miércoles, 5 de diciembre de 2012

Lincoln, la película, otra ficción histórica



Steven Spielberg vuelve con otra película histórica, Lincoln,  y vuelve, otra vez, a cambiar los hechos por la ficción de los deseos. Como indica Michael McGehee en su análisis de la obra, Lincoln, a review:
...verdad y ficción mezcladas juntas tanto que la ficción a menudo se convierte en verdad. A lo largo de la película Lincoln es mostrado como un heroico abolicionista, y hay una buena razón para desafiar tal pretensión. 1
El filme tal vez pretende mostrar un pasado glorioso de los hombres que dirigieron  los Estados Unidos, tal vez también con el propósito de sembrar un fundamento y base para el patriotismo. Pero los hombres de color de piel algo más oscura deben su libertad no a un presidente de los Estados Unidos, sino a ellos mismos, a su propia conciencia como seres humanos y como hombres libres, que motivó su lucha y, finalmente, su libertad. Spielberg parece pasar por alto esto, ignorándolos.
La abolición nunca habría ocurrido si no por el movimiento abolicionista, el cual fue mucho más que el proceso político, o los republicanos radicales. Los  esclavos y los esclavos liberados jugaron un papel principal en la lucha, y la película simplemente los ignora. 1
El propio Frederick Douglas, escritor y abolicionista estadounidense, diría en abril de 1876 ante el monumento en memoria de Lincoln, y pese a elogiarlo también:
Abraham Licoln no fue, en el sentido pleno de la palabra, ni nuestro hombre ni nuestro modelo. En sus intereses, en sus pactos, en sus hábitos de pensamiento, y en sus prejuicios, él fue un hombre blanco. Él fue preeminentemente el presidente del hombre blanco, completamente entregado al bienestar de los hombres blancos. Él estaba  listo y deseoso en cualquier momento durante los primeros años de su administración a negar, postponer, y sacrificar los derechos de la humanidad en la gente de color, para promover el bienestar de la gente blanca de su país. 
Para proteger, defender y perpetuar la esclavitud en los estados donde existía Abraham Lincoln no estaba menos dispuesto que cualquier otro presidente a sacar la espada de la nación. El estaba preparado para ejecutar todas las supuestas garantías de la Constitución de los Estados Unidos en favor del sistema esclavista en cualquier lugar dentro de los estados esclavistas. Él estaba dispuesto a perseguir, volver a capturar, y devolver a los fugitivos esclavos a su amo, y a reprimir una revuelta de esclavos por la libertad, aunque sus amos culpables estaban en armas contra el gobierno. 2
Lincoln parece que mantuvo hasta el final de su vida una visión discriminatoria hacia la gente de "color", incluso proponiendo su deportación a colonias en el Caribe.
Encontraron [Philip Magness y Sebastian Page, autores de la obra Colonisation After Emancipation] una orden del Sr. Lincoln de junio de 1863 autorizando a un agente colonial británico, John Hodge, para reclutar esclavos liberados para ser enviados a colonias en los que son ahora los países de Guyana y Belice. 3
Su falta de sensibilidad y de consideración hacia la discriminación racial no era algo nada nuevo. En la campaña electoral de 1858 decía Lincoln lo siguiente:
Diré, pues, que no estoy, ni nunca he estado, a favor de equiparar social y políticamente a las razas blanca y negra; que no estoy, ni nunca he estado, a favor de dejar votar ni formar parte de los jurados a los negros, ni de permitirles ocupar puestos en la administración, ni de casarse con blancos...4
Y en el discurso inaugural de 1861:
No tengo el propósito de interferir, ni directa ni indirectamente, en la institución de la esclavitud en los estados donde existe. Creo que no tengo ningún derecho legal a hacerlo, y no tengo ninguna intención de hacerlo. 4
Hay que tener en cuenta que la población negra también era vista como inferior en el norte, de hecho no los admitían en el ejército cuando comenzó la guerra civil. El interés de los afroamericanos por alistarse venía porque de alguna forma esto les concedía unos derechos y unos reconocimientos que necesitaban para proclamar su igualdad, y que reafirmaba que ese era también su país. Pero cuando ellos pedían el alistamiento tenían reacciones de rechazo con expresiones  como: “Nosotros no queremos luchar junto a los negros”, “Creemos que somos una raza muy superior para eso”. Los hombres blancos del norte indicaban que era una guerra por mantener el país unido, que no tenía nada que ver con los negros. No obstante, en 1862, cuando las cosas empezaban a ir mal para el Norte en la guerra y las llamadas para alistarse no se recibían con mucho entusiasmo, Lincoln rechazó las objeciones y permitió que los afroamericanos entrasen en el ejército. Aunque les hicieron tomar juramento para ir en unidades aparte, algo que duró hasta después de la Segunda Guerra Mundial. 5 
Las palabras del mismo Lincoln otra vez más serían elocuentes, ya en 1862:
Si hay aquellos quienes no salvarían la Unión, salvo que ellos pudiesen al mismo tiempo mantener la esclavitud, yo no estoy de acuerdo con ellos. Si hay aquellos quienes no salvarían la Unión salvo que ellos podrían al mismo tiempo destruir la esclavitud, yo no estoy de acuerdo con ellos. Mi objetivo principal en esta lucha es salvar la Unión, y no es preservar o destruir la esclavitud. 1
Presentar así a Lincoln, como un hombre que persiguió la libertad de las personas de "raza negra" como un objetivo humanitario en sí  y presentarlo como un referente para esas personas, no deja de ser una falsificación histórica, una ficción histórica, como comentaba al  principio del texto. Spielberg es muy dado a este tipo de actuaciones, algunas de ellas amorales, como la carencia de cualquier crítica o denuncia seria sobre las causas, motivaciones y desarrollo de la Primera Guerra Mundial (War Horse) o de la Segunda (Salvar al soldado Ryan). 5, 6 Bien al contrario, haciendo más una apología de lo que significó el sufrimiento y muerte de muchos y el negocio oculto de unos pocos,  del que no habla en su filmes, pero sí lo hace, en cambio, el general más laureado de los Estados Unidos de América, Smedley Butler. 7 Spielberg también se mostró muy silencioso, demasiado, con la enorme campaña de propaganda, censura y persecución que hubo en su país en el periodo de la Primera Guerra Mundial y también en la Segunda. 5

Notas:
1. Michael McGehee. Lincoln, a review. Truth Addict, 26.11.2012.
2. Frederick Douglas. Oration in memory of Abraham Lincoln., April 14, 1876.
3. Jon Swaine. Abraham Lincoln, ´wanted to deport slaves´ to new colonies. The Telegraph, 11.2.2011.
4. Howard Zinn.  A People´s History of The United States. Chapter 9. New York: Harper Colllins Publications, 2003.
5. Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. Libertarias. 2012.
6. Mikel Itulain. Justificando la guerra. 2012.
7. Smedley Butler. War is racket. 1935.

2 comentarios:

  1. Pero bueno...Nunca me curaré de espanto.¿No defendió la abolición ni a que huele,y le proclaman como al primero en levantarse contra la esclavitud?.Yo tenía entendido que le interesó defender la libertad de los negros para hundir las economías capitalistas de los capitalistas del sur.Pero suponía que al mismo tiempo le agradase la idea de que fuesen libres.Supongo que sus discursos se podrán encontrar en Internet.Y qué injusticia,dicho sea de paso,que no se recuerde a los verdaderos apasionados abolicionistas,como Frederick Douglas.Tendré que leerle.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que no vi la película.No merece la pena gastarse los dineros para ir a ver propaganda y encima sin gracia,porque dicen que es un bodrio.

    ResponderEliminar

Puede poner aquí sus opiniones, siempre con respeto y con ánimo de enriquecer y fomentar el debate.
Las personas que participen deberán identificarse con el fin de que asistamos a un debate e intercambio de opiniones en condición de igualdad.
Gracias-Mila esker-Thank you.