jueves, 28 de febrero de 2013

¿Por qué no recordamos la transición? Parte I



Si les hablo de Gonzalo Puente Ojea puede que muchos de ustedes no lo conozcan, y ustedes seguramente no tienen la culpa de ello. Gonzalo Puente Ojea es posiblemente el intelectual español más destacado de  finales del siglo XX. Les recomiendo leer su obra completa para entender bien lo que digo. Bien, expuesto esto, lo que quiero mostrarles es cómo este intelectual, ya hace unos cuantos años, en los años 90, hablaba sobre la falsedad de la transición española, de  la supuesta transición a la democracia. En el año 1995 este autor, este brillante escritor, este intelectual publicó un libro de enorme categoría, como lo son prácticamente todos en su carrera, y esto no es ninguna exageración, ese libro se titulaba Elogio del Ateísmo.(1) En él había un profundo ensayo dedicado a lo que se hizo y ocurrió en la transición, enfocado en gran medida hacia la permanencia del confesionalismo en España, por ello fue titulado con sutileza de la siguiente forma: Del Confesionalismo al cripto-confesionalismo. El ensayo es claro, tremendamente claro y riguroso, no sigue la línea de fortier in re, suaviter in modo, como el propio Puente Ojea avisa: 

...cuando lo que hay que decir es urgente y perentorio porque reviste el carácter de denuncia pública, de una denuncia que pueda escucharse en todas partes.(1)

Ciertamente era urgente y perentorio decirlo y que fuese escuchado. Sin embargo, fue dicho pero apenas escuchado. Los españoles estaban distraídos en otras cosas, en cosas bastante banales por cierto. Mientras se estaba generando la tormenta, tormenta que ahora descarga y que pilló a estos desguarnecidos y desamparados. Hoy, hoy es el tiempo de las quejas y los sollozos.
Los españoles, los españoles de a pie, perdieron su memoria y se convirtieron en un juguete fácilmente manipulable en manos de poderes con pocos escrúpulos.

...porque un pueblo sin memoria se convierte en un espectro que vaga por espacios sin puntos cardinales. La memoria es un atributo esencial de la personalidad, tanto individual como colectiva. Pero suprimir la memoria histórica no sólo es el presupuesto de la tiranía sino también de todo sistema de hegemonía de poderes especialmente interesados en borrar las  huellas de sus pasadas culpas.(1)

Hoy, como decía, es tiempo de quejas, de quejas y sollozos. ¿Cuándo recuperaran los españoles, los españoles de a pie, su dignidad, su memoria? ¿Cuándo?





Notas:
(1) Gonzalo Puente Ojea. Elogio del ateísmo. Siglo XXI. 1995.

miércoles, 27 de febrero de 2013

El cristianismo y la guerra. Parte I




La importancia, el apoyo y recurso a la guerra durante la época cristiana no fue ni ha sido un asunto menor, y ya desde su mismo origen.
La propaganda bélica impulsada por los sacerdotes ha tenido siempre una gran importancia, con el cristianismo este papel incluso se realzó. Desde entonces se han repetido durante siglos similares argumentaciones y justificaciones,  que condujeron a una ola  incesante de violencia en la historia de la humanidad. El patriarca de Armenia, Wrthanes, como tantos patriarcas, sumos sacerdotes y papas buscaron pretextos y consuelos para las guerras:

«Consolaos en Cristo, porque los que murieron han caído por la patria, por las iglesias y por el consuelo de la santa religión,… (1)

Las apologías de la guerra y sus justificaciones fueron parte de la doctrina impartida por los Padres de la Iglesia desde sus comienzos:

El padre de la Iglesia Ambrosio había celebrado ya una patética insti­gación a la guerra, y el padre de la Iglesia Atanasio había manifestado que en la guerra era «legal y loable matar adversarios»(2)

Agustín de Hipona, San Agustín (354-430 DC), uno de los filósofos que se enseñan a todos los jóvenes en los centros educativos, era otro ferviente defensor de la guerra y de la obediencia al poder:

Puesto que «su modo de proceder» es «evitar la de­cadencia moral humana por medio de las guerras»

…los soldados cristianos deben obedecer inme­diatamente si él les ordena: «¡Desenvainad la espada! ¡Marchad contra ese pueblo!».

«No hay nada tan útil para el alma como la obedien­cia»(2)

Y aleccionaba sobre cómo los soldados o guerreros deben evitar cualquier reticencia o escrúpulo para matar:

Según Agustín, el soldado puede y debe matar sin cargo de concien­cia, ¡en ciertos casos, incluso en una guerra de agresión! Quien participa en esas confrontaciones deseadas por Dios «no peca contra el quinto mandamiento». Ningún soldado es un asesino si mata a seres humanos por orden del legítimo ostentador del poder, «antes bien, si no lo hace, es culpable de contravenir y menospreciar la orden»(2)

Estas “enseñanzas” se inculcarían durante muchos siglos a muchos soldados que luego cometerían crímenes terribles con ese respaldo "moral". Ocurrió por ejemplo en el régimen nazi de principios-mediados del siglo XX,  en la dictadura Argentina de fines de siglo o en la guerra de África por parte de España de comienzos.(3)
El concepto de “Guerra justa” o “Bellum iustum” lo incorpora al cristianismo también San Agustín. Esta expresión y pensamiento propagandístico ya había sido usado antes por los romanos, por ejemplo por Cicerón.(2) Dicho concepto, el de justicia, no ha dejado de invocarse desde entonces, podemos recordar el caso de la invasión a Libia en el año 2011.(4)



Extracto de la obra: Mikel Itulain. Justificando la guerra. 2012.

 Notas:

   (1)  Karl Heinz Deschner. Historia Criminal del Cristianismo. Los orígenes, desde el paleocristianismo hasta el final de la era constantiniana. Barcelona: Ediciones Martínez Roca, pp 174-178, 229. 1990.
   (2)   Karl Heinz Deschner. Historia Criminal del Cristianismo. La época patrística y la consolidación del primado de Roma. Barcelona: Ediciones Martínez Roca, pp 101-141. 1991.
(3) Mikel Itulain. La guerra de África relatada por Ramón J. Sender.Parte I. Enlace
(4) Mikel Itulain. Justificando la barbarie contra Libia. Enlace.

domingo, 24 de febrero de 2013

BAILANDO CON LOBOS: CUANDO EL CINE SE ACERCA A LA REALIDAD.



El filme Bailando con lobos de 1990, dirigido e interpretado por Kevin Costner, constituye uno de esos casos, no muy abundantes, donde se logra mostrar una realidad histórica con un acertado equilibrio. La película, en su versión completa, muestra la interacción de dos culturas, ambas con sus defectos y aciertos, donde se impone no la más sabia, no la más sensata y equilibrada, sino la que  tiene mayor potencial militar, la que tenía mayores recursos militares. Este gran trabajo es una cura de humildad a nuestra supuesta mejor civilización, sin embargo, tampoco es una visión mítica de la cultura nativa norteamericana, al menos en lo que se muestra en la versión entera del largometraje. Ya que en esta aparece también la brutalidad y la barbarie en el lado nativo, ver por ejemplo la venganza cruel contra los cazadores colonos que protagonizaban matanzas de bisontes.
¿Cuál de las culturas era mejor? Yo diría que ninguna, una tenía mejores cosas en algunos aspectos y peores en otros. Así son las cosas y así ha sido siempre. Muchas veces nos negamos a ver, a aprender nuevas cosas, a aprender sobre todo de otras culturas. Walter Lippman, el escritor y periodista estadounidense, decía que: La mayor parte de nosotros, no vemos primero y después definimos, primero definimos y después vemos. Nuestros prejuicios, los prejuicios de nuestra cultura, marcan nuestra visión del mundo. Y eso en el caso de que nos dignemos a mirar.
Siempre será cierta la expresión de que se desprecia lo que se ignora. Cuántas veces he podido comprobar yo mismo esta gran verdad.
En cuanto a la visión de los nativos norteamericanos por parte de los colonos europeos, esta estaba marcada principalmente por el desconocimiento. Los nativos recibían calificativos poco amables: "salvajes", "bandidos", "sucios", "peligrosos", "dañinos", "incivilizados", "brutos", "adoradores del mal" y un largo etcétera. Sin embargo, quienes se molestaron en conocerlos un poco más, como Thomas Morton, un vecino de la colonia de Plymouth Bay que vivió en el siglo XVII, tenían una visión diferente:

Les encontró "más llenos de humanidad que los cristianos". No eran ni peligrosos ni dañinos "como algunos habían pensado".

Los "indios" eran sutiles e inteligentes, admirablemente competentes en la agricultura, la caza, la atención a los partos y la medicina, y vivían vidas ricas y plenas.(1)

Luego vino la destrucción de su cultura y de su vida, y las descalificaciones para justificar un acto tan bárbaro. Las justificaciones para hacer asumible y entendible su exterminio.(2)
Desde entonces hasta ahora hemos progresado poco, hemos seguido cometiendo los mismos errores y las mismas barbaridades, en América, en Asia, en África y en la propia Europa. Afortunadamente la película, el filme de Kevin Costner, recupera con acierto la memoria y la voz dormida de una brillante cultura, de la cultura de los nativos norteamericanos.


Notas:
(1) Michael Parenti. La lucha de la cultura. Hiru. 2007.
(2) Mikel Itulain. El exterminio de los nativos norteamericanos. Enlace



sábado, 23 de febrero de 2013

LAS ORGANIZACIONES "HUMANITARIAS" ANTE LOS ATENTADOS TERRORISTAS EN DAMASCO

Imágenes de los atentados en la ciudad de Damasco el 21 de febrero de 2013. Las imágenes son duras, pero piense que usted es un ciudadano sirio, que oye que han ocurrido una cadena de atentados en un barrio muy conocido por usted. Corre entonces allí, porque sabe que sus hijos pueden estar precisamente allí. Llega, mira, ve muertos por todas partes, cuerpos destrozados, también de niños, niños a los que les falta la cabeza, a algunos las  piernas. La  gente grita, enloquece. De repente reconoce un jersey de colores, el jersey de colores envuelve un trozo de cuerpo, un trozo del pecho de un niño pequeño. Usted se siente morir, se siente desmayarse, lo cree una pesadilla mientras un escalofrío recorre su cuerpo. Es su hijo, era su hijo.
Pónganse en su lugar.


Un ser humano yace  achicharrado junto a su moto

Una persona destrozada por la bomba, mientras una mano pregunta por qué esta barbarie.

Con desesperación un ciudadano trata de salvar a un ser querido


Las imágenes son claras, sin engaños, expresan la muerte de seguramente más de sesenta personas y múltiples heridos en otro atentado terrorista de los extremistas islámicos financiados y armados desde el exterior, por las potencias occidentales y las dictaduras del golfo: Catar y Arabia Saudí. (1), (2)

Bien, ¿qué dicen las apodadas como organizaciones "humanitarias" sobre esta terrible barbarie?
Miro la página de Amnesty International (su página en inglés y  también en castellano) y no veo nada sobre ello. ¿Se les olvidó? Vuelvo a mirar a ver que dicen sobre Siria y hablan de:

Desde que las protestas comenzaron en 2011, la situación en Siria se ha convertido en un conflicto armado interno... (Conflict in Syria: Protect civilians. Amnesty International. 23.2.2013).

También hay una carta enviada al representante del Gobierno sirio en Naciones Unidas para que paren las muertes de civiles por parte de su gobierno (Demand the government protects civilians in Syria, AI, 23.2.2013). Ninguna carta a Obama, Hollande, Cameron, u otros países occidentales, o a las dictaduras de Catar y Arabia Saudí, todo ellos fundamentales y principales responsables de  la violencia y la guerra en Siria, mediante la financiación, suministro y apoyo de armas a los extremistas islámicos.

Página de Amnesty International, 23.2.2013.

Bueno, decir que lo de Siria es un conflicto interno es simplemente falsificar la realidad, la realidad muestra que buena parte de los países occidentales financian a los extremistas islámicos, incluida Al Qaeda, que quieren derrocar al Gobierno sirio. 
Sobre los  motivos por los que occidente quiere actuar contra Siria les dejo este enlace: Los intereses económicos detrás de la guerra en Siria.
Sobre la oposición "pacífica" y "democrática" que "representa" a los sirios:  Charlie Skelton. La oposición siria: quién son los que hablanEnlace
Sobre la oposición armada, los extremistas islámicos financiados desde el exterior: Al QaedaTony Cartalucci. Ending Syria´s violenceLo que estamos viendo en Siria. Les dejo más bibliografía:(3), (4), (5)
Sobre el conflicto "interno", que en realidad es internacional desde su origen: (5), (6), (7), (8)
Tienen mucha más bibliografía si quieren, consúltenla.
Es evidente que Amnistía Internacional falsifica los hechos, y no de un modo inocente.
Esta organización, Amnistía, se encarga de culpabilizar de prácticamente todo al gobierno sirio, sin aportar evidencias claras, como ya mostré en su actuación en el conflicto sirio: El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria. En esto sigue el guion de los departamentos de estado y de los medios de comunicación corporativos: Los medios de comunicación corporativos y la guerra contra Siria. También sin querer ver que la principal fuente de violencia proviene de la que están realizando Al Qaeda y otros grupos de fanáticos que asolan el país. Todos estos grupos armados están financiados por las potencias occidentales y por las corporaciones, que los usan como ejército de choque para destruir una sociedad y hacerse con el control de los recursos. Ellos, las corporaciones y sus ideólogos, han sido muy claros:

Esto expresaba Ed Husain en uno de estos think-tank, el Consejo sobre Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations):

Los rebeldes sirios serían inmensamente más débiles hoy sin Al Qaeda en su filas. En general, los batallones del Ejército Libre Sirio [Free Syrian Army -FSA-] están cansados, divididos, caóticos e inefectivos. Sintiéndose abandonados por occidente, las fuerzas rebeldes se están desmoralizando cada vez más mientras se enfrentan con el ejército profesional y superior armamento del régimen de Assad. Los luchadores de Al Qaeda, sin embargo, pueden ayudar a aumentar la moral. La influencia de los yijadistas trae disciplina, fervor religioso, experiencia en la batalla de Irak, financiación de los simpatizantes suníes en el Golfo, y lo más importante, resultados contundentes. En breve, el FSA necesita a Al Qaeda ahora.(2)

Con pocas bromas, y de hecho como han actuado, utilizando a Al Qaeda como ejército de choque, como la legión que destruye y somete mediante la brutalidad y la barbarie a los pueblos que se muestran levantiscos o poco sumisos.3, 4, 5
Brookings, otro think-tank, pese a adornarlo de retórica y de hablar de lucha por la libertad, contra la tiranía y contra el terrorismo, precisamente lo contrario que están haciendo las  organizaciones apoyadas por el gobierno norteamericano, que es a su vez dirigido por estos think-tank, ponía como soluciones para Siria:
  1. Quitar el régimen [el Gobierno sirio] por vía diplomática;
  2. Coaccionar al régimen por medio de sanciones y aislamiento diplomático;
  3. Armar a la oposición Siria para derrocar al régimen;
  4. Llevar a cabo una campaña aérea militar como en Libia para conseguir una victoria de la oposición.
  5.  Invadir Siria con fuerzas dirigidas por EE.UU. y quitar así el régimen directamente, y
  6. Participar en una multilateral acción de la OTAN para quitar a Assad y reconstruir Siria.(2)

¿Por qué Amnistía Internacional no va al fondo del problema?, ¿al origen del problema? ¿Por qué no pide a los gobiernos occidentales y a las corporaciones que paren el ataque despiadado y robo contra otros países? Contra Libia, Siria, Mali, Venezuela, Ecuador, Cuba...
Bien, ahí está el fondo de la cuestión. Amnistía Internacional está financiada por estas corporaciones, como bien documenta el experto en conflictos internacionales Tony Cartalucci.(9) 
Entonces:





Tony Cartalucci dice que Amnistía Internacional no solo no defiende realmente los derechos humanos, sino que es el principal obstáculo para una defensa apropiada y sincera de ellos.(9) Y no le falta buena razón.

PS: Human Rights Watch sigue en la misma línea que AI. No hay mención al despiadado ataque terrorista en Damasco.

Mikel Itulain.
Blog

Notas: 
(1)Mikel Itulain. Los medios de comunicación corporativos y la guerra contra Siria. Enlace
(2)Mikel Itulain. Los intereses económicos detrás de la guerra en SiriaEnlace
(3) Pepe Escobar. Confirmado la mayoría de los "rebeldes sirios" son contras mercenarios extranjeros. Red Voltaire. 2.8.2012. 
(4) Thierry Meyssan, Ejército Sirio Libre: ¿revolucionarios o contras?, Red Voltaire 26.7.2012.
(5) Ed Husain. Al-Qaeda´s specter in Syria. Council on Foreign Relations, 6.8.2012.
 (6)F. William Engdahl. Syria, Turkey, Israel and a Greatar Middle East Energy War. Red Voltaire, 12.10.2012.
(7) Brookings. Saving Syria: Assesing options for regime change, 15.3.2012. http://www.brookings.edu/research/papers/2012/03/15-syria-saban
(8)  Michel Chossudovsky. Syria: NATO next "humanitarian" war?
(9) Tony Cartalucci. Amnesty International is US State Department propaganda. Land Destroyer. 22.8.2012. Enlace



jueves, 21 de febrero de 2013

La falta de rigor y ética en los medios corporativos: atentados terroristas en Damasco.

Imágenes de los atentados en la ciudad de Damasco hoy 21 de febrero de 2013. Estas imágenes son duras, pero si la realidad es dura hay que conocerla.


Un ser humano yace  achicharrado junto a su moto

Una persona destrozada por la bomba, mientras una mano pregunta por qué esta barbarie.

Con desesperación un ciudadano trata de salvar a un ser querido


Las imágenes son claras, sin engaños, expresan la muerte de seguramente más de sesenta personas y múltiples heridos en otro atentado terrorista de los extremistas islámicos financiados y armados desde el exterior, por las potencias occidentales y las dictaduras del golfo: Catar y Arabia Saudí. (1), (4)

Sin embargo, los medios de comunicación corporativos no hablan de un brutal atentado terrorista, del horror desatado, de los fanáticos que lo hicieron. ¿Se imaginan si esto lo hubiese cometido una organización palestina en Israel o una organización vasca en  España? No ha sido así y por eso el discurso "periodístico" es muy diferente. Esto dice ABC:

También resultó herido, pero de carácter leve, el secretario general del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Nayef Hawatmeh, que respalda al régimen sirio, según fuentes de este movimiento.
El estallido del coche bomba produjo, además, grandes daños materiales y decenas de vehículos aparcados en las proximidades quedaron calcinados. La agencia oficial de noticias Sana atribuyó la acción a grupos «terroristas», expresión con la que las autoridades sirias denominan a los rebeldes que combaten contra el régimen que preside Bashar al Asad.(2)
Nada de una condena clara ni de llamar por su nombre al terrorismo, ni de quién está detrás de todo esto. Además se habla de personas que han sido heridas que respaldaban al "régimen",  esto parece un justificativo, ¿no? Y vean lo que dicen sobre los terroristas islámicos: expresión con la que las autoridades sirias denominan a los rebeldes que combaten contra el régimen que preside Bashar al Asad. Piensen esto en un atentado como los que he comentado y que se dijese que había heridos que estaban vinculados al  régimen israelí o al régimen español, además de no considerar a los autores como terroristas, sino como rebeldes. El medio de comunicación que haría esto sería perseguido judicial, económica y políticamente.
ABC, como otros medios, tiene como "fuente" al observatorio sirio sobre derechos humanos, que da "informes" anónimos, sin evidencias, sobre lo que supuestamente ocurre en Siria. Respecto a ese observatorio:

Esta organización, con una persona en ella, Rami Abdelrahman, y con base solo en Londres, por lo que no está presente directamente en Siria, tiene una estrecha relación con las administraciones británica y norteamericana. Ver el informe de Tony Cartalucci sobre esta supuesta “ONG” y otras similares que dicen representar a Siria: ONGs sirias trabajando directamente con el gobierno británico-Syrian NGOs working directly with british government.(1)

ABC, y los  otros medios corporativos también, ya está acostumbrado a cambiar y manipular los hechos en Siria, ver el artículo que realice sobre este tema: Los medios de comunicación corporativos y la guerra contra Siria

Foto : Manifestación contra el gobierno sirio [Según ABC]. ABC.22.06.2011.
Aunque en realidad es a favor de él, se aprecian muchas fotos de Assad, el presidente, además de  las dos estrellas de la bandera oficial siria, así como el color rojo de su banda superior; la de los llamados rebeldes, la antigua bandera colonial, tiene tres estrellas rojas y el color de su banda superior es verde. 

El fraude periodístico resulta hasta descarado y en cierto modo es un insulto a la inteligencia de sus lectores, ya que los toman por ignorantes o tal vez por demasiado estúpidos como para no saber siquiera identificar a la bandera siria o las fotos de su presidente actual.(1)



Esto hacía ABC, pero El País seguía una línea paralela, vean lo que decía de  estos terroristas realmente desalmados, porque solo buscan la mayor destrucción posible e instaurar un régimen islámico de intolerancia y terror:

Aunque los rebeldes, levantados en armas desde 2011, han efectuado numerosas incursiones en Damasco en los pasados meses, en pocas ocasiones le han asestado un golpe tan duro al corazón del régimen, en el centro mismo del bastión en el que resisten El Asad y su Gobierno.(3)

El País no tiene ningún rubor en calificar de “incursiones” de los rebeldes estos ataques de terror con multitud de muertos civiles y además parece ensalzar el hecho, dándole una importancia política. Piensen si en un atentado en Nueva York o en el mismo Madrid, donde son asesinadas decenas de personas, un periódico alternativo calificase la actuación de los activistas como: en pocas ocasiones le han asestado un golpe tan duro al corazón del régimen, en el centro mismo del bastión en el que resisten Obama (o Rajoy) y su Gobierno. Piensen en las consecuencias judiciales y penales, y en la condena pública, por apología y colaboración con el terrorismo, para quien se atreviese a hacer tal cosa.
El País, como el propio ABC, también estaba muy acostumbrado a mostrar una falsificación de la realidad siria a sus lectores. Ver el artículo que he mencionado sobre  los medios corporativos.(1)
Para entender esta actitud tan poco moral, tan poco ética y tan poco periodística hay que conocer y entender que en la guerra contra Siria, como en la guerra contra Libia, hay grandes intereses económicos;(4) y los medios corporativos defienden los intereses de sus dueños, de los dueños de las corporaciones que llevarán a cabo un pillaje, un expolio, de lo que debía corresponder a los habitantes de esos países. 


NOTAS:
(1). Mikel Itulain. Los medios de comunicación corporativos y la guerra contra Siria. Enlace
(2) La explosión de un coche bomba deja 64 muertos y más de 200 heridos. ABC. 21.2.2013. Enlace
(3) Más de 60 muertos en una cadena de atentados con coches bomba en Damasco. El País.21.02.2013. Enlace
(4) Mikel Itulain. Los intereses económicos detrás de la guerra en SiriaEnlace

Sobre la falta de ética de los medios promoviendo la guerra y sobre la labor de Al Qaeda al servicio de las corporaciones occidentales dejo estos artículos:

Mikel Itulain. JUSTIFICANDO LA BARBARIE CONTRA LIBIA.
Mikel Itulain. AL QAEDA: DE LOS ORÍGENES Y DE SU FUNCIÓN.

Publicado: 21/2/13.

Las "inútiles" vacas sagradas de la India.




En los países occidentales tenemos el mal hábito, demasiado arraigado, de considerarnos superiores a otras personas de otros continentes y otras culturas. Creemos que nuestra visión de "progreso" es la que debe seguir todo el mundo, aunque ahora, una vez que buena parte de los países industriales de occidente han  entrado en una aguda crisis económica, se están replanteando algunas cosas.
Esta visión de superioridad que comentaba va desde menospreciar la cultura de otros países: lengua, costumbres religiosas, costumbres medioambientales, comida, trato a los animales, etc, a creer que necesitan nuestra ayuda. Respecto a la ayuda, si estos países occidentales y sus élites ricas no hubiesen salido de sus países a saquear y someter al resto del planeta, el mundo hoy sería más  equilibrado y más civilizado.
Dicho esto y como indica el título, vamos a ver el tema de las vacas sagradas en la India. Desde nuestro punto de vista tal aspecto cultural supone que es debido a la ignorancia de estas gentes, a no saber modernizarse. Ocurre que las vacas pueden andar de aquí para allá sin que nadie las pueda tocar, mientras la gente muere de hambre y la carne de ellas no se puede utilizar. Nos parece algo absurdo y lo achacamos a una cultura atrasada y supersticiosa dominada por la religión y no por la razón. Todo esto, visto así, nos muestra a nosotros, los seres de cultura occidental, como personas más civilizadas y racionales, y a ellos, a los hindúes, como más atrasados, más irracionales y menos civilizados. Sin embargo, no se nos olvide, este sería nuestro punto de vista, no el de ellos. Entonces, ¿quién tiene razón?: ¿nuestro juicio basado en nuestros prejuicios? o ¿su modo de vivir que es el que han venido desarrollando durante mucho tiempo? Bien, para responder a esto hay que dejar de lado muchas taras y sesgos culturales, tarea nada fácil, y analizar lo hechos, estudiando la sociedad y toda su interrelación con el medioambiente donde se desarrolla. Esto es lo que hizo el antropólogo norteamericano Marvin Harris.(1) Las conclusiones de sus estudios reflejaban unas informaciones que bien nos valdrían para ser menos arrogantes en nuestros juicios:

- Las vacas eran unos animales que eran en realidad muy productivos: daban bueyes, tras parir terneros, que serían usados en la agricultura; daban leche, que sería un alimento base importante para la población; daban estiércol, que  tendría multitud de usos, entre ellos como combustible y abono; y daban también cuero y también carne, porque no había nada que se desaprovechase de la vaca una vez muerta.

- Además toda esta producción no tenía un contrapunto o un alto precio a pagar, como ocurre en occidente con la cría de ganado, principalmente estabulado e intensivo; donde el consumo energético para producir un kg de carne es elevadísimo, además de destinar la mayor parte del cultivo vegetal o cerealístico para la cría de animales. El ganado en la India se alimenta con lo que encuentra aquí y allí, y es más, puede entrar en las propiedades de los grandes propietarios a pastar, ya que por su carácter sagrado no las pueden molestar. De este modo los ricos, por una vez, tienen que dar u ofrecer algo a los pobres, no solo limosna.

En vista de estas contundentes explicaciones y razonamientos, y otras más que da el sabio antropólogo, deberíamos reconocer que muchas veces nos precipitamos en nuestros juicios, que muchas veces hacemos juicios con prejuicios, y, deberíamos, de una vez por todas, aprender la lección y dejarnos de tantas tontas arrogancias. No se es más por el hecho de pretenderlo, y este ejemplo nos puede venir bien. Esto también nos debería hacer entender y conocer que tras aparentes prácticas o comportamientos irracionales hay detrás de ellos justificaciones racionales. En el caso de la India no fue que un profeta o un líder religioso dijo algo y todos le terminaron siguiendo, no, esto no fue así. Fue, en cambio, un motivo ecológico, una necesidad ecológica de supervivencia la que marcó este comportamiento, que luego se convirtió en parte de lo religioso. Entendamos y no olvidemos que es la necesidad de supervivencia la que marca todas las demás conductas, incluida la religiosa; primero es la supervivencia y después es el rito o costumbre.
El caso del Islam y su prohibición de comer carne de cerdo sigue un patrón similar. Una necesidad ecológica, el inconveniente e inviabilidad de tener un animal no rumiante, como es el cerdo, frente  a otro tipo de ganado, como el caprino o el ovino, que sí lo es y puede aprovechar mejor los recursos alimenticios con un menor costo, además de ser más resistente a climas calurosos o áridos.

Así pues, miremos, escuchemos, aprendamos y respetemos al resto del mundo. Hagamos  un intercambio de ideas, costumbres, lenguas y conocimientos, rechacemos la guerra y la violencia como medio de actuación y vivamos en una paz  necesaria. Todo esto empieza por nosotros y por no dejar a nuestros líderes continuar con sus campañas de fechoría y rapiña por el mundo. En nuestras manos en definitiva está que todo esto sea posible. El mundo lo necesita y nosotros también.



Notas:
(1) Marvin Harris. Cows, Pigs, Wars and Witches. The Riddles of Culture. Vintage, 1989. (Hay traducción castellana).


NUEVOS ENLACES:

EN ESPAÑA NO SE VALORA A LA CIENCIA.



LA DESTRUCCIÓN DE LA CULTURA Y DEL CONOCIMIENTO




LA HISTORIA COMO ENEMIGO




martes, 19 de febrero de 2013

¿Cómo van a cambiar los trabajadores españoles su situación si no cambian ellos mismos?



Esta pregunta con la que titulo el artículo es la que deberían hacerse los trabajadores españoles, porque es la principal pregunta y también la principal respuesta a la solución de sus problemas. 
Una sociedad, sea cual sea, no se mantiene por lo que diga solo una minoría, esto solo puede hacerse durante un breve tiempo y utilizando el miedo y la violencia. Para que se mantenga necesita de apoyo social, de una base social. Y en España, guste o no reconocerlo, los trabajadores, en mayor o menor medida, han apoyado lo que estaba ocurriendo, lo han apoyado por omisión o por acción. ¿Cuántos han protestado o cuestionado seriamente el proceso de transición en España que fue todo menos realmente democrático y honesto? ¿Cuántos han planteado una alternativa al sistema neoliberal actual? ¿Cuántos se han preocupado por lo que se hacía en otras partes del mundo donde sí se cuestionaba el capitalismo feroz que devoraba a las personas y a los pueblos?, véase los ejemplos de Venezuela, Ecuador y Bolivia. ¿Cuántos han condenado y se han opuesto a las nuevas agresiones coloniales contra África o Oriente Medio?
Bien, estas son unas preguntas que debería analizar cualquier trabajador para ver cuál ha sido su actitud real y cómo ellos mismos han contribuido a construir este monstruo hambriento que ahora los quiere comer a ellos.
El problema real que han tenido y tienen los trabajadores españoles es que han asumido unas ideas y una forma de vivir que no es acorde con sus posibilidades reales y con su nivel económico. Han querido imitar a los que controlan la  sociedad, a los más pudientes, pero sin serlo. Se han llenado de  deudas y han perdido un montón de derechos, todo por inconsciencia y también por irresponsabilidad. Prácticamente nadie luchaba con seriedad sobre sus derechos; se acababa el trabajo, se iba a casa, se veía lo que decía la tele o lo que decía el diario, todos ellos propiedad de los que dominan la economía, y el trabajador asimilaba todo lo que los dueños de la economía querían que asimilase.
Los trabajadores olvidaron su verdadera situación real y económica, pero no sus patronos, que continuaron con su lucha, principalmente y sutilmente a través de los medios de comunicación, y finalmente ganaron la partida. Era de cajón, de cajón de madera de pino si quieren. Si tú te duermes otros te adelantarán, y no solo te adelantarán, sino que te pondrán las cadenas, como decía el gran poeta romántico Percy B. Shelley.
Ahora tenemos la cultura de la queja y de la pataleta, que poco de bueno traerá. Las soluciones nunca vienen de ahí. 
Si los trabajadores de España, y también de Portugal o de Grecia, quieren cambiar su negro futuro tienen una solución clara, clara pero difícil. Esta es cambiar su mentalidad, cambiar su mentalidad para cambiar su actitud. El mismo presidente del Ecuador, nuevamente electo, Rafael Correa, decía ayer en una entrevista  que cuando el cogió el país la gente estaba hundida, desmoralizada, con falta de confianza.(1) Ahora, ahora es diferente, creen en ellos y su vida, ahora, es mucho mejor. No obstante, todo  esto pasa en primer lugar por reconocer su situación real en la sociedad y por reconocer también sus errores pasados y presentes. Y aquí está el problema, que muchos no están dispuestos a hacerlo, de ahí lo difícil y de ahí que muchos estén mereciendo su destino que ellos mismos han generado.
Si los trabajadores quieren pueden, ellos son muchos y el resto son pocos. Así de sencillo, sencillo sí, una vez que se tenga esto claro.

Notas:
(1) Rafael Correa a RT: "El pueblo ya no quiere que gobiernen las élites". 18.2.2013. Enlace

NUEVOS ENLACES:

CUÁNDO SALDRÁN LOS ESPAÑOLES DE LA CRISIS




lunes, 18 de febrero de 2013

Maquiavelo: Lecciones de la historia. Parte II: la conquista de otros países.



Continuando con lo que Maquiavelo expone en su obra El Príncipe, este señala que para la conquista de un principado mixto -sin una larga tradición de linaje-: <<aunque se tenga un ejército poderoso, para entrar en una región siempre hay que contar con el apoyo de sus habitantes>>. En cambio, en el caso de un país o estado donde los habitantes están acostumbrados a vivir en libertad y a tener sus propias leyes plantea tres formas de actuar: <<la primera es destruirlos, la segunda es ir a vivir allí personalmente y la tercera dejar que sigan viviendo con sus  leyes, cobrándoles un tributo y creando en su interior gobiernos oligárquicos que los mantengan fieles a ti>>. La razón que da Maquiavelo para la destrucción de estos estados, países o ciudades es que  es la forma de asegurar el dominio sobre ellos-as: <<Y quien se adueñe de una ciudad acostumbrada a ser libre y no la destruya, que se espere ser destruido por ella, porque el nombre de la libertad y de las antiguas instituciones siempre encuentra refugio en la rebelión, y ni el tiempo transcurrido ni los beneficios obtenidos pueden hacer que sean olvidadas>>. Esta última visión de Maquiavelo, la de la destrucción, es la visión del poder económico-militar de entonces y de ahora; precisamente es el camino tomado por Estados Unidos o Gran Bretaña en su ataque a Irak, o el de la OTAN en Libia con sus mercenarios de a pie, Al Qaeda u otros extremistas islámicos, o el que se ha puesto en marcha en Siria. Ante esto habría que preguntarse en primer lugar qué derecho le da a un ejército poderoso a entrar en un territorio no suyo. Esta cuestión moral no merece mucha atención por Maquiavelo, que en realidad lo considera algo natural porque si tú no lo haces otro lo hará y ocupará tu lugar. Ya en segundo lugar, para que un ejército exterior sea apoyado se necesita que la situación interna sea tal que quienes allí viven deseen acabar con su sistema de gobierno. Sin embargo, como el  propio Maquiavelo indica, creyendo sus habitantes que van a mejorar ayudan a este cambio, pero luego comprueban que el cambio muchas veces no fue a mejor, sino a algo todavía peor, incluso mucho peor. Ejemplo de esto lo tenemos en la invasión europea de América, como es el caso de la realizada por Castilla, aquí de regular o malo pasaron a malo y mucho peor. De aquí también se entienden las reticencias a los cambios sociales, por el miedo comprensible ante la posibilidad de ir a una situación claramente peor. Sin embargo, cabe decir, que este miedo, estos miedos: miedo al cambio, miedo a las nuevas ideas, miedo a lo diferente, miedo a todo, causa muchas veces mucho más daño que cualquier cambio que pudiese venir; que muchas veces no era otra cosa que vivir con un poco más sentido común. Ante esto debemos pensar que no se puede vivir una vida entera apoderado por el miedo, dominado por el miedo, eso no es vida, eso no es vivir.
Como consejo ante la conquista de un nuevo estado o un nuevo país, Maquiavelo expone que hay que respetar dos condiciones:  <<la primera es eliminar el linaje del antiguo príncipe, y la segunda no alterar ni sus leyes ni sus impuestos>>. La primera condición bien que se sigue, con brutalidad, sin escrúpulos, como no los tuvo Hillary Clinton en la celebración del asesinato del gobernante libio Muamar Gadafi.(2) La segunda condición, la del respeto a las leyes e impuestos, se la saltan bien a la torera, el caso de Libia es bien ilustrativo: de un nivel de vida con unas condiciones que no se daban en muchos países europeos, se pasa a un estado de destrucción y de desesperación.(3) 
Maquiavelo no es precisamente un ejemplo moral, pero tampoco es un ser completamente amoral. Así habla respecto de los que han llegado al principado mediante delitos, aunque el mismo Maquiavelo no considere delitos hechos claramente delictivos, como la invasión de otros países, diciendo esto: <<Pero tampoco se puede definir virtud el hecho de matar a los ciudadanos, traicionar a los amigos, y no tener ni palabra, ni piedad, ni religión: de esa forma se puede obtener el poder, pero no la gloria>>. También expresa que cuando se realiza una conquista <<los ultrajes hay que hacerlos todos a la vez, para que, al saborearse menos, la ofensa sea menor, mientras que los beneficios hay que hacerlos poco a poco, para que los saboreen mejor>>.  Maquiavelo se limita a ver lo que es práctico para conseguir y mantener el poder, aunque esto ya suponga una moral de poca base y fundamento. Pero lo que hay que tener en cuenta es que Maquiavelo se basa en el estudio de la historia, en el estudio de muchos años de experiencia histórica, viendo lo que funciona y lo que no funciona, viendo y captando con gran habilidad rasgos muy característicos de la naturaleza humana. Por ello dice también que <<el deseo de conquista es sin duda algo totalmente natural y ordinario>>, aunque esto obviamente no le dé ninguna justificación moral. Puede ser, y de hecho es, algo natural, pero quien lo sufre no lo ve con mucha naturalidad; y si quienes han realizado o han aplaudido estas conquistas militares hubiesen padecido una, entonces su pensamiento no sería igual, sería en realidad bien diferente. Cuando sufres en tu propia carne el dolor ves el mundo de otro modo, de otro forma en modo alguno igual a como antes lo percibías.

Notas:
(1) Nicolás Maquiavelo. El príncipe. Planeta-De Agostini. 1995.
(2) Mikel Itulain. Muamar Gadafi: luces y sombras. Enlace
(3) Mikel Itulain. Una comparativa entre la democracia en España y la democracia en Libia durante la época de Gadafi. Enlace

sábado, 16 de febrero de 2013

JUSTIFICANDO LA BARBARIE CONTRA LIBIA



Nunca ha habido tan inmenso potencial bélico para garantizar la integridad de la vida, según Koldo Aldai. (1) Fotos de: Recording NATO war crimesEnlace



Las guerras de agresión, las guerras coloniales de los más poderosos, siempre han tenido un coro de aduladores, y eso a pesar de que siempre ha ocurrido lo mismo: el robo, el crimen generalizado, el abuso y las mentiras que les acompañan. Así comienza un artículo de este estilo, del estilo justificativo de la barbarie de las guerras de agresión, escrito por Koldo Aldai y titulado ¿Por el amanecer, por la Odisea? [en relación al nombre del ataque militar extranjero contra Libia], publicado en Diario de Noticias el lunes 28 de marzo de 2011,(1) también en la Vanguardia el 30 de marzo, que se refiere al ataque internacional que está sufriendo Libia:

Nos falta memoria para apreciar el presente. Nos falta historia para valorar el logro que implican unas naciones que se unen para imponer el respeto por la vida. ¿Quién detenía en el pasado las matanzas de civiles inocentes? Ayer no había Mirages, ni F-15 apoyados por la ONU que hicieran temblar a los tiranos. Hemos hecho un largo camino hasta este ahora en que se empiezan a perseguir con consenso internacional las masivas violaciones de los derechos humanos. Nunca ha habido tan inmenso potencial bélico para garantizar la integridad de la vida. (1)

Ya lo creo que falta memoria, pero sobre todo al Sr. Aldai.  Falta de memoria y algo más, porque si algo falta al respeto a la vida es la  desproporcionada y brutal acción militar de la  OTAN. Los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad cometidos por esta organización son innumerables ya, no solo en Libia. Lo de: Nunca ha habido tan inmenso potencial bélico para garantizar la integridad de la vida, (1) es un insulto a la realidad histórica y a la inteligencia y  dignidad humana.
No es ningún logro que un bombardeo, una invasión, en definitiva una guerra, sea una solución a nada. Las guerras se hacen  principalmente por motivos geopolíticos y económicos, nunca por motivos humanitarios. Son términos antagónicos.
La guerra “humanitaria” no es sino propaganda para justificar lo injustificable. No es nada nueva, es realmente un método muy viejo. Se hizo en la Primera Guerra Mundial, en la Segunda, en Yugoslavia, ahora en Libia y en prácticamente casi todas las guerras.
En la guerra nunca se dicen de cara al público los objetivos reales, porque la población no podría aceptar realizar una guerra por ello. Debido a eso se recurre a la manipulación, a la propaganda.
El escrito de Aldai tiene mucho de propaganda y mucho de indecencia también, en realidad es la típica apología de la guerra “justa”, de la última guerra. Sí, hasta la siguiente, y así continuar con la interminable espiral de violencia y pillaje.
También es habitual demonizar al  enemigo, en este caso el Gobierno de Gadafi, pero estas visiones de blanco y negro una vez más son otra forma de engañar. La "oposición", que está apoyada por la OTAN, está fuertemente armada, precisamente por las potencias occidentales y sus socios del Golfo: Catar y Arabia Saudí. Y en esa oposición están miembros del gobierno de Gadafí, que por promesas exteriores han cambiado de lado para salir beneficiados; pero principalmente, y en abundancia, están extremistas islámicos, incluida Al Qaeda.
De Guatemala a Guatepeor. Ya veremos si los beneficios sociales (salud, enseñanza, calidad de vida, derechos de las mujeres y otros) se siguen manteniendo tras la invasión. Porque es una invasión, unos invaden para bombardear y los otros les hacen el trabajo más concreto, a ras de suelo. A saber las barbaridades que estarán haciendo esos “rebeldes” con la población Libia, que ni siquiera los ha votado o aprobado.
Y otra cosa bastante llamativa, no para el poco rigor de los mass media, ¿qué hacen bombardeando Libia aviones de países árabes (Arabia, Catar) que están reprimiendo ahora mismo las revueltas de su población?
Continúa el trágico escrito:

. La cuidadosa cirugía no ha generado daños colaterales. Hay que estar en una Bengasi rodeada por un ejército bárbaro para decir "No a la guerra". Hay que estar defendiendo la libertad y los derechos humanos en una ciudad de 650.000 habitantes a punto de ser tomada por tropas crueles para clamar alto y sonoro: "No a la intervención de la coalición". (1)

Esto que dice Aldai es una absoluta barbaridad. Los crímenes de la OTAN no son “daños colaterales”, son masacres y terrorismo. Además está falsificando la realidad, de acuerdo a lo que dicen los testigos presenciales en Libia, que niegan claramente que el gobierno libio esté atacando a la población, al contrario que la organización militar occidental atacante.

Según relata el periodista del diario italiano, Bargawi Badri, un ginecólogo libio residente en Trípoli con familia en Italia, recibió ese día una llamada de sus parientes alarmados que estaban escuchando en las noticias que se había producido un bombardeo en el barrio de Fascilum, de Trípoli. Badri, extrañado, les negó esos hechos y les dijo que se encontraba tranquilamente tomando una copa en un café de la zona.
Otra “primicia” de las agencias y los medios occidentales fueron las fosas comunes, cuyas fotos han dado la vuelta al mundo en la portada de (casi) todos los periódicos.
Mateuzzi se acercó a Tadjoura, suburbio de Trípoli donde supuestamente se encontraba dicha fosa común. La sorpresa fue que no encontró nada. En realidad había un cementerio tradicional donde se realizaba el trabajo habitual y disponía de lápidas normales. (LibreRed. Los medios occidentales mienten para justificar la intervención militar estadounidense. 2.3.2011).

También se niega por las observaciones vía satélite los supuestos bombardeos a la población. (Russia Today. Airstrikes in Libya did not take place –Russian military. March 2011. Enlace).

El futuro demostrará también que ningún país que enfiló aviones militares hacia Libia buscó tajada.(1)
Bien pronto  se va a demostrar lo contrario.
Nadie quiere la guerra, pero aún gobiernan las fuerzas del mal más abyecto. (1)
¿Esta frase es de Bush o de Hitler? Asómbrense.

…pero si al día de hoy las armas, los aviones y buques de guerra encuentran una sola y quizás exclusiva justificación, es para posibilitar la ayuda humanitaria y hacer respetar la vida. (1)
Acabáramos. La apología de la guerra es terrible, pero creérselo es realmente peligroso.
Mikel Itulain.

Nota: este texto fue escrito el 30 de marzo de 2011, con gran indignación, por cierto, antes las falsedades y la inmoralidad de esta terrible apología de la violencia militar, y en un ambiente de engaño colectivo que pocos se atrevieron a desafiar. Sabiendo además las terribles consecuencias que tendría la guerra y la justificación que la estaba permitiendo. Los principales responsables de que una guerra se dé, de que tenga lugar, son los que la hacen aprobable, incluso loable y necesaria, de cara a la opinión pública, incluso más que sus planificadores. Porque una guerra sin justificaciones no es posible, no tiene camino. Necesita que le abran el camino y que le den impulso para que comience y continúe. Necesita de cierto beneplácito de la población, que será engañada para que esto ocurra. Como indica Antonio Fernández Ortiz:

Una vez que la conciencia  social es inducida a asumir la ilegitimidad de un líder o de un sistema político, la forma de su derrocamiento es ya una cuestión secundaria, un problema tecnológico.(2)

Esa es la labor de los "pacifistas", de las organizaciones "humanitarias" y de los medios de comunicación, todos ellos controlados y agasajados por el poder económico, que los gratificará por su "gran trabajo".
Todo esto pasó en el caso de la guerra contra Libia y los hechos han demostrado una vez más esta dramática historia. 
Al día de hoy han asesinado a miles y miles de personas, más de un millón han huido y el país está asolado por los extremistas. En este escrito no hay apenas citas, no busca ser un texto para la investigación, sino que expresa eso, la indignación ante la injusticia y la mentira gratuita que iban a provocar la muerte y el horror a mucha gente, gente que hasta ayer vivían sus vidas de un modo feliz sin dañar a otros.
No piensen tampoco que este texto de apología de la guerra fue algo aislado, en aquellos días y después hubo una ola de mentiras e ignominia por todos los medios de comunicación corporativos, con abundantes editoriales también;(3), (4) y estos, una vez más, se volvieron a manchar de sangre,  sí, las cosas como son, de mucha sangre que trajo mucho dolor y demasiadas muertes.
Los denunciados, que son expuestos al público tras los hechos, se suelen indignar contra los que los denuncian, pero contra quienes se debían sentir indignados debía ser contra ellos mismos, contra su rechazable y execrable actitud por haber posibilitado que  tanta gente muriese y sufriese por simplemente hacer más rico y poderoso a tal o cual banquero o industrial; esto sí es indignante.

Dejo unas breves notas de información para consulta, que no han hecho sino mostrar la barbarie que se creaba entonces:


Susan Lindauer. The Ugly Truth: Video of Libyan rebel beheading Gadhaffi soldier and other Nato war crimes. International. 23.6.2011. Enlace
Nato war crimes in Libya. Project Censored. Enlace
Bill Van Auken. Libya: Mass killing and humanitarian disaster in NATO siege of Sirte. Enlace
Recording NATO war crimes. Enlace


Mikel ITULAIN.

Notas:
(1) Koldo Aldai. ¿Por el amanecer, por la odisea?. Diario de Noticias. 28.3.2011. Enlace
(2) Antonio Fernández Ortiz. Chechenia vs Rusia. El caos como tecnología de la contrarevolución. El Viejo Topo, 2003.
(3) Mikel Itulain. Los medios de comunicación y la guerra en Libia. Enlace
(4) El País. La batalla por Alepo. Editorial 3 agosto de 2012. [En este caso sobre Siria] Ver este Enlace