jueves, 20 de noviembre de 2014

¿Cómo podemos ayudar a que el mundo sea algo mejor?



La verdadera ayuda humanitaria comienza respetando el modo de vivir y la soberanía e independencia, política y económica, de otras gentes y otros países. No dando limosnas después de destruir ese mismo lugar previamente.

No, no pretendo enseñarles cómo tienen que actuar para que este mundo sea un lugar un poco más habitable, más amable, más humano, menos raro, como dice la canción. * Creo que nadie tiene que decirle a nadie lo que tiene que hacer, aunque sí tal vez lo que no debe hacer cuando lo que hace perjudica a otros o incluso a él mismo.
Imaginen que alguien, por ejemplo de África, no importa el país o si es del sur, del centro o del norte de ese continente, viene a decirle a un europeo, y no digo ya a un estadounidense, que él le puede ayudar a usted y a su país a resolver sus problemas. Que le viene a mostrar cosas que está haciendo mal y puede enseñarle a hacerlos mejor o incluso bien. Lo normal es que el habitante europeo y el norteamericano mostrasen su incredulidad, es más, mostrasen su indignación, o incluso su desprecio, por tal supuesta ayuda. Pues, ¿cómo le va a enseñar a él o ella un africano sobre cómo hacer las cosas en su país? "No son capaces de solucionar sus problemas y vienen aquí a darnos lecciones",  "¿qué sabe sobre mi país?", serían  respuestas que oiríamos a menudo a este respecto.
Bien, veamos las cosas en sentido contrario, es el estadounidense o el europeo el que va a África a "enseñar", a "resolver" los problemas de los africanos, pues "ellos solos no pueden". ¿Nos hemos parado alguna vez a pensar en tal actitud?, actitud que no solo vemos como normal, sino como digna de elogio. 
Presten atención a lo que dice una mujer africana:
Yo pregunté a una joven blanca por qué estaba estudiando antropología social. Ella contestó que estaba esperando ir a Zimbabwe, y sentía que podía ayudar a las mujeres allí aconsejándoles cómo organizarse. Las mujeres africanas del público se quedaron boquiabiertas de asombro. Allí estaba alguien que apenas había pasado la infancia, que solo había comenzado la universidad y que nunca había luchado en una guerra en su vida [en África hay abundantes provocadas por el poder económico occidental, especialmente también en Zimbabwe, un país perseguido por mantenerse económicamente independiente respecto a occidente]. ¡Ella estaba planificando ir a África a enseñar a mujeres veteranas de una lucha de liberación sobre cómo organizarse! Este es el tipo de arrogante, sino actitud absurda, que encontramos repetidamente. Esto le hace pensar a una: mejor los antropólogos de sillón distantes que estas "hermanas". 1
La lección que muestra esta mujer africana es contundente, ¿cómo una niña va a enseñar a unas mujeres con larga experiencia sobre cómo organizarse en su propio país?, ¿qué sabe de su país?, ¿qué sabe de lo que realmente ha ocurrido y ocurre?, es más, ¿qué sabe realmente de la vida, no importa donde?
La chica tenía buenas intenciones y seguramente era una buena persona, pero esto no vale como excusa para seguir adelante y decir que sí, que mejor que haga eso que nada. Esto no es cierto. Porque por ignorancia se puede hacer precisamente lo contrario a lo que se pretende, en vez de ayudar se puede perjudicar, y mucho, a quienes con buena intención pero con poco conocimiento se pretendía echar una mano. Lo expresé ya en un artículo anterior sobre esas organizaciones "humanitarias":
Para llevar a cabo cualquier acción es necesario saber qué se está haciendo. Así, hoy tenemos mucha gente solidaria, pero resulta que toda esta gente de buenas intenciones no está haciendo cosas realmente buenas. En realidad, sin saberlo, está haciendo cosas realmente malas. Vean los cooperantes con las organizaciones "humanitarias", como Amnistía Internacional, HRW, MSF, etc. Pues estas organizaciones no están en verdad al servicio de la paz y de los derechos humanos, sino para ayudar a la agenda de las corporaciones económicas occidentales, que traen no la paz, sino la guerra y no la justicia, sino la desigualdad y la explotación. Informémonos primero y luego actuémos, pues para hacer algo mal, en muchos casos mucho mal, es sencillamente mejor no haber hecho nada.
En vez de esta actitud, como la de tantas y tantos jóvenes y no jóvenes, ¿por qué no nos planteamos algo más congruente, más "fácil" y sí, claramente, más cercano y también más útil? ¿Por qué no ayudamos aquí?, ¿por qué irnos tan lejos si tal vez los problemas sean aquí mayores?, o incluso, y esto no es una falacia, si los problemas de allí tienen el origen, la causa, aquí. Pues si no hubiese colonialismo seguramente muchos de los problemas que pretendemos resolver allí no existirían, porque precisamente no los habríamos generado nosotros mismos.
Frustrados con lo que perciben con su incapacidad para cambiar las políticas de su propia nación, algunos sienten que pueden hacer más que un impacto en una nación diferente (Mathers, 2010, p.169). Sin embargo, eso supone que otras sociedades son menos complejas, más fáciles de cambiar e incluso receptivas a extranjeros que traen cambios para ellas. Si uno siente que África está oprimida, entonces, ¿por qué asume que es a África donde uno debe ir, en vez de trabajar en casa para cambiar las políticas del país propio, por ejemplo, apoyando la condonación de las deudas, desafiando las injustas políticas comerciales y de ayudas, controlando a sus corporaciones o presionando para la desmilitarización de las relaciones exteriores de su propio país? Es importante no asumir que otros están simplemente esperando a un extranjero que venga y los dirija, como en una historia de Hollywood del habitual mesías blanco que es siempre el héroe de las historias de otras personas. 1
Creo que debemos aprender lo que no debemos hacer y tal vez lo que sí podemos hacer para hacer mejor este mundo. 
No miremos afuera buscando solucionar y resolver problemas cuando los mayores problemas los tenemos dentro de nuestra misma casa, y cuando estos, además, son muchas veces la causa de los problemas de otros.
La primera lección de la vida es la de la humildad, y mira que a los habitantes occidentales nos hace falta aprenderla.

Notas:
1. Cita de Ifi Amadiume. Maximiliam Forte. About those Good Intentions. 11.10.2014. Zero Anthropology.

*  "La lista de la compra". La cabra mecánica.

sábado, 15 de noviembre de 2014

El Muro de Berlín, solo otro ladrillo en la pared.


Hoy les voy a hacer que reflexionen sobre lo que tantas veces hemos visto y oído, sobre la caída del Muro de Berlín. Verán que una cosa es lo que creíamos saber y otra, no muy parecida, lo que realmente ocurría y ocurrió después.
Es bueno ver al mundo con ojos atentos que observan los hechos que realmente ocurren, no con ojos que distorsionan las imágenes y nos confunden. El mundo nos ofrece actos buenos y malos, deplorables y encomiables. Miremos su conjunto para entenderlo plenamente. Pues conociéndolo podremos mejorarlo. No olvidemos que todo se puede y se debe mejorar. La mejora, la mejora continua, debe ser una meta en cada aspecto de nuestra vida. Una bella y loable meta que afortunadamente no tiene fin.
Vamos a ver entonces qué ocurrió con el muro de Berlín, no solo en el momento de su caída, sino también que sucedió antes, qué hizo que se construyese, y que sucedió después, algo muy diferente a lo ampliamente propagado por todo tipo de medios que engatusaron a la gente que se mostró tal vez demasiado ingenua y les creyó fácilmente. Para ello les voy a traducir un extraordinario artículo del analista irlandés Finian Cunningham, 1 que expone con hechos reales esta fascinante y aleccionadora historia.
Al final del texto les dejaré unos enlaces para que continúen con esta reflexión tan necesaria.

El veinticincoavo aniversario que marca la caída del Muro de Berlín fue una ocasión para hacer propaganda del pasado al mismo tiempo que del presente. El presidente de EE.UU. Barack Obama dijo en referencia al extinto muro que la crisis en Ucrania mostraba que la "libertad de Europa" era todavía un asunto pendiente. Así Obama estaba cuidadosamente, aunque mendazmente, mezclando la convencional noción occidental del Muro de Berlín representando la pasada opresión soviética con la pretensión occidental en curso de que el conflicto en Ucrania es debido al expansionismo ruso.

La Canciller alemana Ángel Merkel, hablando en la capital, mientras centenares de globos iluminados ascendían en el cielo de la noche, dijo que que la caída del Muro de Berlín fue "una inspiración" para la gente oprimida en cualquier parte, y señaló a Irak, Siria y Ucrania para una mención especial. "Los sueños pueden hacerse realidad", dijo Merkel, sin una explicación creíble.

Una obvia y extraña omisión de la lista de Merkel de personas oprimidas eran aquellas en los territorios ocupados de Palestina que viven en la sombra del muro de separación de hormigón israelí. Esta barrera, que viola la ley internacional, es centenares de kilómetros más alta y larga que nunca lo fue el Muro de Berlín. Equipada con torres de observación armadas, los palestinos son una encarnación viva de personas oprimidas por un contemporáneo Muro de Berlín -sin embargo, la Canciller Merkel eligió ignorar esto y, en cambio, hacer referencia a Ucrania-.
Esta evidente anomalía en las palabras de Merkel desmiente la naturaleza propagandística del veinticinco aniversario que conmemora la caída del Muro de Berlín y más generalmente la Guerra Fría entre Occidente y el Este.  La completa desconexión de las palabras de los líderes occidentales con los sucesos contemporáneos es una contradicción delatora.

Mientras que las celebraciones oficiales estaban en marcha en Berlín, en otro lugar en el este de Ucrania el régimen de Kiev apoyado por occidente continuaba allí con su ataque militar contra la población civil. Los medios de noticias occidentales informarían que la ciudad de Donetsk fue bombardeada en el peor de los bombardeos durante un mes, como si esa violencia fuese meramente un suceso desafortunado y peligroso. Lo que los medios occidentales omitieron decir fue que este indiscriminado bombardeo de zonas civiles por el régimen de Kiev apoyado por occidente es un descarado crimen de guerra y es una violación de un alto el fuego que fue negociado en Minsk el 5 de septiembre. Los medios occidentales también fallaron en resaltar que fue Washington y Berlín en particular quienes fueron claves en poner al régimen de Kiev en el poder en un golpe ilegal contra el gobierno electo de Ucrania en febrero. Y porque las personas principalmente de habla rusa de las regiones del este de Donetsk y Lugansk rechazaron reconocer al reaccionario régimen antiruso en Kiev, este entonces lanzó una ofensiva militar para aplastar esta disidencia popular -todo con el pleno apoyo occidental, incluyendo el suministro de material militar y de consejeros estadounidense  para acelerar este ataque violento.

Esta ofensiva ha estado ocurriendo durante más de siete meses, con un saldo de más 4000 muertes, principalmente civiles, con hasta un millón convertidos en refugiados. La última semana dos niños fueron muertos cuando las fuerzas de Kiev bombardearon una escuela en la ciudad de Donetsk. Un informe de seguimiento por observadores de la organización neutral para la seguridad y la cooperación en Europa (OSCE) descubrió que el campo de juego de la escuela donde los niños fueron hechos pedazos tenía al menos 10 cráteres del bombardeo. Esto no fue un accidental daño "colateral". Fue el habitual ataque criminal a civiles de este régimen.
Todavía esta semana Washington reiteraba un aviso a Rusia para que retirase sus supuestas fuerzas del este de Ucrania y hacer honor a los compromisos del alto el fuego de Minsk. Rusia niega que tenga fuerzas militares dentro del este de Ucrania o que esté suministrando armas a la milicia proindependencia en Donetsk y Lugansk . Incluso si Rusia lo estuviese haciendo, se podría argumentar como legal y legítimo apoyar a una población oprimida bajo el fuego de una junta ilegal apoyada desde el extranjero que se enmascara como un gobierno en Kiev.
El sermón santurrón occidental es repugnante e irónico dado que fue la diplomacia de Moscú la que principalmente facilitó las conversaciones de la tregua de Minsk en primer lugar entre el régimen de Kiev y la milicia separatista; y dado el crudo hecho que es el régimen apoyado por occidente el que no está honrando los términos del alto el fuego, además de persistir en cometer graves crímenes contra la humanidad.
La unión de Obama y Merkel del conflicto presente en Ucrania con el colapso del Muro de Berlín es obscena. Es una parodia de la historia y un odioso intento para ocultar los crímenes muy reales y la causa del conflicto presente en Ucrania.
Sin embargo, este hacer propaganda del pasado y del presente es paradójicamente consistente.
Ucrania ha sido lanzada a esta crisis por los poderes occidentales con el propósito encubierto de dañar a Rusia e instigar un distanciamiento entre Moscú y el resto del continente europeo. El objeto de Ucrania como punto de penetración contra la vecina Rusia ha sido explicado con detalle por los planificadores geopolíticos occidentales, tales como Zbigniew Brzezinski, desde el colapso de la Unión Soviética y el supuesto fin de la Guerra Fría en 1991.
El principal beneficiario de este conflicto furtivo nuevo fue y siempre va a ser Washington, de su renovada influencia sobre Europa a través de su control ejecutivo de la alianza militar de la OTAN, la continuada inyección del complejo militar-industrial de Estados Unidos, la desintegración del estratégico comercio de energía ruso-europeo y la supresión de Rusia como un polo alternativo emergente en una economía global multipolar, con la desaparición simultánea del dólar como la moneda de cambio del monopolio de facto en el mundo y, como resultado, la pesadilla de la deuda fiscal crónica de Estados Unidos.
Que los partidos gobernantes europeos continuasen perversamente hacia adelante este esquema geopolítico autodañino muestra la naturaleza sierva de su relación con Washington.
Esto es además consistente con como la Guerra Fría y el Muro de Berlín aparecieron por primera vez.
Como el historiador estadounidense William Blum ha señalado, el Muro de Berlín fue construido en 1961 no simplemente por el deseo soviético  de aislamiento solitario u opresión interna. Sucedió después de una campaña concertada por los EE.UU. y sus aliados occidentales para sabotear y desestabilizar la recién formada República Democrática Alemana socialista. Los agentes occidentales operando desde el Berlín occidental ocupado por los estadounidenses y británicos eran asiduos llevando a cabo actos de terrorismo y sabotaje industrial contra Berlín este durante varios años después del final de la Segunda Guerra Mundial. El muro fue visto como una medida necesaria para la seguridad y protección por las autoridades de la RDA en vista de esta agresión occidental encubierta.
Desde 1961 hasta su desmantelamiento en 1989 unas 150 personas fueron muertas por intentar atravesar el muro desde la RDA. Pero a otras decenas de miles les fue permitido emigrar oficialmente del este al oeste. A muchos miles de alemanes se les permitió cruzar del capitalista occidente para instalarse en el este socialista, un detalle compensatorio importante que la propaganda de la Guerra Fría occidental convenientemente descuida.
El Muro de Berlín como un símbolo del presunto despotismo soviético es en gran medida una elaboración ideológica occidental que oculta factores cruciales sobre como llegó a existir la Guerra Fría y por qué.
Fueron los poderes occidentales, dirigidos por EE.UU. y Gran Bretaña los que se movieron traicioneramente para marginar a su aliado ruso de la Segunda Guerra Mundial. En la conferencia de Yalta en febrero de 1945, Roosevelt, Churchill y Stalin habían acordado una demarcación posguerra de Europa deduciendo la derrota anticipada de la Alemania nazi en mayo.
Pero para la siguiente cumbre en tiempos de guerra, mantenida en Potsdam en julio-agosto de 1945, los aliados occidentales habían  cambiado abruptamente hacia una posición hostil hacia la Unión Soviética. Un factor principal fue que el  fallecido Roosevelt había sido sucedido por Harry S Truman como presidente de Estados Unidos, que compartía la visceral antipatía de Churchill hacia el comunismo, y que era más flexible a los intereses de las corporaciones estadounidenses.
En la víspera de la conferencia de Postdam, el 16 de julio, los EE.UU.  llevaron a cabo su primera explosión exitosa de la bomba  atómica en el desierto de Nuevo Méjico. Las noticias secretas de esta terrorífica arma tuvieron un efecto dramático en que Truman adoptase una actitud mucho más adversa hacia los soviéticos. En un mes, Truman ordenó el lanzamiento de la bomba A sobre Hiroshima y Nagasaki. Este nuevo umbral de aniquilación usado unilateralmente por los estadounidenses tuvo un impacto congelador sobre las relaciones con la Unión Soviética, que no obtuvo su propia bomba A hasta 1949.
Menos de un año después de la derrota de la Alemania nazi, en marzo de 1946, Wiston Churchill hizo  su famoso discurso Los Pilares de la Paz en el nativo Missouri de Truman. En ese lugar el ex líder de guerra británico avisó sobre "un telón de acero" descendiendo a lo largo de la Europa del este soviética. Fue otro momento calculado para aislar a la Unión Soviética.
En 1943, el ministro de propaganda nazi Josef Goebbels utilizó la misma fórmula que Churchill cuando él también advirtió sobre un Telón de Acero a lo largo de Europa si el Tercer Reich fuese derrotado. Así, el significado de las palabras de Churchill no se perdió para los rusos, que habían perdido 27 millones de personas en la guerra de agresión de Hitler, comenzando con la Operación Barbarroja en junio de 1941.
El discurso de Churchill provocó una airada respuesta de Moscú. Joseph Stalin lo denunció como promotor de la guerra y un intento para desestabilizar las relaciones de Rusia con Europa del este. Para Rusia Europa del Este era vista como un corredor defensivo vital para prevenir otro ataque devastador en el futuro, proveniente de Europa occidental.
Rusia también sabía que la máquina de guerra nazi de Hitler había sido en parte políticamente elaborada por el apoyo encubierto financiero e industrial de los británicos y Estados Unidos durante los años 1930, con la orden tácita de atacar a la Unión Soviética y eliminar el socialismo como una ideología competidora al capitalismo afligido por la crisis.
Con el estado canalla nazi fuera del camino en 1945, le habría parecido a la Unión Soviética que los poderes occidentales estaban reanudando su política hostil previa hacia Moscú,  como había estado existente durante el ascenso de la Alemania nazi en los años 30. El reclutamiento de miles de agentes, oficiales militares y científicos nazis por occidente en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial para llevar a cabo una guerra clandestina contra la Unión Soviética envió una señal inconfundible de los objetivos estratégicos occidentales.
La adquisición de la bomba atómica y el deseo de usarla unilateralmente contra la Unión Soviética por los líderes occidentales, incluyendo Winston Churchill, se suma al contexto de premonición de cómo llegaron a existir la Guerra Fría y el Muro de Berlín.
Además, debe ser indicado que en cuatro años desde del final de la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU., Gran Bretaña y otros estados europeos crearon la alianza militar de la OTAN,  en 1949, con la señalada exclusión de la la Unión Soviética -el antiguo aliado que podía correctamente reclamar haber sido la principal víctima de la agresión nazi y de la exterminación en masa, y finalmente el victorioso contra este terrible demonio-. No obstante, los poderes occidentales estaban ahora cambiando traicioneramente para condenar al ostracismo a Moscú como un paria mundial.
En los primeros años de la posguerra, el público occidental era bien consciente del coraje y de los sacrificios inmensos de Rusia. Había además una oleada de apoyo del público occidental por la política socialista y repudio del capitalismo promotor de la guerra, que era, al menos subliminalmente en la mente del público, asociado con los orígenes de  la Segunda Guerra Mundial -como lo fue también con la Primera Guerra Mundial menos de tres décadas antes-. Ambas guerras habían dado un resultado de 80 millones de muertos -el peor cataclismo combinado en la historia humana-.
Para las clases dirigentes capitalistas y sus aliados europeos la Guerra Fría fue un bastión necesario contra la ascendente Rusia. Esta nueva guerra dividió Europa en un conflicto ideológico congelado que duró casi medio siglo y continuamente amenazó a la humanidad con la conflagración nuclear.
El Muro de Berlín pudo haberse venido abajo hace 25 años, pero el eje occidental dirigido por Washington ha estado ocupado desde entonces construyendo nuevas barreras a las relaciones internacionales pacíficas y en embarcarse en una nueva Guerra Fría con el propósito de falsamente polarizar a las naciones. De esta política de polarización, de dividir y gobernar, el occidente dirigido por EE.UU. puede imponer su hegemonía. La incesante expansión hacia el este de la OTAN a las fronteras de Rusia durante las dos décadas pasadas -a pesar de las promesas posteriores a la Guerra Fría durante los primeros años de 1990 de no hacerlo- es un corolario de la intención beligerante.
Lejos de servir como una inspiración para liberar a la gente, el Muro de Berlín es un símbolo de la continua división y conflicto  impuestos por occidente. La crisis de Ucrania y  el abismo beligerante forzado que se ha abierto a lo largo de Europa es una prueba de que la larga guerra de occidente contra Rusia ha tomado meramente una nueva forma. No importa que millones de ciudadanos normales europeos  puedan sufrir las consecuencias.
La responsabilidad occidental puede ser invocada en otros conflictos en curso en Palestina, Afganistán, Irak y Siria. Tanto para la inspiración de Merkel hacia estas desgraciados pueblos.
El ascenso del fascismo nazi durante los años 30, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría y la presente nueva Guerra Fría son todo parte de un continuo conflicto dirigido por los poderes capitalistas occidentales contra su percibido como  principal rival mundial -Rusia-. El Muro de Berlín es sola uno de las muchas barreras beligerantes  que se levantan y se continuarán levantando desde esta agresión imperialista occidental.
Vamos no solo a derribar todos los muros; derribemos el sistema detrás de ellos. Porque, como dice la canción de Pink Floyd, el Muro de Berlín es solo otros ladrillo en la pared -la pared ideológica mucho más grande que es el capitalismo occidental-.
Bien, este es el brillante artículo que les habrá hecho y les hará reflexionar.
Entre otras cosas les debe de servir para que no vuelvan a mirar al mundo como blanco o negro, para que atiendan a los hechos reales y no a las ficciones. Para que presten atención a toda la gama de colores que nos presenta la vida de cada época y lugar. Para que aprendamos más y hablemos de forma tan ligera  un poco menos. En esta línea les recomiendo los siguientes artículos que en su día expuse con el fin de romper una inveterada ignorancia hacia aquellos sistemas políticos o países que no son los nuestros y que tradicionalmente, y erróneamente, han sido considerados nuestros enemigos:

¿Tan malo era el comunismo?

La doble vara de medir en la historia: Joseph Stalin vs Franklin Delano Roosevelt

Además, para corregir un desconocimiento peligroso de la sociedad occidental sobre su reciente pasado, pueden atender a los siguientes informes sobre quién promovió principal y fundamentalmente al fascismo en Europa:

La influencia del poder económico en el auge del nazismo 

 Las corporaciones y el fascismo: una vieja alianza.

PS:
Aquí tienen otro artículo que nos enseña mucho sobre realidades sociales que no hemos querido ver y de las que tendremos que aprender:

25 Years without the Berlin Wall

Notas:
1. Finian Cunningham. The Berlin Wall just another brick in the wall. nsnbc. 12.11.2014.
http://nsnbc.me/2014/11/12/berlin-wall-just-another-brick-wall/




domingo, 9 de noviembre de 2014

Por el bien de los derechos humanos en Siria, no apoye la campaña de Amnistía Internacional

Sí hay salidas al laberinto en que han metido a Siria los servicios de inteligencia, los gobiernos, las corporaciones, los medios de comunicación y las mismas organizaciones "humanitarias" occidentales, como Amnistía Internacional. La salida es que las personas del mismo occidente repudien y rechacen a estas organizaciones y personas, por ser intrínsecamente dañinas para la paz, la libertad y los derechos humanos.

Este mismo año respondía a un lector lo siguiente en relación a aquellas personas que colaboran con determinadas organizaciones que supuestamente, pero no realmente, contribuyen a mejorar la situación de los derechos humanos en el mundo:
Para llevar a cabo cualquier acción es necesario saber qué se está haciendo. Así, hoy tenemos mucha gente solidaria, pero resulta que toda esta gente de buenas intenciones no está haciendo cosas realmente buenas. En realidad, sin saberlo, está haciendo cosas realmente malas. Vean los cooperantes con las organizaciones "humanitarias", como Amnistía Internacional, HRW, MSF, etc. Pues estas organizaciones no están en verdad al servicio de la paz y de los derechos humanos, sino para ayudar a la agenda de las corporaciones económicas occidentales, que traen no la paz, sino la guerra y no la justicia, sino la desigualdad y la explotación. Informémonos primero y luego actuémos, pues para hacer algo mal, en muchos casos mucho mal, es sencillamente mejor no haber hecho nada.
Para quien no es seguidor habitual de este blog y quiera entender esto que digo le recomiendo seguir este enlace: Amnistía Internacional y otras ONGs.

Bien, hoy en día, como en periodos pasados también, se tiende a actuar más por impulso que mediante un razonado comportamiento basado en un conocimiento suficientemente adecuado sobre lo que se hace. Las corporaciones, esos monopolios de poder en manos de unas pocas familias, conocen bien esto, de ahí que para favorecer y promover sus intereses no recurran a fríos argumentos económicos, sino que emplean los sentimientos humanos. Para eso crean y financian ese tipo de organizaciones apodadas como humanitarias. Estas servirán a sus intereses utilizando los derechos humanos como cobertura y como medio de movilizar a la población, pero para conseguir otros objetivos, que nada tienen que ver con los humanitarios, sino con los económicos y los políticos.
En este línea les muestro otra actuación más de Amnistía Internacional tratando de confundir y engañar a los habitantes occidentales sobre lo que realmente ocurría y ocurre en Siria, y de paso creando una cortina de humo para ocultar sus graves responsabilidades en lo sucedido en Siria, como las tiene en lo que aconteció y acontece en Libia, así como en tantos y tantos países; todos ellos, no por casualidad, rivales o enemigos del poder económico anglosajón. 
De este modo, ahora Amnistía está distribuyendo un folleto* que titula como "Conflicto en Siria", y que les he puesto su portada en el encabezado del texto.  Y en él piden su ayuda, indicando que: "te necesitamos para cambiar el mundo, aquí y ahora". Sí que quieren cambiar el mundo, pero no se dejen engañar, porque si contribuyen a ello crearán un mundo todavía peor que el que tenemos y este se hará sobre el sufrimiento y muerte de muchísima gente a lo largo del mundo. Es el mundo que los dirigentes del poder económico occidental quieren, uno de un monopolio bajo sus manos en el que manejan a seres humanos y naturaleza a su antojo. Por supuesto, y como ya es habitual, en el folleto falsifican completamente lo que ha ocurrido y ocurre en Siria. Arremeten contra el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas porque este Consejo, muy a pesar de Amnistía, ha impedido que se llevase a cabo una actuación como la llevada en Libia, que la organización "humanitaria" deseaba. Equipara en su exposición al Gobierno sirio, un gobierno legítimo apoyado por la mayoría de la población siria, que ha evitado la muerte de muchísimas personas, la intolerancia y ha defendido los intereses de los sirios, con los mercenarios islámicos contratados por el poder económico occidental y las dictaduras del Golfo, junto con Israel, para destruir a Siria y llevar a cabo una campaña de crímenes y persecuciones pocas veces vistas, por su crueldad, en la historia. Comentan, además, que en España y en la Unión Europea se ha mirado hacia otro lado, cuando la realidad es que España 1 como la UE 2 han apoyado a estos fanáticos que han invadido Siria.



Para ver la actuación terrible, virulenta, falsa y también infame de Amnistía Internacional en relación a Siria les dejo estos enlaces:










Para comprender el respaldo de la población siria hacia su gobierno y hacia su presidente, Bashar al Assad, tan falsamente demonizados, tienen estos informes:


Why Syrians Support Bashar al Assad

Sobre la inexistencia de la revuelta popular en Siria:

Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica

Notas:
1. El Estado español se posiciona con los terroristas en Siria. Diario de Octubre. 13.01.2014.
2. Christof Lehmann. Fool me twice? EU´s and Turkey´s lies about buying oil from ISIS. nsnbc. 6.09.2014.

La información que les muestro  sobre este folleto es fruto de la colaboración de seguidores como ustedes, gente preocupada por lo que ocurre en el mundo y a la que estoy enormemente agradecido, como es el caso de Jesús.

martes, 4 de noviembre de 2014

Malas intenciones hacia Siria

La independencia de Siria ha podido seguir manteniéndose, pese al brutal y cruel ataque exterior, gracias al enorme apoyo de la población a su gobierno

Desde el poder económico occidental se preparó ya desde comienzos de los años 90, tras la caída de la Unión Soviética, 1 una estrategia de acoso y ataque contra Siria, porque este país se negó a someterse a vasallaje y porque se opuso a que sus recursos y los de Oriente Medio sirviesen precisamente a los intereses extranjeros en vez de a los de la gente de estos lugares. Así mismo, se opuso a aislar a sus aliados, como son Irán, Hezbolá o también Rusia. Todos ellos no sometidos por Estados Unidos, rivales y, a su vez, críticos y vigilantes con la actitud expansionista y aniquiladora de la colonia formada por occidente en Oriente Medio, llamada Israel.
El poder anglosajón y sus otros socios europeos vieron con preocupación la negativa de Siria en el año 2009 a llevar a cabo un proyecto de transporte de energía de los grandes yacimientos de gas situados entre Catar e Irán, que según su idea deberían de ir vía Catar-Arabia Saudí-Jordania-Siria hasta llevarlo a Turquía y de ahí a Europa. De este modo controlaban y marginaban a Irán y, claro, a Rusia, principal suministrador de gas al continente europeo. Siria, en cambio, en 2010 haría algo que no gustó nada al poder corporativo occidental, llevó a cabo negociaciones para un proyecto alternativo, por cierto, mucho más racional. Este era llevar el gas vía Irán-Irak-Siria y de ahí desde el Mediterráneo a Europa. No por casualidad, un año después, en el 2011, comenzó la denominada "Primavera Árabe" en Siria, iniciada con "revueltas" que no fueron nada populares ni autóctonas. Fueron un ataque e invasión exterior de batallones de mercenarios lanzados por Washington y Londres al no conseguir lo que deseaban: Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica
En 2009... Assad rechazó firmar un acuerdo propuesto con Catar que llevaría un gaseoducto del campo norte, contiguo al campo sur de Pars de Irán, a través de Arabia Saudí, Jordania, Siria hasta Turquía, con vista a suministrar a los mercados europeos -aunque crucialmente evitando a Rusia-. La razón de Assad fue "para proteger los intereses de [su] aliado ruso", el cual es el principal suministrador de gas a Europa.
 En vez de esto, el año siguiente, Assad llevó a cabo negociaciones para un plan alternativo de  gaseoducto de 10 billones de dólares  con Irán, a través de Irak a Siria, que además posibilitaría potencialmente a Irán suministrar gas a Europa desde su campo en South Pars, compartido con Catar. El Memorando de Entendimiento (MoU) para el proyecto fue firmado en julio de 2012 -justo cuando la guerra civil de Siria [curiosa y común falsificación en The Guardian respecto a lo que realmente ocurría en este país, donde no había ni hay una guerra civil, sino una agresión externa] se estaba extendiendo a Damasco y Alepo- y antes, ese año, Irak firmó un acuerdo marco para la construcción de gaseoductos. El plan del gaseoducto Irán-Irak-Siria fue "una bofetada directa en la cara" a los planes de Catar [y a los del poder anglosajón, al cual The Guardian representa]. 2.
Finalmente el plan para someter a Siria consistiría en hacer creer en occidente que en este país, como en otros países árabes, como Egipto, también Libia, aunque en este último predominaba más el carácter africano, consistiría en hacer ver que existía una revuelta popular contra un gobierno tiránico. En realidad el plan  no era otra cosa que financiar, armar y entrenar a mercenarios islámicos que entrarían al país causando violencia extrema y estragos, de modo que el Gobierno sirio, lógicamente, respondiese, pero que en los medios de comunicación y en las organizaciones "humanitarias"  occidentales no se iba a reflejar así, sino que se inventaba la historia de una sublevación popular que era aplastada de forma brutal, por precisamente un "dictador brutal". Término este puesto en marcha por George Bush hijo que la izquierda de occidente tomo como propio. 3. Izquierda que no hizo sino inclinarse y repetir la propaganda colonial que desde los portavoces de las corporaciones: medios de comunicación, ONGs o think-tanks se lanzaba. Lo mismo ocurriría con la apodada como "Primavera Árabe".
Es curioso ver como la misma izquierda toma como propios y propias nombres y estrategias que ha marcado el poder económico, nombres y estrategias que favorecen a este y que por ello fueron creados y difundidos. Lo hemos visto con la denominación de "Primavera Árabe". 
Con la denominada "Primavera Árabe", una palabra puesta en uso y difundida por los llamados neoconservadores norteamericanos ya en el mismo año 2005 (Charles Krauthammer. The Arab Spring of 2005. The Seattle Times, 21.3.2005), se pretendía medrar en los países del norte de África o de Oriente Medio con la falsa y habitual retórica de la "democracia", la "libertad" o incluso los "derechos humanos" y así poder intervenir del modo que fuese necesario para cambiar las políticas de estos países en función de los intereses de las familias más poderosas (las corporaciones). La campaña de propaganda tuvo éxito y se consiguió engañar a occidente y medrar en el sur y en oriente. 4.
Sobre el "dictador brutal" de Siria, inexistente según la opinión de los propios sirios, les recomiendo los siguientes enlaces, para que vean quién o quiénes son los dictadores brutales reales. Muy seguramente los que lanzaron ese calificativo y también los que repitieron y extendieron tal campaña, que no están en Siria, sino en la propia Europa y los Estados Unidos. Todos ellos posibilitaron que la verdaderamente brutal violencia contra la gente de Siria constituyese una realidad incluso demasiado horrenda para ser contada.


Why Syrians Support Bashar al Assad

Sobre la izquierda occidental, tan poco ejemplar, tan poco honesta y tan  inmaduramente e irresponsablemente sumisa:

El papel de los "progresistas" occidentales en la recolonización de África

Las intenciones de las corporaciones occidentales hacia Siria, expresadas a través de sus think-tanks, no eran nada pacíficas ni democráticas. Como lo describía claramente Brookings:
  1. Quitar el régimen [el Gobierno sirio] por vía diplomática;
  2. Coaccionar al régimen por medio de sanciones y aislamiento diplomático;
  3. Armar a la oposición Siria [los mercenarios islámicos] para derrocar al régimen;
  4. Llevar a cabo una campaña aérea militar como en Libia para conseguir una victoria de la oposición.
  5.  Invadir Siria con fuerzas dirigidas por EE.UU. y quitar así el régimen directamente, y
  6. Participar en una multilateral acción de la OTAN para quitar a Assad y reconstruir Siria. 5
Pero por muy poderoso que sea el poder económico que controla el mundo, no ha podido conseguir estos fines y eso a pesar de todos los medios militares, políticos, propagandísticos y económicos desplegados. El pueblo de Siria ha apoyado firmemente a su presidente, expresado tanto en las elecciones presidenciales, como en las parlamentarias o en la aprobación de su nueva constitución, y también a su ejército, que no era precisamente quien los atacaba sino quien los defendía de la intolerancia y de la agresión despiadada, cruel y criminal de los decapitadores pagados con dinero extranjero.
Se celebraron en Siria las Elecciones Presidenciales el 3 de junio de este año 2014, con unos resultados contundentes, una participación del 77,42 %, pese a las amenazas y sabotajes de los mercenarios islámicos y a las trabas, prohibiciones y amenazas vertidas contra los sirios que se fueron al extranjero y querían venir a votar. Esto último demuestra que Assad no era  visto como ningún tirano o dictador y que huyeron del país no por culpa de él, sino de aquellos que jalonaba como "rebeldes" la izquierda occidental, y que no eran otra cosa que fanáticos a sueldo de un poder extranjero. Bashar al Assad obtuvo 88,7 % de apoyo, lo que indica que un 68,67 % de los sirios, pese a todas las dificultades puestas, le votó. 7 A ver qué presidente del mundo tiene este apoyo.Es difícil de digerir esto, que hasta los sirios que huyeron, vuelvan, vuelvan con todas las dificultades del mundo puestas desde el exterior,  a su país a votar por el  presunto presidente "sanguinario", "dictador", "manipulador", "despiadado", "paranoico", etc, etc, que los perseguía y quería matar, y  encima, ¡voten másivamente y mayoritariamente por él! ¿Se volvieron locos de repente los sirios o estamos ante las mayores de las mentiras por parte de los izquierdistas (también los derechistas) occidentales y sus medios de comunicación?
Es duro, incluso para occidente, negar que las recientes elecciones fueron un enorme éxito para el Gobierno en Damasco, eliminando la ilusión de una Siria dividida. El país estaba sumido en un conflicto prolongado no a causa de una "revuelta popular", sino a causa de una premeditada guerra con mercenarios organizada por EE.UU., Israel, y Arabia Saudí (e involucrando a otros miembros de la OTAN y del Consejo de Cooperación del Golfo) ya en el 2007 -confirmado esto en el informe  del periodista ganador del del premio Pulitzer 2007 Seymour Hersh y titulado "La redirección". 8.

Como no funcionó está plan tan falso como cruel, se recurrió a la segunda función para la que sirven las organizaciones terroristas contratadas a propósito, como es Al Qaeda y sus filiales. Esta segunda función consiste en utilizarlas para decir que es necesario combatirlas, que hay que luchar contra el terrorismo. Es decir, luchar, supuestamente, contra organizaciones creadas por los dirigentes occidentales, pero no como se quiere hacer entender para combatir el terrorismo, sino para realmente utilizarlas como excusa para seguir atacando al objetivo real, el país, organización o personas que mantienen su soberanía e independencia, como es el caso de la nación siria.
Han podido ver las oportunas, emocionales y ampliamente divulgadas campañas por los medios corporativos de las supuestas ejecuciones -en realidad parecen claramente preparativos de los propios servicios de inteligencia anglosajones- de personas estadounidenses o inglesas a manos de un grupo mercenario denominado ISIS o Estado Islámico, que no son otros que los que han estado atacando a Siria, y también a Libia, estos años. Estas campañas querían promover la indignación de la población occidental para que la OTAN pudiese actuar al estilo de como lo hizo en Libia. Sin embargo, esto tampoco ha funcionado, lo que muestra que la población occidental puede ser muy ignorante, pero no es completamente estúpida. Parece que ha entendido, en cierta forma, alguna de las lecciones de Libia.
Sobre la falsa lucha por parte de nuestros dirigentes occidentales contra el terrorismo islámico les dejo este detallado informe:

La falsa lucha contra el terrorismo islámico

Pese a ello, como saben, han iniciado lo que largamente deseaban, realizar bombardeos sobre Siria. No pueden hacerlo tan abiertamente y descaradamente a como lo hicieron en Libia, y aquí además dicen que combaten a los terroristas del ISIS, aunque los hechos digan cosas bien diferentes. Bombardeando centros de almacenamiento de alimentos, infraestructura y también persiguen el ataque al sistema energético, sobre refinerías y oleoductos o gaseoductos, es decir el sometimiento de Siria a base se desgastarla y arruinarla económicamente. Eso sí, empleando la falsa lucha contra el terrorismo, al que no combaten, sino apoyan, evitando que el Ejército sirio los derrote creándoles, a los terroristas, espacios de protección, y, junto a esto, generan ellos el mayor terrorismo de todo el planeta, la de la imposición por la violencia de sus deseos.
Las intenciones del mundo corporativo occidental eran y son claras, las pueden ver en el siguiente artículo:


El Gobierno estadounidense tampoco lo oculta demasiado:
La viceportavoz del Departamento de Estado Marie Harf dijo el viernes que el Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) no puede ser derrotado siempre y cuando el presidente sirio Bashar al Assad permanezca en el poder.
 ISIS and Syria

PS:
El think-tank Brookings continúa su campaña de acoso y ataque a Siria, además de hacia otros países como Irán. Ahora tratan de ocultar lo evidente de lo que realmente buscaban y obtuvieron: la creación, formación, aprovisionamiento y financiación de mercenarios islámicos, con el discurso de que se necesita un ejército de "moderados" para atacar precisamente a un gobierno completamente legítimo y democrático. Cada vez tienen menos espacio para sus grandes mentiras con las que tratan de ocultar sus verdaderas malas intenciones reales.

ISIS is America's Dream Rebel Army

En esta línea de utilizar cualquier medio y forma de atacar a Siria tenemos el caso de la población kurda de Kobani, en Siria en la frontera con Turquía. Allí Turquía está mostrando su verdadero y siniestro rostro. Combatiendo a los kurdos y apoyando al ejército de mercenarios del ISIS o Estado Islámico. Estados Unidos y sus socios, por otra parte, aprovechan estas situaciones para medrar y minar la soberanía de Siria, en ningún caso para combatir realmente a sus batallones de criminales que siembran el terror en este país.

The War in Western Kurdistan and Northern Syria: The Role of the US and Turkey in the Battle of Kobani

Notas:
2. Nafeez Ahmed. Syria intervention plan fueled by oil interest, not chemical weapon concern. The Guardian. 30.08.2013.
3.  Bush promises Saddam fair trial. BBC, 15.12.2003.
4. Mikel Itulain. El papel de los "progresistas" occidentales en la recolonización de África. Parte II.¿Es posible la paz?  9.8.2014.
5. Brookings. Saving Syria: Assesing options for regime change, 15.3.2012. http://www.brookings.edu/research/papers/2012/03/15-syria-saban
6. Sirios procedentes de Francia, Bélgica y EE.UU. llegan a las fronteras para votar. Ojos para la Paz. 2.06.2014.
7. Assad wins presidential elections with a sweeping 88,7 %. nsnbc. 5.06.2014.
8. Tony Cartalucci. Syria: Elections are a battle won, but the war goes on. Land Destroyer. 5.06.2014.
9. Maram Susli. US destroying Syria´s oil infrastructure under guise of fighting ISIS. Land Destroyer. 1.01.2014.

viernes, 31 de octubre de 2014

"La culpa de la crisis es de los políticos"

Los caciques y opulentos propietarios, habituales grandes tiranos ellos, siguiendo una inveterada tradición: culpar a sus subordinados de lo que ellos mismos han generado.

¿Cuántas veces han oído ustedes esta frase del titular del artículo?, ¿cien?, ¿doscientas?, o ¿puede que algo más de cuatrocientas?
Pues según los "eruditos" de taberna, que solo ven la tele y leen los periódicos y creen estar bien informados, "los políticos se lo han llevado todo" o "se lo han gastado todo".
Bueno, tanto como todo no se han llevado, ya que lo que los políticos se han llevado es por así decirlo el chocolate del loro comparado con lo que sí se han llevado y se llevan, y no se dice, los grandes propietarios, es decir, el poder económico. Y lo que se han gastado en definitiva ha ido a manos de otros, vamos, que se repartió el dinero por ahí.
De acuerdo a la buena información que posee la compañía de servicios financieros Credit Suisse, y que ya les comenté en un artículo previo sobre la causa fundamental de la crisis económica:
Ahora nos encontramos en una situación mundial en el que el 8,6 %  de la población posee el 85% de la riqueza, y el 1 % posee el 48,2 % de esa riqueza global, hace un año poseía el 46 %. Con lo que en 23 años, hipotéticamente, poseerán toda la riqueza
Y casi nadie se para a reparar en algo tan contundente como elemental. No lo oirán apenas en las tabernas, tampoco en el autobús, ni en charlas que habitualmente  la gente mantiene. ¿Por qué? Porque los medios de comunicación raramente lo mencionarán, y si lo hacen lo harán de forma disimulada. Nunca con titulares llamativos o con lenguaje provocativo o incendiario. Ya que los medios de comunicación sirven al poder económico al cual pertenecen y tienen como cometido no informar, sino presentar el mundo de acuerdo a los intereses particulares y monetarios de sus dueños, no de acuerdo a lo que realmente está ocurriendo en este mundo.
La culpa de la crisis como tal, y en última instancia, no la tienen los políticos, aunque sí tienen responsabilidad en ella al haberse vendido al poder económico de los grandes monopolios, expresado en el cártel de las corporaciones. Estas gobiernan el mundo, económico y político, según su antojo. Según un modelo de tiranía que ni en la edad media institución alguna, ni siquiera la Iglesia católica, tuvo tanto poder y explotó y sometió tanto a la gente.
La culpa de la crisis económica, y de otras también, es del monopolio de la economía que han creado las corporaciones. Todo para ellas apenas casi nada para los demás.
Vivir para ver, riámonos de nosotros mismos y de los "logros" que hemos conseguido, mientras aplaudíamos y aplaudimos cuando países independientes a esta mencionada tiranía, tales como Yugoslavia, Venezuela, Corea, Cuba, Libia o Siria, entre otros, eran y son atacados por este poderoso entramado económico, y como se hizo desaparecer algo llamado la Unión Soviética, que condujo a la pobreza y a la degradación a tantas y tantas personas, que se acabaron vendiendo en el mercado de la explotación industrial y en el de la explotación sexual en los burdeles de nuestros países.
Cuando la culpa es tan grande poco consuelo merecemos.
Y este que les he contado no es un mensaje de desasosiego, sino uno de sentido, en contraste con el poco sentido y poco fundamento de acusar y arremeter contra el árbol caído al que tienden y vilipendian los medios de comunicación, cuando los verdaderos responsables se mantienen ocultos y pasan desapercibidos, y cuando tenemos la poca valentía y la abundante cobardía de no denunciar que la causa de estos problemas es tan vieja como actual: la desigualdad en la distribución de la riqueza, la degradante extrema pobreza  en convivencia con la exagerada riqueza. 
¿Hasta cuándo callaremos ante tales desafueros?

miércoles, 29 de octubre de 2014

Presstitutes



Sobre este término empleado en el mundo anglosajón, "presstitutes", ya les había hablado en un reciente artículo. Dicho término, como indicaba, combina un par de palabras en inglés: press (prensa) y prostitute, para mostrar realmente y claramente en qué se ha convertido la profesión periodística, eso si no queremos pensar que siempre o casi siempre fue así, pues basta recordar los propios orígenes de los Estados Unidos de América y  ver el comportamiento que entonces tenían los periódicos y periodistas de entonces: La manipulación emocional de la prensa en el nacimiento de los Estados Unidos.
El grado de prostitución, de periodistas que se venden por dinero y favores, falsificando los hechos en sus "informaciones" y que llevan a cabo campañas propagandísticas en favor de los intereses de las grandes corporaciones económicas, no es algo puntual, casual o de este momento, viene desarrollándose, como decíamos y repetimos, ya desde los mismos orígenes del periodismo. Sin embargo, nunca como ahora había tenido tales cotas de degradación. Y no solo es el hecho de que se falsifique la información y se incurra en la propaganda, sino que de esto se derivan consecuencias trágicas y terribles para muchas personas en todo el mundo. Estamos hablando, por tanto, no solo de falta de ética, de carencia de deontología periodística, sino de implicación y responsabilidad en graves crímenes. Y en modo alguno es exagerado, está fuera de lugar o no es cierto lo siguiente:
Dentro de los grandes crímenes contra la humanidad las acciones de los medios de comunicación ocupan un lugar relevante.
 El sufrimiento provocado por los "enemigos" de Occidente siempre se magnifica, se sataniza y se proclama a los cuatro vientos. En cambio, el sufrimiento provocado por Occidente y sus amigos se ignora, se dulcifica, se justifica y se destierra al olvido sistemáticamente. La consecuencia de esta propaganda constante es que a mucha gente le resulta literalmente inconcebible que Occidente  pueda estar actuando de forma realmente censurable en el mundo: no se nos ocurriría bombardear un país de civiles hambrientos sin una buena razón, porque somos gente tradicionalmente humanitaria que actúa para bien.
...la opinión pública no tolerará el asesinato masivo de personas inocentes, a menos que esté convencida de que el objetivo es justo. Así que los medios de comunicación -particularmente la prensa "progresista", en la que la opinión pública deposita toda su confianza- están manchados de sangre hasta el cuello. 1
Los medios de comunicación corporativos: ¿manchados de sangre hasta el cuello?
En relación a algunos de estos crímenes, hay muchísimos más, pueden realizar una consulta el siguiente enlace: Periodismo.
Así como está justificada la denuncia hecha sobre los medios de comunicación en su responsabilidad en graves crímenes contra la humanidad, lo está en el mismo modo su calificativo como "presstitutes", por su venalidad y carencia de principios.
Cuando Gerald Celente calificó a los medios de comunicación de Estados Unidos como "presstitutes", estaba en lo cierto. Los medios impresos y de televisión (y la NPR -Radio nacional pública-) de Estados Unidos se prostituyen para Washington y las corporaciones. Informar sobre las noticias reales es su última preocupación. Las "presstitutes" son un Ministro de Propaganda y una cortina de humo. Esto es cierto para la totalidad de los medios occidentales, una colección de comprados y pagados para hacer de prostitutas. 2
En este papel de deriva moral e intelectual los medios han engañado a la población occidental sobre lo que ha ocurrido en Libia y también en Siria, aunque también lo hicieron sobre lo que sucedió en Yugoslavia, en Irak, en  Corea,  y en realidad en cualquier país que tenga algún interés para los dueños que realmente los dirigen y controlan.
Las presstitutes no mencionaron el hecho de que la invasión de Siria por musulmanes radicales afiliados a Al Qaeda fue organizada y equipada por Washington por medio de sus agentes en la región [aunque también ellos actuaban y actúan directamente a través de los servicios de inteligencia], tales como Arabia Saudí,  y los emiratos del petróleo [además de Israel, Turquía o Jordania]. Los estadounidenses suficientemente estúpidos para confiar en los medios de comunicación prostituidos no saben que no son los sirios quienes quieren derrocar a su gobierno, sino Washington, Israel y los islamistas radicales... 2
Y, ¿por qué?, sería una buena pregunta. Pregunta que no recibirá una respuesta sincera y real, y que ni siquiera será planteada con un mínimo de rigor en este mundo de depravada prostitución intelectual y moral.
Uno podría pensar que los medios de comunicación de EE.UU. se preguntarían por qué Washington prefiere tener a Al Qaeda gobernando Siria en vez de una gobierno secular que no busca la confrontación. Pero tal cuestión está fuera de los límites para los medios estadounidenses. 2
¿Por qué?, ¿por qué el Gobierno de Estados Unidos apoya y crea la barbarie en vez de buscar el entendimiento y el respeto? Respeto mutuo que traerá paz y progreso. Esta es la pregunta que deberán analizar los ciudadanos occidentales para poder acabar esta era de violencia, brutalidad y vileza, que trae destrucción y pobreza no solo a los países más o menos lejanos a los que afecta de una forma más directa, sino que llega también a los nuestros. 
Romper con la enorme mentira de los medios de comunicación es el primer e ineludible paso para que la era de la barbarie comience a conocer su fin. Pues, de otro modo, estamos nosotros mismos contribuyendo a que se perpertúe y finalmente nos acabe destruyendo a nosotros mismos.

Nota final:
Que nos perdonen aquí las personas que sin hacer daño a nadie se dedican al oficio al que se hace referencia. Pues ni ellas ni sus clientes tienen responsabilidad en crímenes de nadie por el hecho de practicar sexo bien por necesidad o bien por deseo. Los medios de comunicación en este caso les hablarán de las "mafias", de la "trata de blancas", sin indicar que es una parte minoritaria de este mundo y que este es en realidad principalmente una consecuencia de la verdadera causa de esta explotación, y no solo de la sexual. Causa que tiene que ver con la carencia de medios para subsistir, debido al acaparamiento de las riquezas y medios de producción de esta en  unas pocas manos, dejando en el terrible desamparo a los demás. En este mundo ya me adentré realizando este análisis que les recomiendo seguir: La prostitución: preguntémonos por sus causas.


Notas:
1. David Edwards & David Cromwell. Los guardianes del poder. Txalaparta, 2011.
2. Paul Craig Roberts. America´s greatest affliction: the presstitute mediahttp://www.paulcraigroberts.org/. 2.06.2013.

jueves, 23 de octubre de 2014

¿"Good Bye, Lenin"?: La concentración del poder económico como causa fundamental de la crisis económica y de la violencia mundial actual

La crisis económica es en realidad un sometimiento de la mayoría de la población, que es empobrecida, por una minoría, que está acaparando la totalidad de la riqueza.

El título trata de hacer ver que pese a que muchas veces hablamos de determinadas cosas, incluso con reiteración e insistencia, rara es la vez que analizamos con rigor y con todas las consecuencias lo que decimos, no dando la importancia que dicho análisis riguroso tiene. Lo que conlleva que el problema del que hablamos y cuya solución muchas veces también mostramos, incluso de forma inconsciente, porque es obvia, no se resolverá si no tenemos la honestidad, el valor y la decisión de hacerlo.
Pues, ¿cómo se va a salir de un problema si no se afrontan sus principales causas? Simplemente no se puede. No se afrontan las causas y no se resuelve tal problema.
En relación a la crisis económica actual podrán describirse  mil y una causas, la mayoría secundarias o incluso ficticias. Pero finalmente habrá que preguntar algo obvio: si hay crisis económica, es decir, carencia de recursos económicos para una gran número de personas, ¿qué pasa con la riqueza económica?, ¿no existe? Ciertamente no es así, porque sí que existe riqueza económica y recursos para obtenerla. Otra cosa bien diferente es que tal riqueza y tales medios para obtenerla no están nada bien repartidos, están concentrados en unas pocas personas, que disponen de una riqueza excesiva en contraposición con una enorme cantidad de otras personas sin recursos. ¿Discurso sencillo y simplista? No ,discurso claro sin engaños y, lo que es más importante, basado en los hechos reales.
Ahora nos encontramos en una situación mundial en el que el 8,6 % de la población posee el 85% de la riqueza, y el 1 % posee el 48,2 % de esa riqueza global, hace un año poseía el 46 %. Con lo que en 23 años, hipotéticamente, poseerán toda la riqueza. 1 Las cifras dicen mucho, demasiado, sobre esta enorme desigualdad, sobre esta enorme injusticia, que es en realidad un veneno para el desarrollo humano y económico, pues unos pocos viven en un lujo frívolo e irresponsable, mientras una mayoría vive una vida de penurias. Este estado de las cosas, si bien ahora se ha disparado, viene gestándose desde hace ya bastante tiempo en el conocido como sistema capitalista. Podemos ver claramente lo que pasaba ya a comienzos del mismo siglo XX. Así, teniendo en cuenta a la industria económica en general, incluyendo, por ejemplo, el comercio o el transporte, vemos en Alemania que las grandes empresas (de más de 50 trabajadores) constituían el 0,9 % de las empresas, pero empleaban al 39,4% de los trabajadores y consumían en torno a un 76 % de la energía. 2 Su poder, podemos ver, era ya entonces muy notable.
Si tenemos en cuenta la industria financiera, la concentración y el poder es todavía mucho mayor.
...el capital monetario y los bancos hacen que ese predominio de un puñado de grandes empresas sea todavía más aplastante, en el sentido más literal de la palabra, es decir, que millones de pequeños, medianos e incluso una parte de los grandes "propietarios" estén, de hecho, completamente sometidos a unos cientos de financieros millonarios. 2
Como pueden seguir viendo, estas crudas y crueles verdades económicas son tan actuales como históricas. Historia que no ha hecho sino agravar las diferencias y el grado de sometimiento. En este sentido se ha ido claramente a peor. Nos lo decía Lenin hace ya un siglo y nos lo vuelve a decir hoy si le hacemos caso. Lenin, definitivamente, nunca estará pasado de moda.
Este pensador nos refleja también el caso de Estados Unidos, donde las diferencias eran todavía más acusadas, como hoy mismo lo son también. Indicando que en 1904 las grandes empresas cuya producción superaba el millón de dólares eran el 0,9 %, empleaban al 25,6 % y el valor de su producción representaba el 38 %. Pero ya cinco años más tarde, en 1909, estos datos eran del 1,1 %, del 30,5 % y del 43,8 %. 2 La tendencia era clara y fue a peor. Tales datos los expresaba ya con contundencia el propio Lenin.
¡Casi la mitad de la producción global de todas las empresas del país fue realizada por una centésima parte del total de empresas! 2
Imagínense, viendo como se distribuyen los beneficios, las desigualdades que se estaban generando.
También apuntaba acertadamente el autor ruso que la concentración conduce de forma irremediable al monopolio y, por tanto, a poner fin a un mercado libre, pues este está controlado por unas pocas manos que se ponen de acuerdo previamente para obtener el máximo beneficio para ellos, sin pensar realmente en las consecuencias que se puedan derivar para el resto de la sociedad, creando una economía amañada sin apenas posibilidad de actuar en ella.
El problema de los monopolios se planteó en Estados Unidos bien pronto y las teóricas medidas tomadas, como las leyes "anti-Trust", tuvieron pocos efectos prácticos.

En el año 1890 se propuso el “Anti-Trust Act”, que castigaba y sancionaba estos monopolios.

Cualquiera  que haga tales acuerdos o que monopolice o intente monopolizar algún aspecto de los negocios de la nación podría ser multado con 5000 $ y encarcelado por un año. Además, cualquier perjudicado por las actividades de los monopolizadores podría ser demandado por el triple de los daños. 3

Sin embargo, la ley tuvo pocos efectos en la vida real. Por ejemplo, Rockefeller convirtió su Standard Oil Trust en una sola corporación con sede central en Nueva Jersey y dirigida desde sus oficinas de Nueva York. Incluso la Corte Suprema estuvo contra esa ley, al dictar en 1895 resolución a favor de E.C Knight Co, indicando que la producción no podía ser considerada parte del comercio interestatal y de esta forma quedaba fuera de la ley anti-trust. 4

Y de estos barros llegaron los lodos posteriores, de este modo, tenemos a finales del siglo XX a la misma Corte Suprema actuando en beneficio del poder económico, al cual realmente sirve, para controlar también el poder político:

En el propio siglo XXI, en enero de 2010, dictaba otra resolución que incidía de forma importante y grave sobre la propia democracia norteamericana. Donde dictaminó que el Gobierno no puede prohibir que estas compañías hagan contribuciones a los candidatos de las elecciones. Noam Chomsky comenta lo siguiente respecto a esta decisión:

La Corte acaba de entregar mucho más poder a ese pequeño sector de la población que domina la economía. 5


Este será uno de los problemas que tendrá que afrontar la población y la economía del país. El cada vez mayor poder de las  compañías que les llevó ya entonces a realizar un importante control sobre la política de los EE.UU. Factor que condicionará no solo su política interior, sino especialmente también la exterior. 4

Así es, esta enorme cantidad de poder: económico, político y también militar, puesta en unas pocas manos de gente especialmente codiciosa y olvidada de todo escrúpulo, condujo ya desde entonces a la conquista y saqueo del mundo llevada a cabo por los dirigentes estadounidenses. Tal hecho es el causante de la mayor parte de la violencia política y militar mundial, y hoy esto es más cierto y común que en cualquier época pasada, debido a que hoy precisamente su poder y, como consecuencia, su egoísmo y su despotismo son todavía mayores. Respecto a la violencia causada por ese poder económico en el mundo, es un tema que ya he tratado en numerosas ocasiones y que podrán consultar en este mismo blog. Como recordatorio les traigo unos ejemplos para su análisis y estudio:

Los intereses económicos detrás de la guerra en Siria

La "ofensiva contra los yihadistas" de Estados Unidos en Siria es parte del plan de las corporaciones occidentales para someter a Siria

Muamar Gadafi y el AFRICOM

Ucrania: El retorno del fascismo a Europa

HONG KONG: otra "revolución de color" empujada y financiada por el poder económico occidental

PS:
 Sobre el monopolio que se origina en el capitalismo les dejo con esta brillante explicación del propio Lenin.

Medio siglo atrás, cuando Marx escribió "El Capital", la libre concurrencia era considerada por la mayor parte de los economistas como una "ley natural". La ciencia oficial intentó aniquilar por la conspiración del silencio la obra de Marx, el cual había demostrado, por medio del análisis teórico e histórico del capitalismo, que la libre concurrencia engendra la concentración de la producción, y que dicha concentración, en un cierto grado de su desarrollo, conduce al monopolio. Ahora el monopolio es un hecho. Los economistas escriben montañas de libros en los cuales describen manifestaciones aisladas del monopolio y siguen declarando a coro que "el marxismo ha sido refutado". Pero los hechos son testarudos -- como dice un refrán inglés -- y, de grado o por fuerza, hay que tenerlos en cuenta. Los hechos demuestran que las diferencias entre los diversos países capitalistas, por ejemplo, en lo que se refiere al proteccionismo o al librecambio, condicionan únicamente diferencias no esenciales en la forma de los monopolios o en el momento de su aparición, pero que el engendramiento del monopolio por la concentración de la producción es una ley general y fundamental de la fase actual de desarrollo del capitalismo.

V.I.LENIN. EL IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO.  Ediciones en lenguas extranjeras. Pekin 1975. 



Notas:
1. Andre Dramon. Richest one percent controls nearly half of global wealth. World Socialist Web Site. Global Research. 17.10.2014.
2. V.I. Lenin. El imperialismo: la fase superior del capitalismo. Taurus. 2012. pp.19-20.
3. Sherman Anti-Trust Act (1890). Approved 2th of July, Congress of United States of America. Our Documents. http://www.ourdocuments.gov/doc.php?flash=true&doc=51
4. Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. Capítulo 6. Libertarias. 2012.
5. Noam Chomsky. The Corporate Takeover of US Democracy. Z Net. February 2010.