prácticamente esa realidad.
Veamos ahora esa cruda realidad que no apareció en los noticiarios ni en ningún medio de comunicación occidental, salvo en muy contadas ocasiones. Incluso en medios israelíes, aunque involuntariamente, se dejaba ver esos acontecimientos que estaban teniendo lugar. Esto decían en Israel National News Report sobre las apodadas como "manifestaciones pacíficas":
Siete oficiales policías y al menos cuatro manifestantes en Siria han sido asesinados en los choques violentos que surgieron en la ciudad sureña de Daraa... 3
Curiosas manifestaciones "pacíficas" donde los muertos que destacan en número son precisamente los de los policías. Para entender tales manifestaciones (supuestamente pacíficas) deberemos atender a sus protagonistas y actores, a los propios manifestantes.
Imad Khaiti y Amar Ward Esham solían darnos órdenes, pues ambos estaban al mando de las manifestaciones. Solían informarnos, por ejemplo, que deberíamos reunirnos a la hora de los rezos de la tarde en la gran mezquita. Entre nosotros había alguno que elaboraba piezas de hierro en forma de estrella, que eran usadas para echarlas a lo largo de las carreteras para que cuando  los vehículos   de las fuerzas de seguridad apareciesen en el lugar los neumáticos serían rajados por estas piezas de hierro. Lo que se traducía en una parada total en su marcha. Además, los financiadores nos suministraban explosivos  con los cuales atacábamos a las fuerzas de seguridad. Así explotarían y serían golpeados y heridos por la metralla. 
Solíamos ponernos ropas civiles, esconder nuestras armas debajo de nuestra ropa y tomar parte en las manifestaciones. Solíamos disparar a las fuerzas de seguridad en el momento en que aparecían. Muchos civiles que no tenían nada que ver con ello eran muertos. Solíamos pedir a la gente que no se retirase ni se asustase durante los choques con las fuerzas de seguridad y nosotros solíamos dispararles a ellos también, pero ellos no nos escuchaban. 
"Abu Iskandar" me dijo que una manifestación se dirigiría al pueblo de "al-Nashabiya", dándome un rifle de corredera y ordenándome esconderme, disparar a los manifestantes  y más tarde acusar a las fuerzas de seguridad. 4
Este tipo de manifestaciones, bastante minoritarias en relación a la población y violentas, se han visto también en países como Egipto o Ucrania, allí se provocaba deliberadamente la violencia por los mercenarios contratados, bien islamistas en Oriente Medio o bien fascistas en Europa. La respuesta de la policía o del ejército de estos países ante tales desmanes y violencia era denunciada en los medios de comunicación como la represión sangrienta de manifestantes pacíficos. 
Les dejo este artículo en el que hablan esos manifestantes violentos en Siria:

Escuchando a los rebeldes en Siria

Sobre las revueltas en Siria, en realidad insurrecciones armadas, que no fueron ni populares ni pacíficas no harían mal en consultar este informe:


Sobre el carácter mercenario de organizaciones como el ISIS o similares: Al Qaeda, Al Nusra, Ejército Sirio Libre...:


El apoyo, y no lucha, de occidente respecto a estas organizaciones mercenarias:

La falsa lucha contra el terrorismo islámico y la desestabilización de Oriente Medio

Sobre el presidente sirio y el apoyo de su país:


Kayla Mueller, como tantas gentes, muchas de ellas y ellos de buena voluntad y otras de no tanta, contribuyó a la expansión de la barbarie por el mundo, en este caso en Siria. Haciendo la vida y el mundo mucho más horrible para muchas personas. Tan horrible que prácticamente se hizo insufrible, porque caer en las manos de los mercenarios islamistas, que están al servicio de los poderosos gobiernos occidentales, supone una tragedia de resultados inenarrables.
A veces hay gente que queriendo hacer el bien hacen mucho mal. El bien no se hace actuando por actuar y haciendo esto y lo otro, sino pensando qué se va a hacer y qué consecuencias va a tener lo que se hace. Para esto, haríamos bien en escuchar a aquellos y aquellas que presuntamente queremos ayudar, además de oír todas las voces y partes en todo conflicto que se genere, pues escuchando una voz y si además esta es la del más poderoso, seguramente no contribuyamos con eso más que a aumentar todavía más el sufrimiento, la injusticia y la angustia de muchas personas a lo largo y ancho del mundo.

Notas:
1. Lawrence Wright. Who killed Kayla Mueller? The New Yorker. 14.08.2015.
2.  Syrian Sit-in on You Tube -Kayla Muler (USA- Arizona).
https://www.youtube.com/watch?v=flA0xBycKzM
3. Gavriel Queenann, Syria: Seven Police Killed, Buildings Torched in Protests,Israel National News, Arutz Sheva, March 21, 2011
4. Syria: The flood. Syrianfreepress. Enlace



viernes, 14 de agosto de 2015

La Comuna de París y las lecciones que se olvidan sobre una revolución social


Para que una revolución social tenga lugar hacen falta que se den tres factores principales:
1. Descontento en la población por las desigualdades e injusticias sociales.
2. Concienciación de la población que está siendo discriminada y explotada de lo que realmente ocurre y cómo hay que actuar para solucionar el problema. Es una concienciación de clase, ya que el ser considerados ellos como una clase inferior, explotable y desechable, es la causa de su mala situación, y para poder saber cómo actuar se necesita la formación teórico-práctica que ha dado la historia humana. Ineludible es aquí la experiencia y trabajo de autores como Marx, Engels o Lenin. Más ineludible incluso que en ciencias naturales lo es el trabajo y experiencia de Charles Darwin.
3.  Crisis social y política en el sistema económico y político que gobierna. La historia nos muestra claramente que las revoluciones van precedidas de grandes crisis económicas acompañadas frecuentemente de acciones violentas, como son las guerras.
En el caso de la Comuna de París y su revolución en inicio triunfante de marzo de 1871 se dan estos tres factores. La Guerra franco-prusiana, el abandono de la población por sus dirigentes y cierta concienciación social de los trabajadores hizo que irrumpiese esta sublevación de forma prácticamente espontánea.
Ahora bien, para que una revolución se mantenga necesita algo más. Porque no basta con que la revolución triunfe. A toda acción sigue una reacción, nos recordaba Newton esta ley física imperecedera. Así, las clases dirigentes que estaban en el poder y que estaban acostumbradas a estar en el poder, no se van a quedar sin hacer nada, sin reaccionar ante tal situación. Por ese motivo, toda revolución que no prevea esta reacción seriamente y no actúe en consecuencia contra ella, está abocada al fracaso. Seguramente aquí pecó la Comuna de ingenuidad, pese a no ser tan incauta como para caer en la trampa de la entrega de las armas que solicitaba el antiguo gobierno y sus dirigentes. Un error común de los trabajadores consiste en ser excesivamente benévolos o magnánimos, cuando las clases dirigentes que los explotaban no tenían ni tendrán estos escrúpulos, con lo que están jugando en desventaja y finalmente pierden. Por ello, tras una revolución, si esta quiere cuajar, a la clase dirigente se la debe poner en su lugar, se la debe poner a trabajar con los demás y eliminarles todos los privilegios, además de hacerles saber que tienen una deuda pendiente con esa sociedad  que tendrán que devolver. Una vez se establece una sociedad sin clases y estos antiguos dirigentes quedan mal vistos como un mal ejemplo, entonces, si se mantiene este trabajo de justicia social, se podrá tener una sociedad con justicia y paz. Si no se hace esto y la habitualmente denominada como burguesía, las clases dirigentes privilegiadas, mantienen su poder económico e incluso político, estos atacarán al nuevo orden social para destruirlo y lo harán sin la menor de las piedades, con crueldad y si triunfan con unos resultados trágicos para la población. Ejemplos de esto que acabo de decir son fáciles de encontrar, pues abundan: la misma Comuna de París del siglo XIX, el Chile de Salvador Allende de 1973 o la España de comienzos del siglo XX, que pese a no llevar a cabo sino unos cambios en el plano político fue atacada con despiadado ensañamiento por las clases privilegiadas. En esta situación de ataque violento, chantaje y campañas de difamación están ahora países como Venezuela o Ecuador, sistemas que mantienen prácticamente todo el privilegio y poder de las que han sido y son sus clases explotadoras y así, tarde o temprano, son vulnerables de nuevo a ser sometidas y llevarlas de nuevo a la dictadura de esas clases dirigentes que bien conocen.
La Comuna de París falló en el control de sus antiguos dirigentes y grandes propietarios y no expropió a estos explotadores, dejando por ejemplo los bancos sin ser incautados. Esto dio lugar y posibilidad a la reacción, uniéndose las clases dirigentes locales con las extranjeras, presuntos enemigos antes, para destruir al temor que tenían a la clase obrera. En este sentido la experiencia española de la Guerra Civil de 1936 es similar, pues fue una guerra de clases contra la propia población, especialmente los trabajadores, por parte de los grandes propietarios en colaboración con los ejércitos y fuerzas exteriores. Esto nos debe hacer pensar que las exaltaciones patrióticas de un bien y un interés común suelen ser falaces, porque mientras haya unas clases dirigentes que vivan de la explotación y abuso de sus congéneres, no puede haber tal interés común. Como efectivamente se vio en España y en la misma Comuna. Comuna que al principio también cayó en el error de este fervor patriótico, restándole un tiempo y unas fuerzas vitales para su supervivencia.
Sin embargo, la Comuna hizo cosas realmente importantes e imprescindibles para haber triunfado:

- Sustituir el ejército, al servicio de los grandes propietarios, por el pueblo armado. Algo esto capital para mantener un sistema con justicia social y sin explotación. Pues unos trabajadores desorganizados y desarmados son fácilmente sometibles. Aspecto este que nos debe hacer recapacitar sobre la propaganda con que nos saturan tantas veces los medios de comunicación, en manos del poder económico y político, sobre que las armas son un peligro y un mal para la sociedad. No lo son en las manos adecuadas.
- Rompió el sistema estatal que servía al antiguo orden y lo reemplazó por otro que servía al pueblo. Con unos funcionarios sin privilegios, revocables y cobrando lo mismo que un trabajador. Asunto este también fundamental para que no se vuelva al estado y situación anterior de privilegio y desigualdades.
- Además, entre otras cosas, se comenzó a socializar los bienes de producción, dejando las fábricas y talleres en manos de cooperativas de trabajadores; se eliminaron deudas del sistema anterior; se eliminaron los privilegios de la Iglesia, de modo que no pudiese actuar como habitualmente actúa en beneficio de los antiguos privilegiados; y se llevaron a cabo mejoras sociales para que la gente pudiese comenzar a vivir de una forma digna. 

Como acertadamente indicaba Lenin:
La causa de la Comuna es la causa de la revolución social, es la causa de la completa emancipación política y económica de los trabajadores, es la causa el proletariado mundial. Y en este sentido es inmortal. 1
.Notas: 
1. Marx, Engels, Lenin. La Comuna de París. Akal, 2013. p.113.
Imagen tomada de: http://revistafill.cl/la-comuna-de-paris-los-precursores-de-una-nueva-sociedad-2/

lunes, 10 de agosto de 2015

Las redes sociales y la guerra en Libia


Días atrás les indicaba que la campaña contra las personas de raza negra en la invasión a Libia tenía un objetivo claro, romper la relación que había entre Libia con el resto del África subsahariana y especialmente combatir esa visión panafricana del líder libio Muamar al Gadafi, que perseguía lograr un sueño largamente deseado en África, la independencia política y económica del continente. Y eso pasaba por formar los Estados Unidos de África, con su propio sistema monetario y financiero.
Así, pronto se vio que se había desatado una campaña de demonización contra las personas de raza negra, aunque buena parte de ellos fuesen libios de toda la vida. Indicando que Gadafi era un tirano que carecía del apoyo de su pueblo y que para mantenerse en el poder utilizaba mercenarios del África subsahariana que traía en aviones. De este modo se mataban tres pájaros de un tiro: Se acusaba al dirigente de no tener legitimidad y de ser un sanguinario, algo muy alejado de la realidad, vistas las enormes muestras de apoyo que se sucedieron en el país hacia su líder; se oponía lo árabe a lo africano, entendido esto último como el África negra, para romper cualquier unidad en el continente; y se buscaba la falsa excusa de que había que establecer una zona de exclusión aérea, cuyo objetivo real era que el Ejército libio no pudiese combatir a los mercenarios de Al Qaeda que habían comenzando la insurrección y que enseguida serían apoyados por los bombardeos de la OTAN; pues de otro modo, dado su nulo apoyo en Libia, pronto serían derrotados. Además, se jugaba la baza emocional al utilizar a las mujeres, inventándose las supuestas violaciones de mujeres libias por parte de esos imaginarios mercenarios negros. 1
Para avivar tal estado de las cosas se utilizó a las redes sociales, tan habitualmente relacionadas con la libertad de expresión, aunque esa libertad se usase  a propósito para confundir y engañar a la población occidental a la que iba dirigida esa campaña. Como así ocurrió en esta insurrección preparada y promovida desde el exterior en Libia. De este modo aparecieron de repente desde el mismo comienzo de la guerra mercenaria, desarrollada no por Gadafi sino por quienes querían derrocarlo, muchas cuentas de Twiter denunciando a los supuestos mercenarios de raza negra presentes en Libia, pero callando ante los mercenarios reales de Al Qaeda. Las redes sociales, como ya comentamos también, tuvieron una importancia capital al servicio del colonialismo en la denominada "Primavera Árabe", porque su misión era engañar al público occidental, y lo consiguieron. 1 No obstante, las personas con cierto criterio periodístico y político denunciaban la falacia de las "informaciones" que llegaban desde "Libia":
Dando credibilidad a informes y rumores potencialmente peligrosos y no verificados puestos en las redes sociales sin tener en cuenta el contexto racial de la sociedad libia, Al-Jazeera y otros medios extranjeros son cómplices en la vilificación y el poner como chivos expiatorios a las minorías de raza negra de Libia y a los inmigrantes africanos (Mumisa, 2011/24). 1
Estaba claro que estas redes sociales, promovidas desde el exterior por los poco amigos de una Libia independiente e integrada en África, buscaban la persecución y marginación de las personas de raza negra. Hoy, con los centenares de muertos en el Mediterráneo y en otros lugares, vemos los resultados de aquello.
Las cuentas de Twiter, además de las de Facebook, se utilizaban desde todos los lugares y atacando cualquier resistencia u oposición a la guerra colonial que se estaba desatando contra Libia. Así, Dima Kthabib, de Al-Jazeera, desde Caracas se cebaba en la denuncia que hacía especialmente Hugo Chávez de tal agresión exterior. La posición del líder venezolano era completamente congruente y acertada, y por tanto muy peligrosa si era difundida y escuchada, pero consiguieron silenciarla e incluso ridiculizarla, como harían en televisión en programas supuestamente lúdicos, como por ejemplo el "Gran Wyoming" en la cadena de televisión española La Sexta. Aquí se puede ver con claridad el rigor, enjundia y humanidad de Chávez, frente a la villanía y mercenariado de sus detractores.

La postura de Hugo Chávez ante el ataque a Libia: la que debió tener la izquierda occidental y no tuvo.

Hugo Chávez: acertado ante el respeto a la soberanía de Siria y a las decisiones de los sirios

Infinidad de cuentas Twiter fueron creadas ad hoc en el momento que comenzó la guerra colonial. Una de ellas era "Lybian thinker" (el pensador libio), que apareció el 16 de febrero de 2011. Esta cuenta basada en Canadá decía cosas como las siguientes:

¡¡¡URGENTE!!! Desde un contacto en el el ejército: Hasta ahora, 1300 mercenarios africanos han llegado a #Libia hasta la fecha. ¿¿¿No puede oír el mundo nuestros gritos??? (19.02.2011)
¡NUEVO! #Gadafi ha dado a los mercenarios africanos completa libertad para violar a las mujeres libias. #Libia. (19.02.2011). 1

The Libyan Thinker, una cuenta de twiter  creada a propósito que se abrió en febrero de 2011 y acabó en abril de ese año, para enganchar y evitar la oposición del público occidental al ataque exterior a Libia.

Desde este y otros muchos espacios de Twiter, y también de Facebook, como decíamos, se denunciaba la imaginaria masacre de libios por parte del gobierno, aunque se silenciaba la masacre real que ya comenzaba por parte de los mercenarios de Al Qaeda al servicio del poder económico y político occidental contra la población libia. La acusación, que invertía la realidad, pedía asimismo la intervención militar exterior. Tales denuncias se enviaban en inglés y a medios que podían tener una amplia difusión y cierta "credibilidad" en occidente por su relación con el mundo árabe y por su comportamiento en la guerra de Irak, como era Al Jazeera. Sin embargo, Al Jazeera pertenece realmente a la dictadura de Catar, enemiga acérrima del panafricanismo y de cualquier libertad, e íntima amiga de los dirigentes occidentales. La ignorancia política occidental lo puso realmente fácil, no se requirieron elaborados discursos ni sofisticadas pruebas para llevar a cabo el engaño generalizado.
Con otras de las cuentas y páginas ampliamente divulgadas @EnoughGaddafi o  ennoughgaddafi.com tenemos su vinculación con Movements.org, vinculación también existente de esta con las corporaciones de los medios sociales como Twiter, Facebook o Google, que colaboraron unas con otras en la campaña colonial llamada la "Primavera Árabe". 2, 3 Sobre Movements, un movimiento expresamente creado para expandir la denominada "Primavera Árabe":
Sobre cómo se originó esa "Primavera Árabe", vemos que en el año 2008 el Departamento de Estado de Estados Unidos financia una organización, la Alianza para los Movimientos de la Juventud, que será quien prepare los disturbios y a los líderes que actuarán el año 2011 en la llamada "Primavera Árabe". Algo que nos muestra que dicho movimiento tuvo poco de espontáneo y menos de popular y autóctono.  Detrás de esta alianza estaban organizaciones comoFreedom House,  la NED y otras como elInternational Republican Instituteo elNational Democratic Institute. Todas ellas bajo el control y orden del Departamento de Estado de Estados Unidos y de las corporaciones económicas. 3, 4, 5
Las redes sociales, enfocadas al público occidental, fueron una de tantas señales que nos indicaban que la "Primavera Árabe" era algo exterior al mundo árabe, no en beneficio de este mundo, sino de aquellos que querían continuar con los siglos de control y sometimiento de tales culturas y países. El público occidental, tan habitualmente desinformado en cuestiones de política internacional, no fue prácticamente capaz de percibir esta obviedad.


En relación a lo ocurrido en Libia, para entender algo de lo que allí sucedió y sucede, les recomiendo algunos enlaces:

Sobre cómo se procedió al ataque a Libia:




Sobre el comportamiento de los "progresistas" occidentales en la guerra contra Libia:

El papel de los progresistas occidentales en la guerra

El problema y tragedia de los inmigrantes:

La persecución genocida de las personas de raza negra en Libia como estrategia militar y política


Notas:
1. Maximiliam Forte. Slouching towards Sirte. A war against Africa: Africom, Nato and racism. Baraka Books. 2012. pp. 210-215.
2. Tony Cartalucci. 2011- Year of the dupe. Land Destroyer. December 2011
3. Mikel Itulain. El origen de la Primavera Árabe.
4. Ron Nixon. U.S. groups helped nurture arab uprisings.  The New York Times. 14.04.2011.
5. Alliance of youth movements. Summit. 3-5 de diciembre de 2008. New York.