viernes, 15 de junio de 2012

El genocidio de Ruanda y de la República Democrática del Congo.

Como sobre este tema hay unos importantes malentendidos y circula información que tiene poco que ver con la realidad de lo sucedido hace unos años, y hoy también, muestro unos hechos que ocurrieron en los años 90 del siglo XX en el centro de África. Hechos que causaron un genocidio comparable a los de la Segunda Guerra Mundial.



El genocidio oculto



Pero,  ¿cómo pudo pasar esto? ¿Cómo no se actuó en occidente ante el mayor genocidio después de la Segunda Guerra Mundial y comparable a los sucedidos entonces? Bueno, la respuesta a la primera pregunta ya se ha dado en parte al indicar los enormes intereses de las compañías occidentales en los inmensos recursos minerales del país [esa respuesta se da en el libro que publiqué Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países]. Y para tener su control primero necesitaron tener bajo su poder  la zona, que comenzó con el dominio sobre Ruanda, para posteriormente tomar posesión de las riquezas de su vecino Zaire, rebautizado como R.D. Congo en 1997.
En relación a la segunda pregunta, sobre la indiferencia occidental al genocidio, los medios de comunicación tienen mucho que decir al respecto. De acuerdo a estos, en el año 1994 se produjo una matanza de Tutsis en Ruanda por parte de los Hutus, con cifras que estaban en torno a 800.000 muertos. Entonces apareció una figura como Paul Kagame, que frenó el genocidio y atacó también la R.D. del Congo, supuestamente para prevenir nuevos genocidios. Se ofrece una versión en blanco y negro y distante de los hechos, achacando toda la culpa a los hutus, que debieron haber perdido la cabeza, en lo  que se suele calificar en los medios como violencia  sectaria y fanatismo étnico; y para dar justicia a estos hechos y actores tan malvados aparece un salvador, un héroe que defiende los derechos humanos y la libertad, Paul Kagame. Human Rights Watch, otra vez, contribuyó a extender esta visión idealista y muy favorable a los intereses de las corporaciones y de la administración estadounidense.23Pero, ¿empezó así?, ¿fue realmente así?
Hay que recordar, para aclarar algo la situación, que los presidentes de Ruanda y Burundi, Juvenal Habyarimana y Cyprien Ntaryamira, fueron asesinados en abril de 1994, ambos eran hutus. Las evidencias apuntan a Paul Kagame como responsable, así lo indicaba Michael Hourigan en 1996, cuyo informe para el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) fue dejado de lado tras haber sido consultado con oficiales estadounidenses.23También Kagame es acusado de este crimen por el general Faustin Kayumba Nyamwasa, antiguo jefe del ejército de Ruanda.23a De hecho, durante los trece años siguientes no se molestaron por volver a investigar sobre la autoría de este crimen.* El juez francés Jean-Louis Bruguiere continuó esta investigación indicando que Kagame necesitaba la eliminación física de Habyarimana, el que era presidente de Ruanda, debido a que se iban a celebrar elecciones en Ruanda, y Kagame no tenía ninguna posibilidad de ganar. Ante esta circunstancia y tras el asesinato del presidente ruandés, Kagame con su ejército, el Frente Patriótico Ruandés, que estaba muy bien preparado militarmente por EE.UU., dieron un golpe de Estado, arremetiendo contra la gran mayoría hutu de Ruanda y haciéndose con el control del país en menos de cien días. La minoría tutsi se imponía por la fuerza a la mayoría hutu. Durante este periodo representantes del gobierno ruandés pidieron ayuda a la ONU con el fin de parar las matanzas, pero EE.UU. se opuso a ello y dio como resultado que continuase el genocidio por parte del ejército de Kagame y la victoria final de este, que era lo que realmente deseaban los dirigentes norteamericanos.
Las matanzas se produjeron por ambas partes una vez iniciadas las hostilidades, pero también es cierto que fue el ejército de Kagame quien dio comienzo esta estrategia criminal y que estaba programada en sus planes. No puede decirse lo mismo sobre la actuación de los hutus que respondían sin mucho orden y control a la violencia que se había instaurado. Estados Unidos y la ONU eran conocedores de lo que sucedía, recibieron informes donde se les indicaba que se mataban al menos a 10.000 hutus al mes;23, 24 pero miraron hacia otro lado, intentando acallar y disminuir la gravedad de lo que sucedía a los hutus y justificando la actuación del ejército de Kagame. Los catedráticos estadounidenses Christian Davenport y Allan Stam, que fueron encargados por el TPIR para documentar los crímenes cometidos en Ruanda en 1994, indicaron que:

La mayoría de las víctimas eran hutus, no tutsis

Las masacres en las zonas controladas por las FAR [Fuerzas Armadas Ruandesas] parecían aumentar a medida que el [FPR] penetraba en el país y anexaba más territorios

Cuando [el FPR, el ejército de Kagame] avanzaba, las masacres aumentaban. Cuando se detenía, las masacres en masa disminuían considerablemente.23

Las conclusiones obviamente no gustaron a Washington y no permitieron que los profesores continuasen con su investigación. Estas conclusiones contradicen incluso la versión de que el primer genocidio, el de 1994, fuese debido principalmente a los hutus. Mostrando que en realidad fue al revés y que quien planificó y llevó a cabo el genocidio fue Paul Kagame, ayudado y financiado desde el exterior. Estos ataques hacia los hutus ya se habían realizado en años anteriores, a través del ejército de Uganda encabezado por el dictador Yoweri Museveni, en el que Paul Kagame había estado como director de inteligencia militar y del que su ejército, el FPR, era un brazo más del ejército ugandés.24 También de cara a un análisis riguroso de las cifras de muertos hay que analizar los datos reales de la población, y haciendo esto se ve que en el censo del año 1991 el 91% de los ruandeses eran hutus, solo un 8,4% eran tutsis, y el resto de otras etnias, como los Twa y otros grupos. Si la población era en Ruanda de 7.099.844, entonces tenemos 596.386 tutsis y 6.467.958 de hutus, por lo que atendiendo a estas cifras y a los informes de los investigadores la cifra de 800.000 tutsis asesinados es realmente falsa, es más, en realidad la mayoría de los asesinados fueron hutus. Esto pasó en 1994, pero después fue incluso peor, ya que el ejército de Kagame se lanzó sobre su objetivo en la R.D. Congo para tener acceso a los recursos minerales, causando un enorme genocidio que continúa hasta el día de hoy. Las cifras de tal genocidio son enormes y superan los seis millones de personas según algunos autores. ¿Cómo pueden los medios de comunicación de masas estar silenciando  actos tan horrendos o elogiando a criminales del grado de Paul Kagame, responsable de uno de los mayores genocidios en la historia? Incluso se le ha dedicado propaganda hagiográfica ampliamente difundida, como por ejemplo: We wish to inform you that tomorrow we will killed with our families (1998), en el que Philip Gourevitch compara a Kagame con Abe Licoln, o A Thousand Hills: Rwanda’s Rebirth and the Man Who Dreamed It (2008), de Stephen Kinzer.23
¿Se repite otra vez el apoyo del mundo de las grandes compañías a otro enorme crimen contra la humanidad como el que  se llevó a cabo en la Alemania de los años 30 y 40? ¿Por qué los presidentes de EE.UU.: Bush padre, Clinton, Bush hijo o Obama le han apoyado? Bueno, las respuestas no son difíciles de encontrar, como tampoco es difícil saber por qué no se ha hecho justicia sobre ello y por qué Kagame o colaboradores como Museveni, el presidente de Uganda, no están ante una Corte Penal Internacional. Las riquezas minerales de la R.D. Congo son enormes y dependen de ellos para su control y explotación.

*Recientemente, en enero de  2012, una corte francesa ha tratado de exculpar a Paul Kagame de los asesinatos de los presidentes de Ruanda  y Burundi ocurridos en 1994. La sentencia es un despropósito judicial, ya que no demuestra en absoluto que no fuesen los seguidores de Kagame los que lanzasen el misil contra el avión. Además de no invalidar la responsabilidad del presidente ruandés por los genocidios de Ruanda y de la R.D. Congo. Los medios de comunicación se han apresurado a difundir con entusiasmo la noticia, con el objeto de limpiar la imagen de su socio comercial, pero en vano, los hechos y los crímenes no prescriben por mucho que quieran desviar la atención.27, 28

Notas:
23. Edward S. Herman, David Peterson. Paul Kagame “Our Kind of Guy”. Voltaire, 3 January 2011.

23a. Milton Allimadi. Did Paul Kagame order the 1994 assassination of President Juvenal Habyarimana. Global Research, 18.8.2012.

24. Edward S. Herman, David Peterson. The Politics of Genocide. Monthly Review Press, 2010.

27. Theogene Rudasingwa. Responding to French Investigations into Habyarimana´s death. January, 2012.
http://newsrwanda-nkunda.blogspot.com/2012/01/theogene-rudasingwa-responding-to.html

28. Noble Marara. Kagame´s unreported killings. February, 2012. 
http://newsrwanda-nkunda.blogspot.com/2012/01/theogene-rudasingwa-responding-to.html

5 comentarios:

  1. Lo suscribo totalmente. Agradezco la redacción pues ultimamente se ha publicado bastante falacia al respecto.
    Salduos

    ResponderEliminar
  2. Desde lejanos países los ciudadanos de a pie no tenemos otra opción que ser escépticos con la información que nos dan los medios. ¿Los bantús (hutus) matando watusis (tutsis)? ¿Las matanzas de bosnios y croatas hechas por serbios...sin serlo? ¿El gobierno sirio asesina a los rebeldes, como pasó en Libia, llano de extranjeros de la OTAN? ¿Qué es verdad, qué es mentira, Qué intereses nos quieren pervertir la realidad?

    Excelente post.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, es lo de siempre. En todas las guerras se ha utilizado esta estrategia de que se interviene por motivos humanitarios, para supuestamente parar un genocidio o los abusos de un ejército o gobierno. Esta excusa la utilizaban: Grecia, Roma, el Imperio británico, la Alemania nazi o ahora los mismos Estados Unidos. Los motivos de las guerras son bien diferentes, tienen que ver con el poder y la economía, pero esto no se puede mostrar de cara al público. Por otra parte sí se sabe al final lo que pasa, se ha sabido en Libia, ahora se está conociendo lo de Siria, y se sabe también lo que ocurrió, y ocurre, en Ruanda y en la R.D. Congo, para eso están las investigaciones con rigor; que siempre han existido y existirán. No todo es malo en el ser humano. en El genocidio de Ruanda y de la R.D. Congo.

    ResponderEliminar
  4. Es rotundamente falso que hutus y tutsis se mataran entre si. Fueron tropas de Etiopia, Kenia y Republica de Centro África las que invadieron el pais despues de que un misil suministrado por los servicios secretos occidentales derribara el avión donde viajaban los presidentes de Ruanda y Burundi. Paul Kagame, formado en academia militar britanica se puso al frente de la invasión de Ruanda por tropas mercenarias. Ahora Ruanda agrede a Zaire para arrebatarle las minas de coltan y otros minerales valiosos. Repito: No hubo ninguna guerra civil entre ruandeses sino una invasión de tropas mercenarias monitorizadas por U.S.A, G.B e Israel, supongo, ya que son tres paises "aliados", controlados por el sionismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes referencias? Es muy interesante esta información

      Lo de las guerras "étnicas" ya no cuela, al menos entre la gente que conoce mínimamente África.

      Y sobre el genocidios, cuidado con las cifras, están muy alteradas al alza, y como siempre para seguir lobotomizando a la opinió pública y que esta acceda, y apoye, las intervenciones "humanitarias":

      Antes de la Guerra Civil de 1994 la población ruandesa era de unos 6,9 millones, de los cuales los tutsis eran un 8%. Después de la guerra, que los Tutsis ganaron bajo Kagame, la población de Ruanda creció a unos 8,5 millones en 2006. Los tutsis son ahora un 15% + de la población de Rwanda (basado en el censo de Ruanda y fuentes de la ONU).

      Si 800.000, “sobre todo tutsis”, murieron en 1994 en 90 días con sólo palos y machetes, wow!, esto es una mucho mejor proporción de matanza que la de EE UU alguna vez alcanzó con el napalm y sus lluvias de grandes bombas sobre Vietnam en los 13 años de ataque, incluyendo el Agente Naranja.

      Si 800,000, sobre todo Tutsis, fueron matados en un espacio tan corto de tiempo, entonces ¿cómo es que los Tutsis son ahora el 15 % de Ruanda?

      Comparar las poblaciones de Ruanda y Burundi en 1994 a lo que prevalece ahora. Ambas eran casi iguales en términos de población y porcentajes tutsis en ese tiempo. Ellos son más o menos los misma ahora.

      1) La guerra duró 90 días.

      2) Las armas utilizadas eran bastante rudimentarias – principalmente palos y machetes.

      3) Se supone también que los tutsis no sólo huían de los combates, sino que también se defendieron cuando fueron acorralados.

      4) Los tutsis ganaron la guerra con Kagame que viene de Uganda.

      5) Cuando los hutus fueron finalmente derrotados por los tutsis huyeron al Congo donde instalaron campamentos de refugiados.

      6) Las comparaciones: los Estados Unidos estuvieron bombardeando y disparando en Vietnam durante 13 años – desde tierra y desde el aire con armas de gran poder de fuego. El Cong también estaba matando gente en tierra. El número de víctimas vietnamitas fue 2-3 millones en 13 años. Así que eso es 20-25,000 al mes – tirando al alza.

      7) Teniendo en cuenta lo que los ruandeses tuvieron que ‘trabajar’, yo diría que el número de muertes fue de entre 15.000 y 25.000. Y eso al alza.

      Prueba: De lo contrario ¿cómo se explica el hecho de que los tutsis son ahora el 15% + de la actual población de Ruanda? Y ¿cómo se explica el hecho de que en 1994 Ruanda y Burundi tuvieran el mismo número de población aproximadamente, y son casi iguales ahora? Los porcentajes tutsis también son casi iguales. Es todo lo que hay en las cifras oficiales.

      Aún así, la cifra de 15.000 muertos sigue siendo, por desgracia, demasiado alta.

      Bueno, no hubo intervención en el genocidio masivo de los últimos días de la resistencia Tamil Tigers. Pero en general, la guerra duró 27 años, con 70.000 muertos.

      Entonces, ¿cómo puede una guerra de 90 días, peleada con machetes, matar principalmente entre 500.000 y 1 millón de personas? Sólo viles mentiras de los medios blancos, como de costumbre.

      Los tutsis han estado siempre entre las 9 – 10% de la población de Ruanda, desde el censo de 1950.

      Los hutus han mantenido un constante 90% desde entonces.

      Al comienzo de la guerra, había unos 600.000 tutsis en Ruanda. De alguna manera, supuestamente 1000.000 fueron asesinados. ¿De dónde provienen los otros 400.000.?

      Sin embargo, después de la supuesta masacre de 1000.000 de tutsis, la población tutsis por arte de magia se incrementó a 12% de la población ruandesa.

      Alguien da más?

      Eliminar

Puede poner aquí sus opiniones, siempre con respeto y con ánimo de enriquecer y fomentar el debate.
Las personas que participen deberán identificarse con el fin de que asistamos a un debate e intercambio de opiniones en condición de igualdad.
Gracias-Mila esker-Thank you.