miércoles, 22 de abril de 2015

La excusa del enfrentamiento interno para ocultar las causas reales del conflicto

Stefano Delle Chiaie, un asesino a sueldo de Gladio al servicio de los intereses del poder económico y político occidental, causantes y generadores de conflictos en todo el mundo.

Cuando en Guatemala, a mediados del siglo XX, comenzaron a cuajar gobiernos que realmente se preocupaban por la gente y no solo por los intereses de los grandes propietarios nacionales y extranjeros, se empezó a desatar una enorme campaña de acoso, difamación y violencia contra estos gobiernos. Primero fue contra el de Juan José Arévalo y finalmente contra el de Jacobo Arbenz. Arévalo tuvo que sortear infinidad de actuaciones poco democráticas e intentos de derrocamiento por parte de la poderosa United Fruit. En su discurso de despedida en 1951 reveló que al menos en treinta y dos ocasiones esta compañía había instigado campañas contra él.
Jacobo Arbenz, el sucesor de Arévalo, no se encontró una situación mejor, sino que incluso el acoso al que fue sometido fue mayor. Un enorme ataque mediático a lo largo del mundo se desató contra su gobierno y persona, acusándoles de ser una amenaza para América y de haber caído bajo las órdenes de la Unión Soviética. Ni una cosa ni otra eran ciertas, Arbenz en realidad era un moderado que velaba por los intereses de su país, lo que hizo que Washington tuviese que cambiar su discurso, acusándolo de algo tan vago como absurdo, como ser un representante del "nacionalismo extremista o radical".
La guerra psicológica y el aislamiento provocado por Washington en el mundo y especialmente en América de Guatemala fue acompañada por actos violentos como sabotajes, que finalmente fueron acompañados por una agresión militar muy típica de Estados Unidos: bombardeos del país y las ciudades y contratación de mercenarios para atacar a la población civil y a la estructura del estado de Guatemala. Sin embargo, pese a esta enorme y multidisciplinar campaña de agresión de la potencia norteamericana, que finalmente obligó a huir a Arbenz en 1954, en una guerra militar y psicológica orquestada por los servicios de inteligencia estadounidenses y que se continuó después con una verdadera matanza de los habitantes de Guatemala, tras instaurar una dictadura militar que duró décadas, pese a todo ello, y mientras el país era bombardeado, el embajador de Estados Unidos Henry Cabot declaraba en la ONU, intentado ocultar los hechos y eludir sus claras responsabilidades:
Es una revuelta de guatemaltecos contra guatemaltecos. 1
Esta frase, cambiando si quieren autores pero no su contenido, la habrán oído tantas veces que ya no se pueden recordar. Respecto a Guatemala, para un análisis más detallado con sus fuentes pueden seguir el siguiente enlace:

Es claro que no sería, sin embargo, ni la primera ni la última vez que se utilizaría esta estrategia con el fin de ocultar la actuación exterior en los problemas que suceden en un país o lugar determinado. Problemas que se califican como internos, cuando en realidad están provocados principal y fundamentalmente desde el exterior. Sin la actuación, influencia y violencia exteriores estos problemas sencillamente no tendrían lugar o no irían más allá de meras disputas internas que se pueden resolver pacífica y democráticamente como en cualquier parte y lugar del mundo.
Vamos ahora a la época del Apartheid en África del Sur. Veamos lo que ocurió y lo que se dijo sobre la destrucción de cuatro asentamientos “ilegales” en Crossroad, cerca de Ciudad del Cabo. Las comunidades fueron arrasadas y quemadas, matando a treinta y cinco personas y dejando sin hogar a 70.000. El suceso fue  tratado en EE.UU. como un episodio de la violencia “entre negros”. El propio Reagan lo reflejaba como:

Se trata de negros luchando contra negros porque hay una problemática tribal pendiente en aquella comunidad2

Lo que realmente sucedió, comenta A. Lewis, es que funcionarios del gobierno promovieron la división en la comunidad apoyando a un grupo de vigilantes de orientación política de derecha, a los que les dieron armas, provocando el ataque. Incluso apoyando tal ataque cuando se produjo. También comenta las abrumadoras evidencias de que los vigilantes fueron ayudados en la quema y destrucción de las comunidades por la policía y los  soldados, y que estuvieron también involucrados en las muertes. 3
Esta tónica, de acusación y denuncia de "enfrentamientos internos" continuaría, pues es un método tan antiguo como útil llevado a cabo por los servicios de inteligencia norteamericanos. Podemos verlo otra vez, recientemente, en Ucrania. En concreto en la masacre de Odessa de mayo de 2014, donde para evitar que el ejemplo de la actuación e insumisión llevado a cabo en Donbass (Donetsk y Lugansk) ante el golpe de estado en Ucrania ese año se extendiese a otras zonas del país, como la misma Odessa. En Odessa se preparó concienzudamente una terrible masacre ejemplarizante que finalmente fue llevada a cabo. Se enviaron a la ciudad, aprovechando la excusa de que había un partido de fútbol, a batallones de "hinchas", en realidad matones a sueldo, que se hicieron con el control de la ciudad, aterrando a los habitantes de Odessa. La policía local, curiosamente, desapareció o incluso colaboró con los mercenarios contratados, facilitándoles la labor. El objetivo final, el provocar una masacre contra un grupo de manifestantes que se oponían a la junta nazi de Kiev, fue también pefectamente preparado. Se asustó a estos manifestantes deliberadamente, antes de que llegasen las ordas de matones, para que se escapasen buscando refugio en el edificio junto al que estaban, la casa de los Sindicatos. Allí estaba la trampa, fuera de la vista de las cámaras y de la gente los nazis llevaron a cabo la matanza de una forma metódica, no desordenada, propia de profesionales preparados a propósito para ese menester. No es casual que días antes, a mediados de abril, el director de la Agencia Central de Inteligencia hubiese visitado Kiev. 4 El objetivo estaba cumplido, se sembró el terror en la población, que ya no se atrevería volver a protestar más. Estos métodos recuerdan a los de la época de la Alemania nazi, pero han ocurrido ahora. No obstante, y pese a todo esto, los medios de comunicación lo calificaron como enfrentamientos entre grupos rivales. Cuando no hubo tales "enfrentamientos", sino una matanza deliberadamente y concienzudamente preparada. Estos medios seguían un guion político, cual fotocopiadoras, y no uno periodístico que se preocupa por informar y analizar con rigor los sucesos que ocurren en el mundo. Así, calificaron la masacre premeditada como "enfrentamientos" y no se molestaron por contar lo que realmente sucedió allí, ni en esos días ni posteriormente. Una actuación ya cotidiana en este tipo de medios corporativos o de medios que conviven con ellos y tienen intereses políticos y económicos similares.



Gara, un medio no corporativo, pero que se comporta como estos mismos en muchos aspectos de la política internacional, manteniendo una línea "informativa" bastante deplorable.  Ver los siguientes enlaces:

Aunque en este caso sí hubo un leve intento por contar algo de lo que sucedió, pero ocultando el hecho de que aquella operación, por su desarrollo y las contundentes pruebas que había y hay, estaba perfectamente planificada. Eso sí, a quienes no comulgan con la junta neonazi de Kiev Gara los sigue apodando "prorrusos", como si no fuesen ucranianos o como si fuesen ucranianos de segunda, y a esa junta fascista la llama el gobierno de Kiev, como si tuviese legalidad democrática. Ver este artículo: Kiev provocó los choques que llevaron a la tragedia de Odessa


La Wikipedia (Falsipedia), cómo no, dando la misma versión que aparece en los portavoces del poder económico occidental, los medios de comunicación corporativos. La Wikipedia está muy acostumbrada a minimizar u ocultar los crímenes que pueden implicar a las potencias occidentales, mientras agranda y saca de contexto campañas de propaganda de guerra contra sus adversarios. Como fue lo que ocurrió en Srebrenica en la antigua Yugoslavia en la guerra de los años 90 del siglo XX. 
Ver la versión de la Wikipedia, que es propagandística y está apartada de la realidad:
Y, por contra, lo que dicen las investigaciones con cierto rigor, que hablan de varias masacres y por parte de ambos contendientes:
Viendo todo esto, sitúense ahora en el momento en que  los nazis de los años 30 y 40 arrasaban barrios enteros de las ciudades en busca de comunistas, socialistas, disidentes y finalmente también en contra de los judíos o de los que ellos decían que eran judíos. Entonces también se justificó su actuación y sus matanzas y tropelías, como la de Odessa, también fueron calificadas como enfrentamientos, y en aquellos casos seguro que encontraron más resistencia que en la ciudad ucraniana. Seguro que alguien les ofreció incluso una más que justificada resistencia armada, pero que en su día fue calificada como una respuesta de grupos terroristas. Las víctimas se convertían en criminales y verdugos, y en el mejor de los casos se equiparaba a víctimas y verdugos, como se hace en buena medida aquí.
El ocultamiento de la realidad para hacer pasar una clara y descarnada agresión exterior por enfrentamientos entre rivales ha sido algo cotidiano en las historias de masacres y de represión.
Para una mejor comprensión sobre la Masacre de Odessa de 2014 tienen este informe:


Detrás de la masacre de Odessa es bien evidente que está la actuación de poderosos servicios de inteligencia, como los que diseñaron y prepararon la Operación Gladio en Europa. A este respecto tenemos un caso no igual pero si muy parecido en muchos aspectos, como el de dejar actuar impunemente a los matones preparados para ello e incluso de protegerles y custodiarles y en ningún caso detenerles por parte de las fuerzas de seguridad en lo que ocurrió en Montejurra, junto a la ciudad navarra de Estella, en 1976. 
En aquel momento había fallecido recientemente el dictador Franco el 20 de noviembre del año anterior, 1975, y el movimiento carlista había cambiado a unas posiciones claramente progresistas y democráticas, siendo un elemento aglutinador de la oposición real al régimen dictatorial y en torno al cual ya se movían diferentes partidos de izquierda, como el Partido Comunista. Así, la conmemoración que se celebraba cada año en el monte de Montejurra se convertía en un acto reivindicativo de calado político, pues se unía el elemento progresista de izquierda con la visión de un estado descentralizado de carácter confederal, algo especialmente peligroso para la dictadura por el momento y el lugar donde se producía. El lugar era Navarra, clave en el futuro del devenir político del País Vasco, al cual Navarra por propia naturaleza pertenecía culturalmente y estaba por ver como iba a ser políticamente. Además, se tiene que el dirigente carlista, Carlos Hugo de Borbón y Parma, era pretendiente al trono de España, por lo que era un rival directo al pretendiente nombrado por el  dictador Francisco Franco, que no era otro que Juan Carlos de Borbón.
En 1976, como ya adelantaba la prensa, por ejemplo El Alcázar, se iba a intentar a llevar a cabo la Reconquista, es decir, anular el peligro que suponía el movimiento carlista en ese momento y tomar el control de tal movimiento, como se hizo en 1936. La escena y la actuación se preparó con tiempo, se hicieron reservas hoteleras a personas clave que iban a intervenir en los acontecimientos, se pagaron dietas y se preparó el viaje a los que  ayudarían a la escenificación, junto a dar claras órdenes a la Guardia Civil (o a la Policía Armada), a través del gobierno y de su mismo director, Ángel Campano, para que actuase a favor de los que iban a llevar a cabo los ataques contra los seguidores carlistas legales.  A la misma Vuelta Ciclista a España se le hizo cambiar su recorrido para que no coincidiese con Estella, enviándola hacia Tafalla, de modo que no hubiese más testigos incómodos.  En relación al movimiento carlista, se había expulsado a personas que no respetaban las decisiones del partido y que tomaban posturas antidemocráticas y violentas, como seguidores que eran del fascismo. En este grupo el fascismo español captaba al hermano de Carlos Hugo, Sixto. Los sucesos que siguen creo que ya los conocen, el día de la romería, el 9 de mayo, ya en la explanada del Monasterio de Irache, los pistoleros contratados a propósito disparan contra los carlistas, matando a una persona. La Guardia Civil, ante el estupor e indignación de la gente, no actúa, no detiene a los agresores, que operaban impunemente al no tener armas los seguidores carlistas. Algo similar ocurre después cerca de la cima de Montejurra, que había sido tomada por los seguidores fascistas y pistoleros de Sixto, allí se abre fuego contra la procesión, que dará como resultado finalmente la muerte de otra persona que inicialmente fue herida. Tampoco la Guardia Civil aquí detiene a nadie y los agresores abandonan el lugar de los hechos sin ningún problema. Entre los pistoleros presentes en Montejurra estaban conocidos miembros de la organización Gladio. Gladio, recordemos, son los ejércitos secretos de la OTAN creados en colaboración con las estructuras militares y los servicios secretos de cada país donde actuaban, y que eran y son dirigidos por las agencias de inteligencia estadounidense, la CIA, y la británica, MI6,  y que contrataban mercenarios, principalmente fascistas, para cometer los atentados terroristas. Tenemos por ejemplo a los terroristas Stefano della Chaie, Jean Pierre Cherid o Rodolfo Almirón: el primero muy vinculado a Gladio, llevando el mando en España, y que entre otros atentados estuvo implicado en el de la estación de Bolonia de Italia en agosto de 1980, donde asesinaron a 85 personas, y posteriormente fue a América del Sur a participar en los crímenes de la Operación Condor; el segundo estuvo luego vinculado entre otros grupos a los GAL, que llevaron a cabo ataques terroristas en los años 70 y 80 contra  la izquierda abertzale; el tercero, procedente de la triple A argentina, otro asesino a sueldo, trabajó como jefe de la seguridad personal de uno de los responsables de lo ocurrido en Montejurra, Fraga Iribarne, entonces Ministro de Gobernación y Vicepresidente para Asuntos de Interior.  5, 6 
Por parte del gobierno dictatorial se da una explicación de los hechos que ya conocemos, hablando también de enfrentamientos internos y ocultando la realidad, pero no así por quienes quieren analizar y describir lo que realmente ha sucedido. 
Desde el gobierno y sectores de la derecha se lanza el mensaje de que ha sido un enfrentamiento entre carlistas, “una pelea entre hermanos” [Fraga]. La prensa desmiente tales afirmaciones (Entre los artículos y notas de prensa publicadas hay que destacar el de, por entonces militante comunista, Jordi Solé Tura, “Montejurra”, Mundo diario, Barcelona, 13 de mayo de 1976) entre ellas El Pensamiento Navarro, diario neointegrista de Pamplona que ha participado en la campaña de prensa de la “Operación Montejurra”: “No fue una lucha, fue un vil asesinato cometido por pistoleros que rompen el ánimo de la convivencia y crean víctimas inocentes”. (El Pensamiento Navarro, 13 de mayo de 1976). 6
Del mismo modo a estos casos que hemos visto, en países como Libia o Siria también se ha hablado de luchas internas, en el caso de Siria se volvía a la manida división y diferencias religiosas existentes, sin querer ver que ese no es el motivo real y principal de los conflictos originados. Conflictos que han tenido y tienen una raíz externa, pues sin la presencia de los mercenarios extranjeros que han invadido el país y que son entrenados, formados y armados por los gobiernos occidentales en colaboración con las dictaduras del Golfo, Turquía e Israel, no habría tales guerras de agresión, y estos países se desarrollarían y vivirían en paz como otro país cualquiera.
Aquí pueden ver cómo se originó y quién originó la guerra en Siria, una historia muy diferente a la ampliamente difundida en los medios de comunicación occidentales:


En este artículo pueden escuchar la opinión de sus protagonistas, de los "rebeldes", en realidad verdaderos terroristas:


Notas:
1.  La CIA en Guatemala en 1954. No a la democracia. 
https://www.youtube.com/watch?v=TUsYJLKdyJ0&list=FLTIBK9RVQpd9VB5L8xtvNEw&index=15
2. Anthony LewisAbroad at home. New York Times, 10 de enero de 1988.
3. Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. África. Libertarias. 2012.3
4. Joe Giambrone. The Odessa Massacre was a carefully staged covert intelligence operation. Global Research. 14.05.2014.
5. Francisco Javier Ventura. Libro negro de Montejurra 76- Fraga y los crímenes de Montejurra.
http://es.calameo.com/read/000912285d569086f4715
6. Joaquín Cubero Sánchez.  Montejurra 1976. Un intento de interpretación. Comunicación presentada en el Congreso HISTORIA DE LA TRANSICIÓN Y CONSOLIDACIÓN DEMOCRÁTICA. Madrid, 30 de noviembre, 1 y 2 de diciembre de 1995.

martes, 14 de abril de 2015

Homenaje a Eduardo Galeano


Ayer 13 de abril de este año que avanzamos nos ha dejado Eduardo Galeano. Nos ha dejado y resulta difícil explicar esta pérdida: por su talento, por su talento literario, histórico, político y de otros tantos temas y espacios que sería extenso relatar, pero  especialmente se le añora por su talento humano en un mundo con tan escasa humanidad.
Cuando escribía la obra que dediqué al poco respeto que ha tenido el poder económico y político estadounidense al resto de culturas y países del mundo, Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países, Eduardo Galeano fue fuente de inspiración y de sabiduría, pues él ya en tantas y tantas obras nos hablaba del maltrato y explotación sufrida por América Latina. Una América Latina que era desangrada dejando sus venas abiertas, mientras otros se enriquecían con su sufrimiento y muerte. América Latina, afortunadamente, revivió y está ahora más viva y fuerte que nunca.
Hoy América Latina es realmente un referente y no los Estados Unidos, aun a pesar de seguir siendo estos la mayor potencia militar del mundo, aunque ya dejaron de ser la económica.
Hoy Estados Unidos es una poderosa nación, tal vez  la más poderosa en la historia humana. Esto en principio puede parecer algo bueno, un gran logro, pero, ¿cómo ha llegado ahí?, es más, ¿qué métodos y medios ha empleado para conseguirlo? ¿O no importan estos si se consiguen los objetivos?, es más, ¿siquiera los objetivos eran los más adecuados?
Las cuestiones son inquietantes y nos conducen a pensar qué modelo de vida y de mundo queremos.
¿Queremos un mundo en guerra continua o por el contrario un mundo donde el entendimiento y la concordia prevalezcan? ¿Es posible vivir en paz?
Desde luego la guerra, la historia de la guerra, nos ha mostrado muchas lecciones a aprender. Podemos tenerlas en cuenta o no, pero entonces deberemos ser consecuentes con nuestras decisiones.
Las sabias palabras de Benjamin Franklin y Eduardo Galeano nos hablan sobre las guerras, y también sobre los seres humanos que las practican y las llevan a cabo.
Nunca hubo una guerra buena o una paz mala. 
Benjamin Franklin 
Las guerras mienten, ninguna  guerra tiene la honestidad de confesar, “yo mato para robar”.  
Las guerras siempre invocan nobles motivos, matan en nombre de la paz, en nombre de Dios, en nombre de la civilización, en nombre del  progreso, en nombre de la democracia. Y si por las dudas, tanta mentira no alcanzara, ahí están los grandes medios de comunicación dispuestos a inventar enemigos imaginarios para justificar la conversión del mundo en un gran manicomio y, en un inmenso matadero. En Rey Lear, Shakespeare había escrito que en este mundo los locos conducen a los ciegos, y cuatro siglos después los amos del mundo son locos enamorados de  la muerte… 
Uno se pregunta, ¿hasta cuándo?, ¿hasta cuándo la paz del mundo estará en manos de los que hacen el negocio de la guerra?, ¿hasta cuándo seguiremos creyendo que hemos nacido para el exterminio mutuo, y que el exterminio mutuo es nuestro destino?, ¿hasta cuándo? Si el mundo, este mundo merece ser otro mundo la marcha por la paz, la marcha del 2 de octubre, merece millones y millones de pies. 
Eduardo Galeano. Adhesión a la marcha por la paz y la no violencia  2009.


jueves, 9 de abril de 2015

GLADIO. Parte II.

Masacre de Gladio en Piazza Fontana, Milán 1969

Les comentaba en la primera parte dedicada a los ejércitos secretos de la OTAN en Europa, que para conseguir los fines de domeñar, dominar y cambiar la opinión pública hacia otro rumbo que no coincide precisamente con los intereses de esta, hay que recurrir al empleo de la coacción, por ejemplo creando terror, pero también hay que recurrir al engaño, pues la una sin el otro se queda coja.
Si hubiese libertad real en una sociedad, la gente, que principalmente no es malintencionada o no lo es en demasía, llegaría a un equilibrio en el que si bien existirían ciertas desigualdades, finalmente unos y otros tendrían lo necesario y suficiente para desarrollar sus vidas de una forma digna. Pero, tristemente, no vivimos en un mundo así. Siempre hay personas que por codicia, por ambición excesiva de poder, por su exagerado egocentrismo y porque disponen de medios para poder llevarlo a cabo quieren someter a los demás y que estos acepten su sometimiento. Para lograr esto, de un modo u otro han de recurrir a métodos más o menos violentos y coactivos y, también, a métodos de embaucamiento, alienación o engaño.
Si volvemos a nuestro tema inicial, al final de la Segunda Guerra Mundial y a la liberación de Europa del fascismo, las posibilidades de continuidad y apoyo popular que tenía el poder económico de entonces, tanto el propiamente europeo como el estadounidense, eran mas bien escasas, debido a su implicación directa en la promoción y mantenimiento de sistemas políticos y económicos de los más oscuros que ha conocido Europa. Por este motivo no se dejó que existiese una atmósfera de paz, concordia y respeto. Se recurrió bien pronto a la denominada "estrategia de la tensión", que consistía, como el nombre delata ya, en acrecentar y extender la tensión social, económica y política en la población. Era en realidad una guerra psicológica en la que utilizando la violencia se aterraba a la gente, que histérica pedía protección y, al mismo tiempo, se acusaba a los rivales políticos realmente populares, como podían ser entonces los comunistas, de tales horrendos crímenes. Se conseguía así un doble efecto:
- Dominar y someter a la población, que ahora sí aceptaría cualquier imposición, por muy penosa y desproporcionada que fuese esta.
- Anular a los rivales políticos, a los que se demonizaba, viéndolos esa población, erróneamente e injustamente, como los causantes de los problemas y las masacres cometidas.

Era el poder político y económico clásico el que cometía tales crímenes y masacres, o al menos su sector más dominante, y mediante su poderosa red de medios de comunicación el que también lanzaba su dedo acusador contra los partidos políticos y organizaciones no afines con el fin de desprestigiarlas, marginarlas y finalmente perseguirlas y aniquilarlas.
Se preguntarán ustedes cómo es posible engañar a toda una sociedad de este modo tan sencillo como demencial y cruel, bien, esta estrategia se ha empleado por parte de las clases dirigentes durante siglos y siglos, y siempre, o  casi siempre, ha mostrado una eficacia devastadora.
Podemos recordar la falta de escrúpulos y de cualquier moral en el empleo de tales métodos por parte de una de esas personas entrenadas y pagadas, como mercenarios, que cometían tales crímenes; un soldado de Gladio,  Vincenzo Vinciguerra:
Tenías que atacar a civiles, al pueblo, mujeres, niños, gente inocente, gente desconocida que se encontraba muy lejos de cualquier asunto político. 1
Como ven, el no estar implicado o metido en asuntos políticos no te libraba, ni te libra, de sufrir las consecuencias de estas acciones indiscriminadas. Aspecto este que nos debería hacer reflexionar a todos, pues todos somos o podemos ser víctimas potenciales de estas mentes criminales. Mentes que desde las altas esferas del poder político y económico preparan tales acciones que luego son llevadas a la práctica por este tipo de personas que por dinero harán cualquier cosa, y que como vemos en absoluto son exclusivas de los islamistas radicales, unos y otros mercenarios creados y entrenados por los servicios de inteligencia anglosajones.
Lo triste de esta historia es que solemos olvidarla o ni siquiera la conocemos, pero ha sucedido y sigue sucediendo. Si nos preguntan qué ocurrió en Milán en Piazza Fontana en 1969, en Brescia en una manifestación en 1974, en el tren Roma a Munich ese mismo año, en Bolonia en su estación o en  Munich en su Oktoberfest en 1980, o en Bélgica en la región de Brabant durante también los años 80, por poner solo algunos ejemplos, seguramente tendremos algún vago recuerdo, si es que lo tenemos. Pero en todos estos casos, como los que también ocurrieron en España: Montejurra (1976), atentado de Atocha (1977) o lo ocurrido en el Scala en Barcelona en 1978, también entre otros muchos casos, estuvo involucrado detrás Gladio. Es decir, ejércitos secretos de la OTAN apoyados por los gobiernos y por la estructura militar de cada país con el asesoramiento y dirección de los servicios secretos anglosajones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el MI6, la CIA británica, y sirviéndose de la contratación de mercenarios, principalmente fascistas, que es lo que se ha conocido por su denominación de la rama italiana como GLADIO. Un caso de hoy en día en Europa que lleva la marca de Gladio es la masacre de Odessa de mayo de 2014 en Ucrania.
Volviendo al pasado, tenemos lo que sucedió en Milán en diciembre de 1969 en Piazza Fontana y también en la ciudad de Roma, donde se cometieron una serie de atentados con bomba que dejaron una cifra de dieciséis muertos. Los muertos eran en gran medida gente de pueblos que había ido a vender sus productos al mercado y que fueron al banco, a la Banca Nazionale dell´Agricoltura, a depositar su dinero. Allí les esperaba la bomba depositada con ese propósito.  La reacción ante el atentado fue una típica ante este tipo de ataques.
...se culpó falsamente a los comunistas y a la extrema izquierda, se borraron las pistas y se comenzó con los arrestos irregulares. La mayoría de la población tuvo pocas oportunidades de averiguar la verdad, puesto que el servicio secreto militar fue muy lejos para encubrir el crimen. En Milán una de las bombas no detonó por un fallo del mecanismo temporizador, pero la bomba fue destruida en la misma escena del crimen por el servicio secreto, que colocó partes de otra bomba en la casa del conocido editor de izquierdas Giangiacomo Feltrinelli. 1
Sería bueno que reflexionasen sobre estos sucesos, sobre estos hechos, y verán que tales sucesos, tales falsas acusaciones y tales terribles crímenes, se han repetido durante el tiempo desde que ocurrieron aquellos crímenes de Piazza Fontana hasta el día de hoy. Verán que no se aprendió en absoluto de las enseñanzas de esta historia y que se caía con facilidad en una trampa mortífera: la población era masacrada y engañada, se culpaba a inocentes y los culpables no solo quedaban impunes, sino que obtenían un gran beneficio de ello. Perfecto para que repitiesen otra vez esta estrategia, como así ocurrió: en Bolonia mataron a 85 personas en una estación de tren en agosto de 1980.
Y ustedes podrán decir, ¿cómo se puede reaccionar ante tales sucesos? Bien, si hubiésemos conocido esta historia y, como hemos dicho, otras muchas más similares a esta, entonces estaríamos en cierta forma preparados, vacunados, ante este tipo de infección que es la utilización de este tipo de atentados con conmoción social que disparan el miedo y las emociones más primarias. Ante un hecho así, en caso de haber aprendido y madurado lo sucedido en casos pasados, se reaccionaría con un mínimo de serenidad y de objetividad, analizando los hechos y todos los puntos de vista, esto último especialmente importante, pues tendemos a escuchar la voz de un solo lado, en este caso del poder político o económico que nos habla de forma abrumadora a través de los medios de comunicación. De este modo si escuchamos atentamente y con juicio a todas las partes, comprobamos objetivamente la verificación de los sucesos y no nos dejemos arrastrar por la fácil y peligrosa  trampa de las fáciles acusaciones, buscando un chivo expiatorio, entonces podremos no dejarnos engañar. Y esto, estimados lectores, es lo mejor que podemos hacer, pues de este modo este tipo de crímenes y deleznables atentados dejarán de ocurrir, al perder su efecto e incluso condenar a su autor real.
No deben olvidar que Gladio sigue todavía vivo, puede actuar con diversos y diferentes actores, pero el fondo de las intenciones y de la estrategia sigue ahí. Por cierto,  no les extrañe como se parece el modus operandi de las masacres de Brabant, en Bélgica, a lo que se hizo en París contra los miembros de la revista Charlie Hebdo. Ya se lo comentaba en estos artículos sobre unos atentados que conmocionaron a Europa este mismo año o a Australia a fines del pasado. Ambos casos tienen el mismo autor  intelectual, aunque los autores materiales sean diferentes.



Notas:
1. Daniele Ganser. Los ejércitos secretos de la OTAN. El Viejo Topo. pp. 29-74

jueves, 2 de abril de 2015

GLADIO. Parte I.

Informe del SIFAR (Servicio de Información de las Fuerzas Armadas de Italia) sobre el SIFAR y Gladio, junio de 1959.

El fascismo, esa ideología autoritaria con una retórica populista pero con unos efectos prácticos reales de sometimiento y explotación de la gente, fue impulsada por el mundo industrial y financiero, tanto de los Estados Unidos como de Europa.
El fascismo suponía para ellos, para los grandes magnates, un sistema próximo al ideal, donde la sociedad y los trabajadores, controlados con mano de hierro, iban a desarrollar su labor productiva sin posibilidad de que pudiesen  protestar o negarse a llevar a cabo el trabajo obligatorio encomendado. Ni que decir tiene que este trabajo era arduo, con un aumento muy considerable en el número de horas a trabajar; con gran riesgo de accidentes, al no existir ninguna política de protección; así como muy mal retribuido económicamente. El fascismo posibilitaba la explotación más descarada y descarnada bajo el amparo de un supuesto orden y progreso, el progreso era en realidad para esas élites que veían aumentar de forma espectacular sus ingresos y no temían ninguna queja o rechazo por parte de los trabajadores, que habían sido forzados a  convertirse en prácticamente nuevos esclavos. El fascismo anulaba  a las personas:
Los italianos son como niños” y “deben ser [guiados] y ayudados más que cualquier otra nación”. Los Camisas Negras de Mussolini resolvieron el problema con la violencia. Llevaron a cabo “una excelente y joven revolución”, observó con aprobación el embajador norteamericano refiriéndose a la marcha de Mussolini sobre Roma en octubre de 1922, que puso fin a la democracia italiana. 1
Como en Italia, tenemos casos similares en Alemania, España o Croacia.
De este modo, la Segunda Guerra Mundial tuvo como objetivo fundamental destruir a un sistema social, político y económico que era claramente desafiante a lo establecido en el mundo occidental, ese sistema era el de la Unión Soviética. Para llevarlo a cabo se preparó la Operación Barbarroja, apoyada por el dinero y armamento que aportó el poder corporativo occidental. El resultado fue la mayor tragedia humana de la historia, el mayor holocausto de todos los tiempos, en  torno a veinticinco millones de eslavos fueron asesinados y el país fue destruido. Sin embargo, el coraje y la dignidad humana vencieron a los nada limpios planes de las empresas occidentales, y el fascismo fue derrotado. Aquí, el mundo financiero e industrial capitalista comenzó a tener un serio problema, pues la Unión Soviética comunista estaba vista como una verdadera salvadora, teniendo un gran prestigio y, por contra, todo el mundo reaccionario y opresor en que se basaba el capitalismo tenía un enorme descrédito. En esta situación una elección libre y democrática de los europeos mostraba un claro apoyo hacia los partidos netamente de izquierda, como son los comunistas.
No es extraño entonces que Estados Unidos entrase rápidamente en Europa poco antes de finalizar la guerra, cuando ya el ejército nazi había sido derrotado, para mostrar al mundo que ellos eran los liberadores. En realidad Estados Unidos no liberó a Europa de nada, sino que lo que hizo fue una campaña publicitaria para mostrarse como tal, aunque realmente no fuese él el que trajese la paz y la libertad a Europa. Del mismo modo los dirigentes estadounidenses, en colaboración con los de Europa occidental, comenzaron a apoyar a movimientos claramente violentos y de ideología de extrema derecha. En Italia recuperaron a la mafia, que había sido anulada por el propio fascismo al verla como un rival. Su recuperación fue para imponer una ley de mano dura sobre los partidos y sectores de izquierda que en Italia progresaban debido al gran apoyo popular recibido. También se recuperaron y promocionaron a los fascistas que años antes habían causado el terror y habían sometido a la izquierda. El objetivo volvía ser el mismo, con la diferencia que antes se hacía abiertamente, utilizando el poder del estado, y ahora se hacía de forma oculta, por lo mal vistas socialmente que estaban este tipo de ideologías y sus modos de actuar.
Dada la fuerza de los partidos comunistas en numerosos países de Europa occidental, la OTAN había emprendido una guerra secreta no-ortodoxa ya desde su creación [1949] apenas finalizada la Segunda Guerra Mundial. De acuerdo con los descubrimientos de la investigación parlamentaria belga sobre Gladio, la guerra no-ortodoxa secreta pudo incluso preceder a la fundación de la alianza. Hacia 1948, esta guerra no-ortodoxa estaba coordinada por el llamado "Comité Clandestino de la Unión Occidental" (CCWU). De acuerdo con la prensa todas las "naciones [de Gladio] eran miembros del CCWU y participaban periódicamente en sus reuniones a través de un representante de sus respectivos servicios secretos. Los servicios secretos estaban en general en contacto directo con las estructuras S/B [Stay Behind]. 2
Cuando en abril de 1949 se firmó el Tratado del Atlántico Norte, el acta fundacional de la OTAN, el CCWU se introdujo en secreto en la estructura militar internacional, pasándose a denominar ya en 1951 CPC (Comité de PlanifiCación Clandestino).
Bien, estos ejércitos secretos de la OTAN, apoyados por los gobiernos y por la estructura militar de cada país con el asesoramiento y dirección de los servicios secretos anglosajones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el MI6, la CIA británica, y sirviéndose de la contratación de mercenarios, principalmente fascistas, es lo que se ha conocido por su denominación de la rama italiana como GLADIO.
El general Geraldo Serravalle, que comandó Gladio en Italia de 1971 a 1974, reflejaba claramente el objetivo de Gladio, indicando que Estados Unidos, por medio de la CIA, buscaba el control político en Europa. Eran entonces unos años difíciles para ellos, donde había que cambiar, de un modo u otro, todos esos aires democráticos y de libertad que se extendían por el viejo continente. Y, cómo no, se recurrió a un modo imperecedero de la historia del control del poder en la humanidad, al uso, la utilización, del terror y del engaño.

Notas:
1. Noam Chomsky. Deterring Democracy. Hill and Wang. 1992.
2. Daniele Ganser. Los ejércitos secretos de la OTAN. El Viejo Topo. p.61.

sábado, 28 de marzo de 2015

El caso de Guatemala.

Jacobo Arbenz, presidente de Guatemala de 1951-54.

La que denominábamos en la tercera parte de los artículos dedicados a la "nueva" agresión de Estados Unidos sobre Venezuela, como la "amenaza del buen ejemplo" que representaba Nicaragua en los años 80 del siglo pasado, es también esa "amenaza del buen ejemplo" que representa hoy Venezuela. Esta "amenaza", la del buen ejemplo, tiene una larga historia en la política exterior de los Estados Unidos. Podemos verlo en el caso de otro país centroamericano, Guatemala. Y aquí nos vamos a los años 50. Guatemala entonces no  era un país independiente realmente, pues estaba dominado por las grandes compañías estadounidenses, una de ellas, la más poderosa, era la United Fruit Company.  Esta compañía, ya en 1898, llevaba al poder a Manuel Estrada, estableciendo una dictadura y convirtiéndose la United en la mayor potencia económica del país. Como hoy en día, a quien disentía se le enviaban los matones a sueldo, que, eficazmente o no, finalmente hacían su trabajo.
Ya a mediados de siglo, tras la caída de otro dictador, Jorge Ubico, es elegido presidente Juan José Arévalo, un escritor y profesor que comenzó un prometedor programa de mejoras sociales y laborales, fomentando la educación. Esto nos recuerda a lo que ya a finales de siglo empezase a hacer un presidente venezolano, Hugo Chávez. Arévalo pronto se ganó la enemistad de la United, al defender los derechos laborales y conseguir por primera vez que estos pudiesen tener sindicatos en esa compañía. No debemos olvidar que las empresas estadounidenses son tradicionalmente muy reacias a este tipo de derechos. 1 La United comenzó a actuar de una forma ya típica de las transnacionales norteamericanas.
En 1951, en su discurso de despedida, Arévalo reveló que había tenido que sortear treinta y dos conspiraciones financiadas por la empresa [United Fruit Company]. 2
El poder de la apodada "la empresa", la United Fruit, es revelador de hasta qué grado de control e influencia llegan a tener estas compañías sobre los gobiernos, circunstancia que no ha ido a menos con el tiempo. John Fuster Dulles, abogado y accionista de esa compañía y secretario de Estado de EE.UU., había preparado los contratos de la United con Guatemala; su hermano, Allen, que había pertenecido al despacho de abogados de la United, era director de la CIA; o la misma secretaria de Eisenhower estaba casada con el jefe del Departamento de Relaciones Públicas de esa compañía. 3
En estas circunstancias nada fáciles llegó a la presidencia Jacobo Arbenz. Este presidente, sabiamente, comenzó a realizar reformas y mejoras, pero sin pedir préstamos al exterior, con el fin de no estar condicionado. Fue un progresista moderado, repartió parte de la tierra ociosa de los grandes terratenientes o de "la empresa" a los agricultores, llevó a cabo la construcción de vías de comunicación y transporte, además de puertos, como el de San José, acabando con el monopolio ejercido por la United, que, por ejemplo, tenía el sistema ferroviario a su servicio. 2 Ante tales hechos, no tardó en desatarse una intensa campaña de descrédito, sabotajes y aislamiento hacia el Gobierno de Guatemala. Se llevó a cabo una guerra psicológica, mostrando que las apodadas hoy como Guerras de Cuarta Generación tienen ya un largo recorrido en la historia de América. A esta campaña se la denominó Operación Éxito.
Los medios de comunicación a lo largo y ancho del mundo describían a Guatemala como un país que había caído bajo las órdenes del comunismo soviético.
"El presidente Eisehower declaró que los acontecimientos de las últimas semanas en Guatemala preocupan mucho a Estados Unidos". De pronto la empobrecida nación guatemalteca empezó a ser la gran noticia en  todos los medios de comunicación, presentándola como una feroz amenaza para la tranquilidad del hemisferio. 4
Como de costumbre, cuando los medios de comunicación empiezan con una campaña de ataque de este tipo contra un país, un gobierno, un dirigente o una organización, es que sus intereses económicos y políticos están siendo afectados. Claro, no se habla públicamente de estos intereses, porque sino la gente no se lo tomaría a bien. En cambio, se habla de un imaginario peligro para todos que representa dicho gobierno o gobernante, o de lo cruel  que es tal persona o institución para que la gente llegue a odiarlas sin siquiera conocerlas y apruebe cualquier medida, inclusos las más violentas, contra aquellas. La táctica es simple, pero llena de efectividad. Lo hicieron con Guatemala hace más de 60 años y lo siguen haciendo ahora mismo en otros tantos países y lugares, como Libia, Siria o tratan de conseguirlo en Venezuela.
El vicepresidente de Estados Unidos, Richard Nixon, calificiaría del siguiente modo al Gobierno democrático de Guatemala:
El régimen de Jacobo Arbenz no es un gobierno guatemalteco, es un gobierno manejado desde el exterior . 4
Se trata de otro típico modo de actuar y de calificar. A un gobierno se le llama régimen, con el fin de intentar restarle legitimidad, aunque en la realidad tenga toda la legitimidad democrática del mundo por el apoyo popular recibido en su país. Y ya sabemos lo que ocurre, una vez asumida la ilegitimidad de un líder o de un gobierno por la sociedad, la forma de su derrocamiento se convierte ya en algo secundario, en solo un asunto técnico, porque su suerte ya está echada. Y especialmente ocurre esto en esos  ambientes creados para la guerra o el uso de la violencia.
No debemos olvidar que en estos ambientes prebélicos y bélicos cualquier apoyo a una calumnia de un líder, de un pueblo, o del sistema político de un país tiene unos efectos demoledores, con unas consecuencias terribles.
El uso del calificativo "régimen" es otra de las estrategias imperecederas del poder político y mediático occidental.
Llaman la atención las palabras de Nixon sobre la denuncia de que el gobierno era manejado desde el exterior, cuando eso es precisamente lo que perseguía conseguir él, su Administración y las corporaciones occidentales.
Y cómo no, cuando el poder político y económico los necesita con urgencia entran en acción el batallón de propaganda mediática y el cultural. Lanzándose ambos en una intensa campaña a fin de convencer a la opinión pública.
En solo un mes se escribieron más de 200 artículos con terribles historias sobre Guatemala, tres películas sobre la amenaza guatemalteca recorrieron los cines de los Estados Unidos. Se mostraron fotografías de cadáveres mutilados, acusando al Gobierno de Arbenz por esos crímenes. 4
Estos hechos nos recuerdan a los protagonizados por los medios de comunicación  y el mundo cultural de hoy. La misma propaganda, no en servicio de los derechos humanos, la democracia o la paz, sino en beneficio de los intereses de los adinerados de América del Norte que les pagarán por ello, y utilizando tales derechos de una forma nada moral.
Vean en los siguientes artículos la actuación de los medios y de los famosos ante lo que ocurre hoy en el mundo:







Las denuncias sobre ficticias vulneraciones de los derechos humanos también se vuelven a repetir hoy, así, tenemos ahora a Amnistía Internacional realizando este fraudulento e inmoral papel:
Ubicó [Amnistía Internacional] así en un mismo plano a las autoridades legítimas, que sufren violencias y que intentan restaurar el orden en el marco definido por la ley, y a la extrema derecha golpista, cuyos actos causaron la muerte de 31 personas y daños materiales de varias decenas de millones de dólares (tiendas de alimentos destinadas a las capas populares incendiadas, oficinas del canal de televisión público VTV saqueadas, sedes ministeriales atacadas, etc.)
Amnistía Internacional a través de Guadalupe Marengo, directora adjunta del programa Américas, incluso fue más lejos. Denunció “las proclamas cada vez más violentas de las autoridades”, las cuales “amenazan con acabar con el respeto de los derechos humanos y el Estado de derecho”. En ningún momento AI citó las palabras mencionadas ni designó con nombres a esas autoridades. Hay una razón para ello: la realidad es opuesta a la imagen que presenta la organización de defensa de los derechos humanos. 5.
El miedo es una de la eternas estratagemas que quien ostenta el poder en las sociedades ha utilizado contra la población a lo largo de la historia, para someterla e imponer sus interesadas decisiones. El miedo vuelve a la gente cobarde y obediente, además de irracional y peligrosa contra sus propios conciudadanos.
Con esta avalancha de propaganda los hogares norteamericanos no podían sentirse seguros con Jacobo Arbenz en el poder. La Operación Éxito logró su primer objetivo, que el mundo se sintiera amenazado por Guatemala. 4
Años más tarde, en los 80, la imaginaria amenaza sería Nicaragua, ya en el siglo XXI el ejemplo más conocido de "amenaza" con las divulgadas e inventadas "armas de destrucción masiva" fue Irak. En los tres casos, como en tantos otros, se mintió y en los tres casos se persiguió y se consiguió destruir a ese país que no era amenaza, sino amenazado.
La Agencia Central de Inteligencia, la conocida CIA, tuvo parte capital en esta campaña de engaño e intoxicación mediática.
La CIA, en su labor habitual, organizó el golpe, y utilizó técnicas también muy empleadas en otros lugares, por ejemplo el uso de la radio, creando la llamada Voz de la Liberación; nombre muy similar a Radio Libertad utilizada en Europa, que emitía desde la España fascista pidiendo libertad para el este de Europa, pero no para España en plena dictadura. Su función era la propaganda y la desinformación para desacreditar al gobierno legítimo. También contrataron a grupos de estudiantes para que hiciesen el trabajo sucio, técnica que siguen utilizando hoy en las llamadas “revoluciones  de color” o “revoluciones coloreadas” de Europa del Este. Los estudiantes colocaban carteles en las casas de los seguidores de Arbenz indicando: “Aquí vive un comunista”. El objetivo era provocar arrestos por parte del gobierno y de esta forma poderlo acusar de falta de libertad y de ser represivo, la excusa para un ataque. 1
La contratación de estudiantes o el simple hecho de hacer pasar como estudiantes a lo que no son otra cosa que mercenarios contratados a propósito también ha sido muy utilizado en Venezuela. En este caso veíamos ya como esas protestas "estudiantiles" de febrero de 2014 eran en realidad algo bien diferente:
A principios de mayo, la Fiscal Luisa Ortega Díaz revela que desde el 12 de febrero fueron  detenidas unas 800 personas, la mayoría de ellas sólo retenidas para evitar que continuaran con los actos violentos y liberadas a las pocas horas, de las cuales unas 174 quedaron en definitiva privadas de libertad mientras avanzaban las averiguaciones. De estos detenidos, apenas 12 eran estudiantes, menos del 7%. 6
Creadas ya las condiciones de demonización del rival, se pasa ya a la fase final, pues ya se tiene la "justificación" para llevarla a cabo. Ya que con la simple propaganda y el engaño no se derrota a un gobierno que tiene apoyo popular. Se recurre entonces a la violencia militar, como se hizo también contra Salvador Allende en Chile. 
Los bombardeos de los F-47 estadounidenses tenían como misión aterrar a la población. Así mismo Washington emplearía mercenarios procedentes de los escuadrones fascistas de Somoza para atacar a su país vecino. Una simbiosis tan terrible como criminal, la vimos en Libia, bombarderos de la OTAN con mercenarios en tierra causando terror y estragos. Y la estamos viendo también en Venezuela, con mercenarios que vienen de Colombia.
La décima Conferencia Panamericana celebrada en Caracas en marzo de 1954 a la que asistió el secretario de Estados John Fuster Dulles sirvió como un medio de legitimazión del ataque a Guatemala
"Si desoyen nuestra advertencia tomaremos medidas cual corresponde a una situación que podría poner en peligro la paz de América."  (J.F. Dulles)
 "Vino exclusivamente a Venezuela a obtener una resolución de la décima conferencia, señalando que Guatemala era un gobierno comunista, legitimando, digámoslo así, una intervención de Estados Unidos para derrocar al Gobierno de Guatemala". (Guillermo García Ponce). 4
En este aspecto, afortunadamente, los tiempos han cambiado y así, la Orden Ejecutiva dictada por la Administración Obama el 9 de marzo ha sido ampliamente contestada, desde el ALBA (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América), a la propia UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), al Movimiento de No Alineados, la Organización de Estados Americanos (salvo, claro, Estados Unidos y Canadá), a la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), el Grupo de los 77 (un grupo que une a países del hemisferio sur del mundo) y a la propia China. 7

La caída del Gobierno de Jacobo Arbenz significó la persecución y muerte de decenas de miles de guatemaltecos, la cifra seguramente supera los 100.000, además del retraso y empobrecimiento generalizados durante muchas décadas de toda una nación.
El propio Arbenz recordaría los motivos reales de su derrocamiento:
Han usado el pretexto del anticomunismo, la verdad ha de encontrarse en los intereses financieros de la United Fruit y demás monopolios de Estados Unidos que temen que el ejemplo de Guatemala sea imitado por otros países latinoamericanos. 4
No dejemos que esta tragedia vuelva a ocurrir de nuevo.

Notas:
1. Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. Guatemala. Libertarias. 2012.
2. Eduardo Galeano.  Las venas abiertas de América Latina. Siglo XXI.6ª edic. 2008.
3. A "killing field" in the Americas: US policy in Guatemala. Third World Traveler.
4. La CIA en Guatemala en 1954. No a la democracia. 
https://www.youtube.com/watch?v=TUsYJLKdyJ0&list=FLTIBK9RVQpd9VB5L8xtvNEw&index=15
5. Salim Lamrani. Amnistía Internacional, Venezuela y los derechos humanos.Opera Mundi. 25.03.2014
6. Luis Britto. García. Tras la capucha. Luisbrittogarcía. Blogspot.com.es. 18.05.2014
7. Unasur se solidariza con Venezuela y solicita a EE.UU. derogar decreto injerencista. Cubainformación. 15.03.2015.
También la Organización de Estados Americanos (OEA), salvo, claro, Estados Unidos y Canadá: 
http://islamiacu.blogspot.com.es/2015/03/no-es-para-reir-lo-dicho-por-el.html
Y el Movimiento de No Alineados y la alianza del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América).
http://nsnbc.me/2015/03/19/alba-nam-reject-us-aggressions-against-venezuela-call-for-dialogue/
Lucas Koerner. G77 + China, CELAC, UK politicianas reject US aggressions on Venezuela. Venezuelananalysis.com. 26.03.2015.
.

sábado, 21 de marzo de 2015

La "nueva" amenaza a Venezuela. Parte III


Barack Obama, el actual presidente estadounidense, emitía el 9 de marzo una Orden Ejecutiva declarando una emergencia nacional, pues Venezuela, según su Administración:
"...constituye una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y a la política exterior de los Estados Unidos y, por consiguiente, declaro una emergencia nacional..." 1, 2
Si hacen un poco de memoria verán que está orden era prácticamente un calco a lo que hacía el también presidente estadounidense Ronald Reagan respecto a Nicaragua. Aquella Administración, la de Reagan, como la de ahora de Obama, fomentó ampliamente la violencia a lo largo y ancho del mundo.
Yo, Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos de América, considero que las políticas y acciones del Gobierno de  Nicaragua constituyen una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y a la política exterior de los Estados Unidos y por consiguiente declaro una emergencia nacional para hacer frente a esa amenaza. 3
En aquella ocasión la Administración Reagan emitió esta "emergencia nacional" porque el pueblo de Nicaragua había elegido democráticamente a sus representantes en las elecciones de noviembre de 1984. El problema no estaba en Nicaragua, que no era ninguna amenaza para ningún país vecino, el problema estaba en que los nicaragüenses eligieron a los partidos y personas que no querían desde el poder político y económico de los Estados Unidos.
Ganaron los sandinisas, su partido, el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional), obtuvo el 67 % de los votos, el partido siguiente, el Partido Conservador Demócrata, solo un 14 %. La participación fue muy elevada, del 75,41 %, y la limpieza y honestidad de las votaciones y del proceso democrático fueron irreprochables. 4
Una delegación conjunta de la Oficina de Washington sobre Latinoamérica y el Grupo sobre Derechos Humanos Internacional habló de “un sistema electoral eficiente y honesto”. La delegación irlandesa, compuesta de parlamentarios de diferentes partidos, concluyó: “Creemos que las elecciones en Nicaragua fueron libres y honestas. El proceso electoral fue llevado a cabo con total integridad, No tenemos dudas sobre la validez de los resultados de la elección”. 5
Desde el mundo "democrático" estadounidense no se aceptó tal afrenta realmente democrática. Tenemos, por ejemplo, al New York Times:
Una editorial del New York Times (13.2.1985) arremetió contra los  sandinistas, que habían conseguido el 67% de los votos, por rechazar “someter su poder al consentimiento de la gente de Nicaragua”. 6
Parece que este medio corporativo confunde el consentimiento de la gente de Nicaragua con su propio consentimiento.
Este no reconocimiento a las elecciones democráticas de los habitantes de otros países cuando estas no son acordes a los intereses económicos y políticos del mundo financiero e industrial estadounidense, de los cuales los medios de comunicación son sus portavoces, ha sido una tónica a lo largo de los años. Venezuela fue y es especialmente atacada por este motivo.
La naturaleza propagandística de los medios de comunicación corporativos es evidente cuando tratan el caso de Venezuela, no reflejando su realidad social y política y obcecándose en imponer sus deseos a la voluntad mayoritaria de otro país.
Estudiando las páginas de opinión de los 25 principales periódicos en circulación en Estados Unidos durante los primeros meses de 2005, Extra! encontró que el 95 por ciento de los casi 100 comentarios de prensa que examinaban la política en Venezuela expresaban una clara hostilidad hacia el presidente democráticamente electo del país. 7
No pudiendo discutir ya la limpieza de las elecciones, al tener un sistema electoral de los más limpios y transparentes del mundo, arremeten contra su figura más vista, el presidente ,acusándolo de algo no real, de que hace y deshace leyes a su antojo. Cuando lo cierto es que en Venezuela existe un mayor control parlamentario y de otro tipo sobre este tipo de decisiones que el que hay en los propios Estados Unidos. Así, Nicolás Maduro, el actual presidente de Venezuela, ante la amenaza real que suponía la Orden Ejecutiva del 9 de marzo de Washington, tuvo que emitir una ley para defenderse ante tal amenaza. Esta ley, la ley Habilitante Antiimperialista, no fue decratada e impuesta directamente, sino que fue llevada a la Asamblea Nacional venezolana, donde necesitaba un respaldo al menos del 60 % para salir adelante, y fue aprobada el 11 de marzo. Las Leyes Habilitantes no son algo nuevo de la época bolivariana, sino que datan desde 1961. 8
En cambio, la Orden Ejecutiva de Obama no requiere de aprobación legislativa.  Entonces, ¿qué país creen que es más democrático y menos autoritario?
Como en el caso de Nicaragua, aunque en este caso Venezuela tenga las mayores reservas petrolíferas del mundo, el principal miedo no es solo a perder el control de los recursos de esos países por parte de las corporaciones estadounidenses, sino que tanto o más importante es el miedo al ejemplo que esto puede suponer para otros que traten de emular o repetir algo semejante. Se trata de un ejemplo, permítanme la redundancia, bastante ejemplar, ya que los países que lo siguen toman el control de su soberanía y enfocan sus políticas económicas y sociales hacia los intereses y derechos del conjunto de su población, y no hacia los intereses menos defendibles y más egoístas de poderosas familias extranjeras o locales que colaboran con ellas para enriquecerse de una forma desmesurada. Es, dicho en breve, la "amenaza" del buen ejemplo. A veces, muy poco a menudo, los medios de comunicación dicen cosas sensatas:

El London Times, en su editorial del 14 de junio de 1985, profundizó en la clave del rechazo estadounidense a las elecciones de Nicaragua y al gobierno sandinista elegido:

…el ejemplo que podía dar a los demás. 4

PS:
Continuaré con una nueva entrega de esta serie sobre la "nueva" amenaza a Venezuela, viendo la amenaza real y despiadada que lanzó ese poder económico norteamericano sobre los países de América.

Notas:
1. Executive Order -Blocking Property and Suspending Entry of Certain Persons Contributing to the Situation in Venezuela. The White Hose. 9.03.2015.
2. Fact sheet. Venezuela executive order.The White Hose. 9.03.2015.
3. Noam Chomsky. Turning the Tide. South End Press. 1985.
4. Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. Libertarias. 2012.
5. Envio Team. Nicaragua´s 1984 Elections –A History Worth the Retelling.
6. Lie: The Sandinistas Won´t Submit to Free Elections. FAIR. October-November 1987.
7. Justin Delacour. The Op-Ed assasination of Hugo Chávez. Extra! 1.11.2015.
8. Rachael Boothroyd. Venezuela´s Maduro granted decree powers by Parliament to confront imperialism. Venezuelananalysis.com. 16.03.2015.